Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Vapor “Laja”, Valdivia

X Región

 

El 16 de octubre de 1973, fueron asesinados a bordo del Vapor "Laja", por personal de la Armada de Chile, Arturo Vega González, Teófilo González Calfulef, Manuel Jesús Hernández Inostroza y Cardenio Ancacura Manquián. Todos habían sidos anteriormente detenidos en sus domicilios de y conducidos a la Tenencia de Carabineros de Lago Ranco. En la noche de ese día fueron subidas al Vapor “Laja”, donde fueron ejecutadas. Sus cuerpos fueron arrojados al Lago Ranco, si

 

Criminales y Cómplices:  Teniente de la Armada Sergio Rivera Bosso; general Héctor Bravo Muñoz, (a la época ex comandante de la IV División de Ejército); cadetes Javier Vera Junemann, Rodolfo Mondión Romo, Cristián Bórquez Bernucci y Julio Vera Arriagada.

 

Fuentes de Información: Informe Rettig; FASIC; Vicaria-de-la-Solidaridad; Diario: El Pais; CODEPU; Archivo Memoriaviva

==========================================================================

Vicaria de la Solidaridad
Procesamientos y detenciones por desaparecidos de Lago Ranco.
El 25 de junio, el ministro Juan Guzmán dictó auto de procesamiento en contra del teniente ® de la Armada Sergio Rivera Bosso por su responsabilidad en los secuestros y posteriores ejecuciones de Arturo Vega González, Teófilo González Calfulef, Manuel Jesús Hernández Inostroza y Cardenio Ancacura Manquián, quienes habrían sido asesinados y sus cuerpos lanzados luego a las aguas, en octubre de 1973 a bordo del vapor Laja, mientras navegaba por el Lago Ranco, luego de haber sido detenidos en la localidad del mismo nombre.
En la misma oportunidad, el ministro Guzmán, fundado en las normas de la obediencia debida, dispuso los sobreseimientos definitivos de otros cuatro funcionarios de la armada, los que, como cadetes, participaron en los hechos: Javier Vera Junemann, Rodolfo Mondión Romo, Cristián Bórquez Bernucci y Julio Vera Arriagada.
En la misma causa se investiga, asimismo, el grado de participación que pueda haberle correspondido al general Héctor Bravo Muñoz, a la época ex comandante de la IV División de Ejército, quien ha declarado en el proceso en calidad de inculpado. El general Bravo se encuentra sometido a proceso por la desaparición del obrero agrícola Pedro Espinoza Barrientos.
 

CODEPU VALDIVIA AFIRMA QUE LA ARMADA POSEE ANTECEDENTES SOBRE LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS:
 La armada si posee antecedentes sobre detenidos desaparecidos ya que fue ejecutora directa a algunas acciones que terminaron con personas desaparecidas, como es el caso de Lago Ranco. Así que a diferencia de lo que dijo el Almirante Alex Waghorn, en la Mesa de Diálogo, lo inverosímil es que esta institución armada diga que no tiene mas información que la ya proporcionada por el Informe Rettig.
 
Ejemplo de ello es la desaparición de 4 personas en el Lago Ranco en la X región, desde una embarcación de la Gobernación Marítima de Valdivia, a cargo de miembros de la Armada. El 16 de octubre de 1973 fueron detenidos por personal de Carabineros, en sus domicilios en Lago Ranco, Cardenio Ancacura Manquián, Teófilo Gonzalez Calfulef, Manuel Hernández Inostroza y Arturo Vega Gonzales, todos militantes socialistas. Luego de estar detenidos en la Tenencia de Lago Ranco fueron subidos al Vapor "Laja" de la Armada de Chile, donde fueron ejecutados y desde ahí hechos desaparecer en el lago.
 
La Armada perfectamente puede entregar antecedentes sobre los miembros de esta institución u otras que participaron de este operativo, ya que habiéndose realizado la acción a borde de una embarcación difícilmente no pudieron saber quienes estuvieron presentes y los ejecutores y que paso con los cuerpos de estas cuatro personas. Con ello harían un valioso aporte a la verdad de una de los casos de desapariciones ocurridas la X región.
 
Incluso si el Almirante quiere analizar el contexto histórico en que se dieron las violaciones de derechos humanos, ello no le permitiría justificar acciones de este tipo. Porque deberíamos conocer la trayectoria de estos dirigentes, conocer los motivos que llevaron a su detención luego del Golpe de estado, porque no se les hizo un juicio si consideraron que pudieron haber delitos, quienes dieron las órdenes y quienes de la Armada actuaron en la desaparición de estas personas. Con estos antecedentes si la Armada quiere puede perdonar la acción de su personal, pero no puede pedirles lo mismo a los familiares de estas víctimas, cuando ni siquiera han hecho un gesto mínimo de apoyo al esclarecimiento de este caso.
 
Para la Armada, como a las otras ramas de las FFAA no les queda sino el paso de reconocer su participación institucional en las graves violaciones de derechos humanos, y que como el caso de Lago Ranco y otros miles no fue producto de soldados que "violaron las normas", ya que, al contrario, ellos cumplieron con las normas que la propia institución les había dado para la represión política. Proteger la acción de los miembros de las FFAA en acciones criminales bajo la ley de amnistía no va a limpiar al imagen que ya las FFAA tienen ante la sociedad. Porque ya nadie les cree que no saben nada o no tienen ninguna información. El primer aporte a la verdad es justamente reconocer la gran responsabilidad institucional que si tienen en las violaciones cometidas durante la dictadura militar.
 
José Araya Cornejo.
Secretario Ejecutivo - Codepu
Valdivia, 9 de septiembre de 1999.
 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015