Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

HECTOR GUILLERMO CASTRO SAEZ

Rut : 7.641.477-7

F.Nacim. : 24-12-55, 17 años a la fecha de la detención

Domicilio : Asentamiento El Escorial, Paine

E.Civil : Soltero

Actividad : Obrero agrícola

C.Repres. : Sin militancia política

F.Detenc. : 24 de septiembre de 1973

SITUACION REPRESIVA

Héctor Guillermo Castro Sáez, 17 años al momento de los hechos, soltero, obrero agrícola, sin militancia política, fue detenido el día 24 de septiembre de 1973, por Militares provenientes de la Escuela de Infantería de San Bernardo desde las Viñas del Asentamiento El Escorial y conducido junto a otros 6 campesinos hasta la Escuela de Infantería de San Bernardo, y luego hasta el campamento de detención del Cerro Chena, desde donde fue sacado el 3 de octubre y llevado hasta el sector de El Escorial, oportunidad en que se procedió a detener a otros 11 campesinos. El operativo del día 24 de septiembre se realizó al margen de toda legalidad, los nombres de quienes fueron detenidos figuraban anotados en una lista que portaban los aprehensores. El conscripto Mario Morales Durán fue reconocido entre los aprehensores.

Restos humanos correspondientes a Héctor Guillermo Castro Sáez y a otros 13 campesinos detenidos en los predios agrícolas El Escorial y Liguay durante operativos militares realizados el 24 de septiembre y 2-3 octubre de 1973, fueron encontrados en marzo de 1974 en una quebrada del Cerro Redondo ubicado en la Cuesta de Chada, distante a 4 kilómetros del lugar de los arrestos. En la oportunidad, el Instituto Médico Legal en causa rol 23643, del Juzgado de Letras Maipo-Buin informó al Tribunal la imposibilidad de identificar las víctimas y establecer la causal de la muerte.

Sin embargo, en enero de 1991 el mismo Instituto informó en causa 2-90-E al Ministro en Visita don Germán Hermosilla acerca de la identidad de cada una de las osamentas, tras haber realizado un nuevo peritaje de estas. Además se estableció que sus muertes fueron provocadas por múltiples impactos de bala. Es así como de un total de 20 detenidos en esta seguidilla de operativos, tres campesinos recuperaron su libertad tras permanecer recluidos en el Campamento de Chena, otros tres fueron ejecutados (dos en el Cerro de Chena y uno en la Escuela de Infantería de San Bernardo) y 14 fueron exterminados con ocultamiento de sus cuerpos.

La presencia militar en el Asentamiento El Escorial se inició el día 19 de septiembre de 1973. En la oportunidad hubo un operativo con numeroso despliegue militar, varios camiones, tanquetas y jeeps y un helicóptero acompañaron el operativo. Los campesinos varones fueron sacados de sus lugares de trabajo y casas y llevados a una cancha. Se les golpeó duramente mientras se les interrogaba acerca de armas y se les requería el nombre de algunos compañeros. Terminado el operativo que se prolongó por varias horas, los militares se retiraron sin haber efectuado detenciones; se mantuvo una unidad vigilando por varios días el acceso al predio. Su regreso se produjo el 24 de septiembre. Los militares hicieron consultas a los lugareños para identificar a quienes detendrían. En la oportunidad se detuvo a Héctor Guillermo Castro Sáez y los dirigentes Juan Guillermo Cuadra Espinoza, Juan Bautista Núñez Vargas, Francisco Garrido, José Luis Marchant, y a los trabajadores, Carlos Farías e Ignacio del Tránsito Santander Albornoz. Tras mantenerlos algunas horas botados en la cancha del Asentamiento, los detenidos fueron subidos a un camión y trasladados hasta la Escuela de Infantería. Cerca de las 20:00 horas a los detenidos se les vendó la vista y se les condujo nuevamente al camión. Todos fueron llevados al recinto militar de Chena inicialmente a una Escuela del Cerro Chena que en esos días era centro de detención, luego a una casa de techo rojo donde fueron torturados.

Estuvieron aproximadamente 8 días juntos en una misma celda. Francisco Garrido, Carlos Farías y José Luis Marchant recuperaron su libertad. Al declarar en septiembre de 1990 ante el Ministro en Visita don Germán Hermosilla (causa 2-90-E Juzgado de Letras Maipo-Buin) José Luis Marchant R. aseguró haber permanecido en todo momento juntos, hasta la noche del día 2 de octubre de 1973 oportunidad en que son separados entre quienes quedarían en libertad más adelante, quienes serían ejecutados en el recinto militar y quienes serían llevados a la Cuesta de Chada para su ejecución junto a otros asentados detenidos los días 2 y 3 de octubre.

En enero de 1991 las osamentas correspondientes a Héctor Guillermo Castro Sáez fueron entregadas a sus deudos y sepultados en el Cementerio de Huelquén. En la inscripción de defunción N°108 5/2 1991, se consigna como fecha de muerte el 3 de octubre de 1973, en Cuesta de Chada causada por traumatismo craneano y traumatismo pelviano de columna lumbar por bala.

Su caso se enmarca en lo que fue la represión en Paine en 1973. (Mayores antecedentes en José Domingo Adasme Núñez).

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS

Las primeras diligencias realizadas en favor de Héctor Guillermo Castro Sáez, las efectuaron sus familiares concurriendo a los recintos de detención de Carabineros, Investigaciones y Militares tanto en San Bernardo como en Santiago. En toda oportunidad fue negada su detención. La búsqueda se suspendió en marzo de 1974, al encontrar evidencias de su homicidio en la Cuesta de Chada.

Al proceso rol 23643 que se iniciara ante tal hallazgo no fue citada a declarar su familia (mayores antecedentes de la causa rol 23643 en ficha de Víctor Manuel Zamorano González).

No concurrieron voluntariamente ante el Tribunal por haber sido uno de los miembros de la familia detenido con posterioridad a las ejecuciones y amenazado a fin de que mantuviera en silencio lo ocurrido.

El 21 de septiembre de 1990 se inició la investigación jurídica del caso al interponerse una denuncia por presunta desgracia en el Juzgado de Letras Maipo-Buin. La causa fue acumulada a la Vista del Ministro don Germán Hermosilla el cual en el proceso rol 2-90-E investigara una denuncia por inhumaciones irregulares ocurridas en Paine con víctimas de 1973. En la presentación se entregaron antecedentes de las 17 víctimas en ese sector de Paine, nombre de testigos e identificando a la rama de las Fuerzas Armadas responsable. Además se dio cuenta del hallazgo y la no entrega de sus cuerpos para su sepultura por parte del Tribunal competente. El 22 de septiembre de 1990 el Tribunal se constituyó en el Servicio Médico Legal cerciorándose de la existencia de 3 sacos de arpilleras con osamentas referidas a los protocolos N°519 al 530 del año 1974, estas tenían una etiqueta con la leyenda "Osamentas de Chada año 74". En la oportunidad se informó que faltando la orden de sepultación que debería haber provenido de la II Fiscalía Militar (causa rol 23643 por Hallazgo de Osamentas) no había sido posible proceder a la sepultación.

El Ministro en Visita dispuso que dichas osamentas quedarían a su disposición y ordenó que fueran nuevamente periciadas.

El 15 de octubre de 1990, el Tribunal se constituyó en el Cerro Redondo de la Cuesta de Chada. Se recogieron evidencias; fragmentos óseos, partes de vestuario, 2 vainillas percutadas y 25 proyectiles deformados y 18 en buen estado.

En diciembre de 1990 el laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones desde su sección Balística Forense informó respecto a 2 vainillas y a 17 de los proyectiles encontrados en la cuesta, llegando a las siguientes conclusiones: son en su mayoría proyectiles diseñados para ser disparados por armas de fuego del tipo fusil ametralladora automática; su calibre corresponde a 7,62 mm NATO, siendo estas municiones de guerra. Otro proyectil corresponde al calibre 32, largo, diseñado para ser disparado por armas de fuego tipo revólver y el otro que es calibre 7,9 está diseñado para ser disparado por fusiles o carabinas de ese calibre. Respecto a las personas o servicios que utilizaban ese tipo de armas durante los últimos 4 meses de 1973, señalaban textualmente "Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad (policiales) como asimismo cualquier persona que tenga acceso a este tipo de armamento como grupos paramilitares".

El 28 de diciembre de 1991, el Instituto Médico Legal informó al Tribunal que había identificado cada una de las catorce osamentas y se encontraban a disposición del Tribunal a fin de que fueran exhibidas a sus familiares.

En febrero de 1991 el Tribunal hizo entrega de las osamentas a las familias de las 14 víctimas procediendo estas a su sepultación e inscripción en el Registro Civil de Independencia.

Al cierre de esta redacción (fines de 1992) la causa 2-90-E se encontraba en estado de sumario no habiéndose decretado diligencias referentes a los inculpados.

 


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015