Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Actualidad

JOSE LUIS BAEZA CRUCES

 Rut : 2.471.897, Santiago
F.Nacim. : 21-07-32, 41 años a la fecha de la detención
Domicilio : Villa La Plaza 2574, Quinta Normal
E.Civil : Casado, 2 hijas
Actividad : Comerciante
C.Repres. : Dirigente sindical, miembro del Comité Central del Partido Comunista.
F.Detenc. : 9 de julio de 1974
 

 

José Luis Baeza Cruces, casado, 2 hijos, dirigente de la Central Unica de Trabajadores (CUT) y del Partido Comunista, fue detenido el 9 de julio de 1974 por efectivos de seguridad pertenecientes a la FACH, presumiblemente en la vivienda ubicada en el Mirador 1868, Santiago. Tras su captura fue trasladado a la Academia de Guerra de la FACH, AGA, donde se le ve hasta el 29 de agosto de ese mismo año, en muy mal estado físico producto de las torturas a que era sometido. La víctima se encontraba relacionada en la estructura partidaria con el ex?Senador Jorge Montes, quien fuera detenido el 7 de julio de 1974 y expulsado del país luego de un largo cautiverio, y con el dirigente sindical Alfonso Carreño Díaz, quien fuera detenido el 8 de julio y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado por su familia en el Hospital de la FACH.
De la permanencia de José Baeza Cruces en el AGA, da cuenta el testimonio de la ex detenida Rosa Irene Barrera Pérez, quien expone en declaración jurada que fue detenida por seguridad de la FACH el 8 de julio de 1974, en horas de la mañana, en un domicilio ubicado en el sector del Matadero Franklin, lugar en donde se encontraba pernoctando el ex Senador Jorge Montes. Al llegar a dicha casa, fue detenida por tres civiles enterándose que el Senador ya se encontraba arrestado. Pasado el mediodía, se hizo presente en el inmueble su cónyuge, quien llegó al lugar preocupado por su demora, siendo también aprehendida. Más tarde, cerca de las 20 horas, se hizo presente Alfonso Carreño Díaz quien fue reducido con extrema violencia. Anteriormente, durante el transcurso del día, se sumó a los tres agentes un cuarto civil, a quien los otros denominaban como "Inspector Cabezas", tratándose en realidad de Edgar Ceballos Jones, a esa época Jefe máximo del Servicio de Inteligencia de la FACH.
A las 23 horas, ella y Alfonso Carreño fueron sacados del domicilio en un vehículo particular y trasladados al AGA. Su marido permaneció en el inmueble en calidad de detenido por otros 12 días más, tras lo cual fue dejado en libertad. En la Academia de Guerra, permaneció muchos días en un pasillo con la vista vendada, de pie y esposada, recibiendo culatazos cuando se movía. Encontrándose en esas condiciones, escuchó muchas veces la voz de José Luis Baeza a quien conocía con anterioridad como asimismo la voz de Alfonso Carreño Díaz, quienes permanecían en el mismo pasillo. Alrededor del 30 de julio de 1974, se percató que Alfonso Carreño se desplomó cayendo al suelo, respiraba con dificultad y sangraba. Fue levantado y trasladado a otro lugar por los guardias. Cerca de la medianoche de ese día, le escuchó decir a un guardia que había borrado de la lista a Alfonso Carreño. Después del 30 de julio no volvió a escuchar la voz de Baeza Cruces.
Pocos meses después, la cónyuge de Baeza Cruces, doña Ulda Ortiz pudo tener acceso a otras personas detenidas que le refirieron el haber estado detenidos en el AGA junto a José Luis Baeza. Es así que recibió información de parte de don Jacinto Nazar, quien estuvo incomunicado alrededor de 5 meses en la Academia Guerra y posteriormente recluido en Puchuncaví antes de salir expulsado del país. Asimismo se entrevistó en el recinto de 3 Alamos, con doña Agueda Jara quien también estuvo incomunicada en el AGA.
A los pocos días de su arresto, su cónyuge doña Ulda Ortiz Alvarado, realizó diversas diligencias con el fin de averiguar su paradero. En una de ellas, realizada en el Ministerio de Defensa, fue informada por una funcionaria, luego de revisar una lista, que efectivamente su cónyuge se encontraba detenido y le pidió volver más tarde para tener mayor información. Sin embargo, al volver, la misma funcionaria negó la detención. Todas las otras averiguaciones realizadas ante las autoridades y centros de detención de la época, dieron resultados negativos y aún continúa sin conocer la suerte que corrió en manos del Servicio de Inteligencia de la FACH.

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
En julio de 1974, doña Ulda Ortiz presentó un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 985?74, el que fue declarado sin lugar, remitiéndose los antecedentes al 9° Juzgado del Crimen de Santiago a fin de instruir sumario por el desaparecimiento del amparado. Junto a las compulsas, se remitió una presentación que hiciera la recurrente, con fecha 23 de agosto, al Presidente de la Corte de Apelaciones. El 2 de septiembre de 1974, el 9° Juzgado dio inicio a la causa 12806. El día 4 de ese mes, la denunciante compareció al Tribunal ratificando los términos de la denuncia y poniendo en conocimiento del Juez las múltiples diligencias y consultas realizadas en favor del afectado; también hizo entrega al Tribunal de la carta respuesta que recibiera de parte del Jefe de Zona en Estado de Sitio de la Provincia de Santiago, en la cual le comunica que consultados los Servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, de Carabineros e Investigaciones, su cónyuge no figura como detenido en ninguno de esos Servicios. Posteriormente, el 9 de octubre de ese año, nuevamente la denunciante comparece ante el Tribunal y expone que, en circunstancias que se encontraba en el SENDET realizando consultas acerca de su cónyuge, una persona que se encontraba cerca suyo, al escuchar el nombre de la víctima, le indicó que esa persona se encontraba detenido en la Academia de Guerra de la FACH, cuestión que se enteró porque unos detenidos que habían estado en ese lugar le habían hablado de José Baeza Cruces.
La orden de investigar diligenciada por la Policía de Investigaciones, no dio resultado alguno, por cuanto en el respectivo informe, sólo se presume las partes principales de la denuncia en el Tribunal, no habiéndose realizado otro tipo de diligencia.
El 22 de octubre de 1974 el Tribunal ofició a la Fuerza Aérea a fin de solicitar información de acuerdo a la última información entregada por la denunciante. Después que el Tribunal reiterara el Oficio, recién el 8 de mayo de 1975, el Estado Mayor del AGA, informó al Tribunal que con esa fecha el Oficio en cuestión fue remitido al Juzgado de Aviación para su respuesta.
El 27 de mayo fue acumulado a la causa el recurso de amparo 1514 74, acumulado al amparo N°78374, deducido en favor de Baeza Cruces. El recurso signado con el rol 783 74 fue presentado ante la Corte de Apelaciones el 22 de julio de 1974 y se recibieron informes negativos del Ministerio del Interior y de Defensa y en diciembre de 1974 se solicitó informe al Director de la Academia de Guerra de la FACH. El 4 de diciembre de 1974 se presentó un segundo recurso de amparo 1514 74, siendo acumulado al anterior. En este nuevo recurso la recurrente insiste en que su cónyuge se encuentra incomunicado en el AGA. El 25 de enero, la Corte luego de haber tenido a la vista el proceso 12.806, reiteró el Oficio a la Academia de Guerra. El 16 de enero el Comando de Aviación de Combate informó que el amparado no se encuentra detenido por orden de los Tribunales de Aviación. El 27 de mayo de 1975, es decir 10 meses después de haberse interpuesto el recurso de amparo, éste fue rechazado y los antecedentes remitidos al Juzgado del Crimen.
Ese mismo 27 de mayo, el Juez del 9° Juzgado del Crimen recibió respuesta negativa del Comando de Combate de la FACH.
El 11 de julio de 1975 la causa fue sobreseída temporalmente con el fundamento que de los antecedentes acumulados en autos no se encuentra acreditado el delito investigado. Dicha resolución fue aprobada por la Corte de Apelaciones el 15 de octubre de 1975.
En agosto de 1980, se presentó una querella criminal ante el señor Ministro en Visita, Servando Jordán López, quien se encontraba investigando los casos de detenidos desaparecidos del Departamento de Santiago. El libelo está dirigido en contra de los responsables de la detención de la víctima, individualizando al Comandante Edgar Ceballos, miembro del Servicio de Inteligencia de la FACH. El Ministro Jordán acogió a tramitación el libelo y solicitó la causa 12.806 a fin de tenerla a la vista, dejando constancia de las partes relevantes del proceso. En el cuaderno de la Visita de Jordán consta la declaración de Guillermina Fresia Cervantes Rojas, propietaria del inmueble de Avda. El Mirador 1868, quien expone que el 9 de julio de 1974 (fecha que recuerda porque es el aniversario de la muerte de su marido) llegó a su casa un caballero de edad (cerca de las 11 horas) y poco después llegaron otros dos amigos del primero. A estas personas los llevó una niña de alrededor de 20 años, a quien veía por primera vez. Ella salió a comprar por un momento y al volver se encontró que en su casa estaban otros tres civiles, que dijeron ser de seguridad y que tenían a las otras personas con las manos arriba. Uno de los agentes que dijo ser Teniente, le manifestó que ella estaba en serios aprietos. La encerraron en una pieza y cuando salió a hacer el almuerzo, las tres personas que llegaron primero ya no se encontraban. Los de seguridad estuvieron todo el día en la casa y luego la llevaron detenida al AGA en donde permaneció cerca de dos meses y medio. Dice no conocer a los tres hombres que llegaron a su casa y que luego fueron detenidos. También consta en el cuaderno de la Visita, la declaración del Coronel de Aviación, Edgar Benjamín Ceballos Jones, quien recuerda que en 1975 trabajó en Inteligencia de la FACH y que, en relación al inmueble de El Mirador 1868, sólo recuerda haber detenido allí al Senador Jorge Montes e ignora lo relacionado con otros detenidos. También recuerda que cuando se aprehendió a Montes, también se aprehendió a un "gordito", que era Alfonso Carreño Díaz, quien fue operado de una úlcera perforada en el Hospital de la FACH y que con posterioridad a esa operación falleció. La Querella fue sobreseída en 1982, sin que se lograra establecer la suerte corrida por el afectado.


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015