Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

OCTAVIO JULIO BOETTIGER VERA


Rut : 4.779.325
F.Nacim. : 10 08 47, 28 años a la fecha de su desaparición
Domicilio : Avenida María N°6509, La Cisterna, Santiago
E.Civil : Soltero, 1 hija
Actividad : Egresado de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas de la Universidad de Chile
C.Repres. : Partido Socialista, Comité Central; ex dirigente estudiantil
F.Detenc. : 17 de enero de 1976

Octavio Julio Boettiger Vera, padre de una hija, egresado de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas de la Universidad de Chile, militante del Partido Socialista, fue detenido alrededor de las 21:00 hrs. del 17 de enero de 1976, en Providencia con Antonio Varas, por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), que llevaban consigo a Jaime Solari Saavedra (quien se encontraba detenido en Villa Grimaldi, recinto secreto de reclusión y tortura de la DINA) para que identificara a Octavio Boettiger. Según el testimonio entregado por Jaime Solari, él se encontraba en Villa Grimaldi desde el 16 de enero del mismo año. Ese día fue notificado que el 17 de enero tendría que ir a reconocer a una persona frente a la Hostería de Providencia, cosa que efectivamente ocurrió.
Al producirse la detención del afectado, los agentes mostraron al testigo el carnet de identidad de éste y después lo condujeron nuevamente a Villa Grimaldi. En este recinto, lo llevaron hasta la sala de interrogatorios en donde se le pidió que hablara con el detenido. Jaime Solari no lo vio, puesto que se encontraba con la vista vendada. Ese mismo 17 de enero, los guardias de Villa Grimaldi sacaron de la pieza, una especie de barraca, en donde estaba junto a otros 15 detenidos, a Iván Parvex. Eran alrededor de las 23:00 horas noche cuando lo condujeron a la sala de interrogatorios, en donde se le preguntó si conocía a Octavio Boettiger. Parvex respondió afirmativamente, puesto que ambos habían sido dirigentes estudiantiles en 1970, y de inmediato fue devuelto a la pieza. No logró verlo, puesto que también tenía la vista vendada, sin embargo, al escuchar la voz del detenido pudo reconocer a Octavio Boettiger.
En este sentido, son varios los testigos que coinciden en señalar que Jaime Solari e Iván Parvex fueron efectivamente sacados de la pieza. El primero les contó que tenía que ir a identificar a alguien a Providencia y, posteriormente, les dijo que habían detenido a Octavio Boettiger. Otro detenido, Carlos Raúl González supo que habían detenido al afectado y vio cuando sacaron a Parvex para ser interrogado en relación a Boettiger.
Por su parte, Oscar Patricio Orellana declaró que a mediados de enero de 1976, fueron detenidos un grupo de dirigentes y militantes del Partido Socialista, lo que provocó un gran movimiento en la Villa Grimaldi (el testigo se encontraba recluido en ese recinto). Una noche, Boettiger fue llevado al sector denominado "La Torre" para ser interrogado por un equipo especial que se encargaba de los socialistas. Entre este equipo de la DINA estaba "El Pajarito", que hacía las veces de jefe, un sujeto delgado, de bigote recortado, pelo oscuro, que vestía terno; y un agente fornido, de bigotes, joven, pelo ondulado, que decía ser comando del Ejército y a quien lo llamaban "Bigote". En algunas ocasiones, este grupo ingresaba a "La Torre" e incluso conversaba con los que allí se encontraban detenidos. Los despertaban y les decían que iban a matarlos, luego se reían, les ofrecían cigarrillos y conversaban hasta de fútbol, mientras jugaban con sus armas en actitud amenazante. Fue este equipo el que estuvo interrogando y torturando durante toda esa noche a Octavio Boettiger, aplicándole corriente y golpes. Alrededor de las 6:00 de la mañana, se retiraron, dejando al afectado amarrado a la "parrilla" (catre de metal al que se ataba a la víctima desnuda para aplicarle electricidad en distintas partes del cuerpo). Cuando Boettiger comenzó a quejarse, Oscar Patricio Orellana y Alejandro Avalos (detenido desaparecido), se acercaron a él, quien les dijo ser Octavio Boettiger, miembro del Comité Central del Partido Socialista y que lo habían detenido en la vía pública. Pidió que le avisaran a su familia y señaló que le dolía mucho el pecho y que le costaba respirar. Lo ayudaron a orinar y se negaron a darle agua puesto que ello resultaba fatal después de la "parrilla".
Momentos después (agrega el testigo) los interrogadores volvieron con un médico, el que examinó a Boettiger y, al parecer, le dio un calmante o algo así. A pesar del estado en que se encontraba la víctima, los interrogatorios continuaron hasta más o menos las 14:00 horas. A esa hora, los agentes llamaron nuevamente al médico, puesto que el detenido no respiraba ni se quejaba. El médico, después de examinar a Octavio Boettiger, recriminó a los agentes en el sentido de que no habían hecho bien el trabajo, diciéndoles que "se les había ido". Se produjo entonces un intercambio de opiniones y después un silencio. Al rato la guardia sacó de "La Torre" a Alejandro Avalos, Santiago Ferrús y a José Ramón Ascencio (los tres detenidos desaparecidos), además de a Oscar Patricio Orellana. Los llevaron hacia el sector del baño en donde los mantuvieron por un largo rato y les dieron cigarrillos. Después, los devolvieron a "La Torre". A la entrada había huellas de neumáticos de un vehículo y algo estaban quemando en el fogón, que permanecía siempre en ese lugar. Al ser introducidos en el recinto, la parrilla estaba desocupada y Octavio Boettiger había desaparecido.
Pese a las innumerables gestiones realizadas por sus familiares, jamás se ha podido conocer nuevos antecedentes sobre la suerte de Octavio Boettiger Vera, que en enero de 1976 estando detenido en el recinto de la DINA de Villa Grimaldi, donde ex compañeros de prisión escucharon que "se había ido en la tortura".

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
El 24 de enero de 1976, su madre, la señora Marta Vera interpuso un recurso de amparo por su hijo en la Corte de Apelaciones de Santiago, el que fue rolado en el N°86?76. Consultadas las autoridades, estas negaron la detención del afectado. El Ministro del Interior y General de División, Raúl Benavides Escobar, informó que Octavio Boettiger no se encontraba detenido por orden de esa Secretaría de Estado (2 de febrero de 1976). Sólo en virtud de este antecedente, la Corte rechazó el amparo el 6 de febrero de 1976, remitiendo las piezas al 1er. Juzgado del Crimen de San Miguel, en donde fueron acumuladas a la causa por presunta desgracia de la víctima que ya se estaba tramitando con el rol N°43.300?1.
Esta se había iniciado el 26 de enero de 1976. Durante la tramitación de este proceso se hicieron numerosas consultas a las autoridades, todas ellas negaron la detención de Octavio Boettiger o bien informaron carecer de antecedentes relativos a la víctima. Así, el Teniente Coronel Gastón Aguayo Bonnebaight, Secretario Ejecutivo Subrogante de la Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos (SENDET), ofició al Tribunal diciendo que "no registraban antecedentes sobre el afectado" (febrero de 1976). El General de División y Ministro del Interior, Raúl Benavides, insistió en que Boettiger no se encontraba detenido por órdenes de su Ministerio, (febrero de 1976). En vistas de la situación, se solicitó al Tribunal la citación a declarar de Jaime Solari Saavedra, quien había sido testigo presencial de la detención del afectado. Sin embargo, el 18 de marzo de 1976, el Juez no dio lugar a la solicitud. Sólo en el mes de agosto del mismo año, Solari acudió, por primera y única vez, a los Tribunales para entregar su testimonio (en esta época el testigo aún se encontraba detenido en Puchuncaví), ratificando los hechos denunciados. Igual cosa hicieron otros declarantes que, a la fecha de detención y reclusión de Octavio Boettiger, se encontraban detenidos en Villa Grimaldi.
El 7 de octubre de 1976, se cerró el sumario y se sobreseyó temporalmente la causa, fallo que fue confirmado por la Corte de Apelaciones el 23 de noviembre del mismo año. Ello, no obstante el informe del Fiscal quien señaló, después de analizar el proceso, que "una vez más la Justicia se encuentra frente a un problema tantas veces puesto de relieve: no está en condiciones de entregar una respuesta adecuada a los requerimientos y tribulaciones de una madre de un desaparecido". Dicho informe agregaba que cabe la posibilidad que "en el evento de ser efectiva la detención, personal de seguridad, yendo más allá de sus obligaciones, o, no cumpliendo éstas, o lisa y llanamente cayendo en un censurable exceso, haya realizado la detención, no la hubieren comunicado debidamente, pudiendo haber ocurrido al detenido lo peor".
El 24 de marzo de 1976, la madre presentó un nuevo amparo por su hijo, en la Corte de Apelaciones de Santiago, el que fue rolado con el N°241?76. En la presentación, Marta Vera denunciaba que ella acudía permanentemente al Campamento de Detenidos de Tres Alamos con el objeto de ubicar al afectado. Encontrándose en la puerta de ese recinto, el 23 de marzo de 1976, dice haber visto una camioneta Chevrolet blanca en la que iba su hijo, pero que no pudo acercarse porque había una barrera de metal. Con el sólo informe ?sin mayor investigación al respecto? del Ministro del Interior Benavides (que en una oportunidad negó la detención del afectado y, en la siguiente, agregó que no había sido detenido por la DINA (abril de 1976)) se rechazó el recurso el 29 de abril de 1976.
El 1° de agosto de 1978, la familia del afectado, junto a familiares de 70 detenidos desaparecidos, concurrió al 10° Juzgado del Crimen de Santiago, en donde se presentó una querella por el delito de secuestro en contra del General Manuel Contreras Sepúlveda, de Marcelo Moren Brito y de Rolf Gonzalo Wenderoth Pozo, Coronel y Teniente Coronel de Ejército respectivamente. El Juez se declaró incompetente y remitió los antecedentes a la Justicia Militar, quien radicó la causa en la 2a. Fiscalía Militar de Santiago, la que la roló con el N°553?78. Sin que se realizaran diligencias durante cuatro años, el 20 de noviembre de 1989, el Teniente Coronel de Ejército Enrique Ibarra Chamorro, Fiscal General Militar, solicitó para esta causa la aplicación del Decreto Ley de Amnistía (D.L. 2.191), porque el proceso había tenido como finalidad exclusiva la investigación de presuntos delitos ocurridos durante el período comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978 y porque, durante los 10 años de tramitación, no se había logrado "determinar responsabilidad de persona alguna". El 30 de noviembre de 1989, la solicitud fue acogida por el 2do. Juzgado Militar, el que sobreseyó total y definitivamente la causa (la que aún se encontraba en etapa de sumario) por "encontrarse extinguida la responsabilidad penal de las personas presuntamente inculpadas en los hechos denunciados". Las partes querellantes apelaron de dicha resolución a la Corte Marcial, la que confirmó el fallo en enero de 1992. Se interpuso entonces un Recurso de Queja ante la Corte Suprema de Justicia, la que al mes de diciembre de 1992, aún no evacuaba su resolución.
(Antecedentes completos de la querella en contra de Manuel Contreras, verlos en el caso de Eduardo Alarcón Jara.)


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015