Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

BERNARDO ARAYA ZULETA


 

Rut : 2.189.374 9 de Santiago
F.Nacim. : 01 12 11, 64 años al momento de su detención
Domicilio : Barros Luco Nº1.220, Quinteros, Provincia de Valparaíso
E.Civil : Casado, cuatro hijos
Actividad : Jubilado
C.Repres. : Dirigente Nacional de la Central Unica de Trabajadores (CUT). Ex diputado por el Partido Comunista
F.Detenc. : 2 de abril de 1976


Nombre : MARIA OLGA FLORES BARRAZA
Rut. : 2.178.098 7 de Santiago
F.Nacim. : 07 03 16, 60 años al momento de su detención
Domicilio : Barros Luco Nº 1.220, quinteros, Provincia de Valparaíso
E.Civil : Casada, cuatro hijos
Actividad : Dueña de Casa
C.Repres. : Sin militancia ni cargo social
F.Detenc. : 2 de abril de 1976

Bernardo Araya Zuleta, casado, cuatro hijos, ex diputado por el Partido Comunista, Dirigente Nacional de la CUT, fue detenido el día 2 de abril de 1976, alrededor de las 22:30 hrs., en su domicilio, ubicado en calle Barros Luco Nº 1.220, en la ciudad de Quinteros, provincia de Valparaíso, por alrededor de siete agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional DINA los que saltaron la reja del antejardín e ingresaron a la vivienda. En el mismo operativo, junto a Araya Zuleta, fueron detenidos: su cónyuge María Olga Flores Barraza quien, al igual que la víctima, también se encuentra en calidad de detenida desaparecida; su cuñado Juan Flores Barraza y, sus nietos Ninoska Henríquez, Wladimir Henríquez y Eduardo Araya. Estos tres últimos, menores de 9, 15 y 9 años respectivamente.

Todo el grupo familiar fue trasladado hasta un recinto de detención en Santiago, en dos vehículos: un automóvil color celeste y un taxi. Antes de ingresar a la ciudad de Santiago, a los detenidos les pusieron cinta adhesiva en sus ojos y algodón en sus oídos. Una vez en el recinto una casa de dos pisos, con dos ventanas pequeñas en el frontis y una grande en la parte de arriba, cercada por rejas y de gran amplitud su fondo los detenidos fueron interrogados por separado. En ese lugar, Bernardo Araya, fue llevado hasta el segundo piso de la casa, donde fue salvajemente torturado, lo colgaron de los brazos y le aplicaron fuertes golpes. Al resto del grupo lo hicieron permanecer en el primer piso de la edificación, donde podían escuchar como golpeaban a don Bernardo y los gritos de dolor de éste. Fue entonces cuando doña María Olga solicitó ver a su esposo, sus torturadores accedieron, cuestión que la afectó mucho. Desde ese momento todos fueron trasladados al segundo piso, excepto Juan Flores. Aproximadamente a las 19:00 hrs. del día 3 de abril, éste último escuchó cuando bajaban, desde el segundo piso, a su hermana a la que llevaban con destino desconocido, al parecer junto a su cónyuge, Bernardo Araya. Desde esa fecha no les volvió escuchar ni supo más de ellos. Alrededor de las 22:00 hrs. de ese mismo día, Juan Flores y los nietos del matrimonio Araya Flores, fueron subidos a un vehículo y, después de una media hora, puestos en libertad a unas cinco cuadras de la casa de Alberto Araya, hijo de Bernardo y de María Olga.

Testigo de la reclusión del matrimonio Araya Flores fue Carlos Mario Ossandón Cañas, quien fuera detenido el 10 de abril de 1976 por un comando integrado por efectivos Militares y Carabineros. Ossandón que fue llevado a una casa de dos pisos ubicada en un pasaje que tenía entrada y salida a la calle Vivaceta, recuerda haberlos visto juntos en el pasillo, ella sentada en una silla y don Bernardo Araya hincado en el suelo. En una ocasión pudo conversar con ellos, por lo que no duda de la identidad de estos dos detenidos. El, al igual que otros detenidos en ese recinto, vieron en una sala de interrogatorios un plano y un organigrama del Partido Comunista. También escuchó a uno de los agentes decir "aquí tengo un viejo del Comité Central", claramente se refería a Bernardo Araya. Este testigo señala que mientras el estuvo recluido en el recinto donde vio detenido a los Araya Flores, vio también en el lugar al entonces Director de la DINA Manuel Contreras Sepúlveda.

Entre los agentes que participaron en la detención, Juan Marino Flores, hermano de María Olga, pudo reconocer a un ex capataz de la Municipalidad de Quinteros, Alfonso Córdoba Cisternas, apodado "Pelacho", quien posteriormente negó su participación en los hechos reseñados. Igualmente, participaron en el operativo, dos agentes a los que llamaban Gerardo y Lalo, respectivamente. Otro de los agentes, pero en este caso de reclusión, era una mujer joven, que se hacía llamar o le decían María (La) Paz.

El domicilio santiaguino, donde Bernardo Araya y su esposa habían residido hasta antes del 11 de septiembre de 1973 y que, al momento de los hechos, lo ocupaba la familia de su hija María Mónica, ubicado en la calle Sorrento Nº629, de la Población Lautaro, comuna de Pudahuel, fue allanado en cinco ocasiones en operativos conjuntos de Carabineros, civiles y Militares, los que tenían por objetivo detener a Bernardo Araya. Precisamente, con esas intenciones, esta vivienda fue objeto de vigilancia permanente durante unos quince días previos a la detención. Incluso, para tales propósitos, agentes de la DINA entre los que se encontraba una mujer joven que se hacía llamar "Lola", y dos hombres, a los que les decían Eduardo e Iván se instalaron en una casa vecina, perteneciente al Sub oficial (R) de Carabineros Guillermo Retamal, quien la facilitó para tales efectos.

Cabe señalar que la familia del matrimonio Araya Flores vivió en medio de la búsqueda gravísimos y múltiples problemas de seguridad. Los niños que fueron detenidos junto a sus abuelos y sus hermanos debieron partir al exilio, al igual que el padre de ellos. El hermano mayor de los niños en esa época, Wladimir Henríquez Araya, fue muerto por efectivos de la CNI, en junio de 1987, él había ingresado clandestinamente al país. Una hija, Mónica Araya Flores, fue una de los profesores secuestrados por Carabineros en la AGECH, cuando degollaron a tres profesionales comunistas en marzo de 1985 por los mismos Carabineros aprehensores.

A pesar de las múltiples gestiones realizadas para salvarle la vida al matrimonio Araya Flores y de los graves problemas de seguridad vividos por sus familiares Bernardo Araya Zuleta y Olga Flores Barraza permanecen en calidad de detenidos desaparecidos.

GESTIONES JUDICIALES Y/O ADMINISTRATIVAS
El día 5 de abril de 1976, se interpuso ante la Corte de Apelaciones de Santiago el Recurso de Amparo Rol Nº264 76 en favor de Bernardo Araya Zuleta y María Olga Flores Barraza, el que fue rechazado el 26 de mayo de 1976, con el sólo informe del Ministerio del Interior, el que niega la detención por orden de esa Secretaría de Estado. El 31 del mismo mes fue confirmada dicha resolución por la Corte Suprema.

A pesar de que el Ministerio del Interior, primero en el amparo y después en el proceso por presunta desgracia, permanentemente, negara la detención del matrimonio y afirmara desconocer su paradero, el Ministerio de Relaciones Exteriores, señaló a la Comisión Económica para América Latina CEPAL que Bernardo Araya registraba salida del país con fecha 7 de abril de 1976 por Pudahuel y que, María Flores registraba salida del país en la fecha indicada por el paso fronterizo "Los Libertadores". El 31 de agosto de 1978, el mismo Ministerio informó al Tribunal que Bernardo Araya registraba salida del país en la fecha indicada por el paso "Los Libertadores" y que María Flores no registraba anotaciones de viaje. Finalmente, el 10 de septiembre de 1979, el prefecto jefe de Policía Internacional y Extranjería, informó al Tribunal que ambos afectados registraban salida del territorio nacional, con fecha 7 de abril de 1976 por el paso "Los Libertadores".

El día 17 de junio de 1976, el Undécimo Juzgado del Crimen de Santiago, recibió los antecedentes enviados por la Corte de Apelaciones de Santiago, la que le ordenaba investigar los hechos que originaron el desaparecimiento de Bernardo Araya Zuleta y María Olga Flores Barraza; los que fueron acumulados a la causa Nº6.149 7, que investigaba los mismos hechos en ese Tribunal, a raíz de una querella interpuesta el 3 de mayo de 1976, por el delito de secuestro en contra de las personas denominadas Lalo, Gerardo y Marcela Paz o Marcela La Paz y, quienes resulten responsables.

En ese proceso declaró el Sub oficial de Carabineros (R), Juan Guillermo Retamal Fuentealba, quien señaló que a mediados del mes de marzo de 1976, llegaron hasta su domicilio dos agentes que se identificaron exhibiendo credenciales pertenecientes a la DINA, quienes solicitaron su autorización para vigilar, desde su casa, el domicilio del matrimonio Araya Flores, lo que realizaron durante varios días. Esta situación fue confirmada por el carabinero Mario Segundo González Espinoza, quien concurrió hasta dicho lugar a petición de una vecina que notó la vigilancia, ante el cual los agentes se identificaron como funcionarios de la DINA, exhibiéndoles sus respectivas Tarjetas de Identificación de las Fuerzas Armadas TIFAS .

Esta causa fue sobreseída temporalmente el 15 de noviembre de 1978 y, reabierta el 20 del mismo mes y año. Para ser nuevamente cerrada el 3 de mayo de 1978, en virtud de la Ley de Amnistía (D.L. Nº 2.191) resolución que no fue rechazada por la Corte. Después de esta última fecha, el sumario fue cerrado y reabierto en otras dos oportunidades.

Sin embargo, hay que destacar diversas situaciones relevantes en el desarrollo del proceso. Por ejemplo, el 14 de julio de 1976 la Corte de Apelaciones de Santiago, en la tramitación de otro Recurso de Amparo rol Nº 525 76, ordena remitir la causa a esa Corte, devolviendo los autos al 11º Juzgado del Crimen de Santiago, recién el 5 de julio de 1977, es decir, una vez transcurrido un año.

Con fecha 3 de mayo de 1978, en virtud de la reciente promulgación del Decreto Ley 2.191 (Ley de Amnistía) y del artículo 93 del Código Penal, el Juez decretó el sobreseimiento definitivo. No obstante, el Fiscal de la Corte de Apelaciones de Santiago haber aprobado este fallo, declaró que es presupuesto previo el que se haya comprobado que se ha cometido un hecho delictuoso para que opere la Ley de Amnistía, lo que en el proceso no ha ocurrido. Esta declaración le dio el carácter de temporal al sobreseimiento, lo que fue confirmado por la Corte.

El 24 de agosto de 1978 se solicitó la reapertura del sumario, la que se decreta el día 30. El 12 de julio de 1979, el Ministro en Visita Servando Jordán, decreta que la tramitación de esta causa continúa en esa Visita, sobreseyéndola temporalmente el 31 de octubre de 1979, resolución que fue confirmada por la Corte Suprema el 24 de diciembre de 1979.

Cabe señalar que por el matrimonio Araya Flores se hicieron múltiples gestiones, tanto a nivel nacional como internacional, para determinar su suerte; una de ellas fue la interposición de un Recurso de Amparo presentado en abril de 1977 por organizaciones italianas. Respecto de este Recurso la Corte de Apelaciones de Santiago, el 21 de abril de ese año, determinó que para dar curso al Recurso debía acreditarse que éste fue interpuesto por personas capases de aparecer en juicio. El recurso finalmente no fue acogido a tramitación.

Los casos de Bernardo Araya Zuleta y de María Olga Flores Barraza fueron incluidos en la nómina de casos que fue presentada en la querella contra el ex Director de la DINA, entonces Coronel Manuel Contreras Sepúlveda. Este proceso se radicó en la 2a. Fiscalía Militar y roló con el N° 553 78. En él se acumularon 37 expedientes, la mayor parte provenientes de la investigación que realizó el Ministro en Visita por casos de detenidos desaparecidos de Santiago; otros provenían de resoluciones de incompetencias solicitadas por la misma Fiscalía Militar. Especialmente en la Visita del Ministro Servando Jordán se procesó importante información del actuar, de la identidad de los agentes, de los recursos que disponían y de los recintos de reclusión de la DINA. En el mes de marzo de 1983 el Fiscal Militar Instructor del proceso solicitó el sobreseimiento total y definitivo de esta causa, fallo que fue confirmado en 1992 por la Corte Marcial. La parte querellante presentó una Queja y en diciembre de 1992 se encontraba la causa en espera de ser vista para fallo en la Corte Suprema.

Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015