Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Segunda Comisaria de Carabineros, Temuco

IX Región


 

    El Servicio de Inteligencia de Carabineros utilizó la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco como centro de detención y tortura posteriormente al golpe militar. La Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, junto al Regimiento Tucapel, esta estrechamente relacionada con la detención, tortura y subsecuente asesinato de Florentino Alberto Molina Ruiz, Juan Antonio Chávez Rivas, Juan Carlos Ruiz Mancilla, Víctor Hugo Valenzuela Velásquez, Amador Francisco Montero, Pedro Mardones Jofré.

Con el pretexto de una situación de guerra se produjeron detenciones masivas y graves violaciones a los derechos humanos en la ciudad de Temuco. Un sin numero de los detenidos fueron brutalmente torturados, proceso que incluía golpizas, violaciones, vejaciones y golpes eléctricos. Durante este periodo, 6 dirigentes de la región, entre los cuales se contaba incluso un invalido, fueron asesinados por miembros del Ejercito y Carabineros. De acuerdo a la “versión oficial” de la época, el día 10 de Noviembre de 1973 estas seis personas habrían sido “ ...abatidos durante un intento de copamiento armado del Regimiento Tucapel..”. Sin embargo las investigaciones demuestran que todos habían fallecidos a causa de las torturas recibidas durante su detención en el Regimiento Tucapel. De acuerdo con los antecedentes recopilados por los familiares de las victimas y testimonios de personas que estuvieron detenidas con las 6 victimas demuestran que sin excepción, las victimas habían sido detenidas varios días antes al supuesto “enfrentamiento” y se encontraban privadas de libertad en el Regimiento de Tucapel, donde habían sido torturados hasta la muerte. En primera instancia, varios de los detenidos, habían sido trasladados a la Segunda Comisaría de Carabineros inmediatamente después de su arresto, donde fueron torturados y luego trasladados al Regimiento Tucapel, donde continuaría su calvario. En el caso de Juan Carlos Ruiz, este fue detenido anteriormente en Punta Arenas, allí torturado y trasladado a Temuco solo para ser ejecutado, demostrando una clara coordinación nacional en el proceso de exterminio que se había planeado contra dirigentes políticos de esa época. Las autopsias llevadas acabo en los días posteriores al asesinato señalan que los cuerpos de las victimas tenían claras señales de torturas, en muchos casos sus cuerpos estaban casi totalmente destrozados, con fracturas múltiples y sus cuerpos llenos de impactos de balas. En el caso de Amador Montero y Víctor Hugo Valenzuela las lesiones eran consistentes con el hecho que durante la tortura se les aplico golpes tan fuerte que les reventaron el cráneo.

En esta Comisaría también esta directamente relacionada con la desaparición del estudiante ecuatoriano José García Franco. Según antecedente del proceso, José García permaneció detenido varios días en la Segunda Comisaría de Temuco, de la que desapareció la madrugada del 18 de Septiembre de 1973. Involucrados directamente en su desaparición están los oficiales de carabineros Juan Miguel Bustamante León y Omar Burgos

Criminales y Colaboradores:
Ejercito: general Hernán Ramírez Ramírez, comandante Pablo Iturriaga Marchesse (Regimiento Tucapel), mayor Luis Cofre, capitán Nelson Ubilla Toledo, teniente Manuel Vázquez Chaguan, teniente Jaime García Covarrubias, teniente Raimundo García Covarrubias, otro teniente de apellido Espinoza, el conscripto Juan Carrillo, un sargento de apellido Moreno.

Carabineros: Mayor Juan Miguel Bustamante León, sargento Juan Fritz, cabo Omar Burgos Leylan (ambos miembros de la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco)


Fuentes de Información: Informe Rettig; Libro: “La noche del 10 de noviembre”; Diario: El Mercurio; Archivo Memoriaviva

====================================

Diario El Gong

16/08/2007

Prision Preventiva para exFuncionarios de Carabineros, Acusados de la Desparicion de Gaston Lobos.

Segunda Sala de la Corte de Apelaciones confirmó prisión preventiva contra ex oficiales de carabineros, acusados de secuestro y desaparición del ex intendente Gastón Lobos Barrientos.

La decisión fue adoptada por la segunda sala, que determinó mantener en prisión preventiva en contra de los ex funcionarios de carabineros, el general en retiro, Gonzalo Arias González y el teniente coronel, Eduardo Riquelme Rodríguez, quienes están acusados del secuestro y desaparición del ex intendente y diputado, Gastón Lobos Barrientos, hecho ocurrido el 11 de septiembre de 1973 en la ciudad de Pitrufquén.

Posteriormente, la ex autoridad, fue trasladado hasta la Cárcel de Temuco, donde fue visto por última vez el 11 de octubre del mismo año.

En ese momento fue trasladado por funcionarios de carabineros, Juan de Dios Fritz y Omar Burgos hasta dependencias de la Segunda Comisaría, desde donde desapareció hasta la fecha.

Cabe mencionar, Gonzalez, Riquelme, Fritz y Burgos, fueron hallados culpables del secuestro y desaparición del dirigente de la Dirección Nacional de Comercio, José San Martín Benavente y fueron condenados en primera instancia por el ministro instructor en caso de violaciones a Derechos Humanos, Fernando Carreño, a ocho años de presidio.

Ahora se les niega la libertad provisional por la desaparición y secuestro de Gastón Lobos Barrientos.

======================

Clarinet.cl

14/09/2007

Un General Pacomio Preso por Ser un Cruel Homicida

Gonzalo Arias llegó al generalato por sus servicios prestados a la dictadura, entre estos el asesinato de quien fue intendente y diputado radical por la desaparecida provincia de Cautín, en la Región de la Araucanía.

La segunda sala de la Corte de Apelaciones confirmó prisión preventiva contra ex oficiales de carabineros, acusados de secuestro y desaparición del ex intendente del Cautín, de aquellos años, Gastón Lobos Barrientos. Uno de ellos, por sus servicios prestados a la dictadura, llegó a general 

La decisión fue adoptada por el tribunal determinó mantener la prisión preventiva en contra de los ex funcionarios de los pacos, el general en retiro Gonzalo Arias González y el teniente coronel Eduardo Riquelme Rodríguez, quienes están acusados del secuestro y desaparición del ex intendente y diputado radical, Gastón Lobos Barrientos, hecho ocurrido el 11 de septiembre de 1973 en la ciudad de Pitrufquén. Posteriormente, el ex intendente fue trasladado hasta la cárcel de Temuco, donde fue visto por última vez el 11 de octubre del mismo año, es decir en el mismo mes que actuaba la Caravana de la Muerte, que si bien no intervino en este crimen, sentó el precedente para bárbaros homicidios, asegurando la dictadura por un lado impunidad y por el otro la necesidad de aplicar mano dura como lo hicieron los criminales que comandó Sergio Arellano Stark.

Se estableció que Lobos fue sacado del penal, sin orden judicial ninguna, y trasladado por los funcionarios de carabineros, Juan de Dios Fritz y Omar Burgos hasta dependencias de la Segunda Comisaría temucana, desde donde desapareció hasta la fecha.

Cabe mencionar que Gonzalez, Riquelme, Fritz y Burgos, ya fueron hallados culpables del secuestro y desaparición del dirigente de la Dirección Nacional de Comercio, José San Martín Benavente y fueron condenados en primera instancia por el ministro instructor en caso de violaciones a los derechos humanos, Fernando Carreño, a ocho años de presidio.

Ahora se les niega la libertad provisional por la desaparición y secuestro de Gastón Lobos Barrientos, casado, con cuatro hijos, fue detenido por primera vez el 13 de septiembre de 1973 por efectivos de carabineros de la Comisaría de Pitrufquén, en su domicilio ubicado en esa localidad. Fue conducido directamente a esa unidad policial, desde donde fue trasladado a la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco. Allí, un tenientillo ordenó se le cortara el pelo al rape.

Posteriormente, al día siguiente, a las 15:00 horas, lo paseó por las calles céntricas de Temuco, de lo cual existen testimonios gráficos, para llevarlo finalmente al Regimiento Tucapel. En esa oportunidad, el fiscal militar Alfonso Podlech, al no encontrarlo culpable de nada, lo autorizó para regresar a su domicilio de Pitrufquén, donde debía quedar con arresto domiciliario.

En esa condición permaneció hasta el 5 de octubre, fecha en que se presentaron en su domicilio otra vez los funcionarios de Carabineros, al mando del entonces teniente Carlos Moreno. Lo trasladaron a la Segunda Comisaría de Temuco y luego, por orden del fiscal de Carabineros, Gonzalo Arias González, Lobos fue llevado a la cárcel temucana, donde permaneció hasta el 11 de octubre, día en que, a las 18:30 horas, fue llevado a la Fiscalía de Carabineros, donde el fiscal le comunicó que se le otorgaba la libertad incondicional por falta de méritos. En el colmo de la crueldad, incluso le otorgó un salvoconducto que le facultaba para dirigirse sólo hasta su domicilio de Pitrufquén. La libertad se le dio a las 19:40 horas y el toque de queda empezaba a las 20:00 horas, por lo que contaba con 20 minutos para llegar a Pitrufquén, distante a 30 kilómetros de Temuco, sin portar dinero, documentos, ni reloj. Sin embargo, su libertad fue sólo una burla absurda. Versiones de testigos que resultan verosímiles afirman que el ex intendente fue subido a un helicóptero con destino desconocido. Desde entonces, su familia nada sabe sobre la suerte corrida por la víctima.

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015