Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Regimiento de Artillería Nº 4 "Miraflores", Traiguén

IX Región

El Regimiento de  Artilleria No4 “Miraflores”, Calle Urrutia S/N, entre Calles Aníbal Pinto y Saavedra, fue utilizado en 1973 y parte de 1974 como centro de detencion y tortura. Los presos políticos llegaban a ese lugar procedentes de otros centros de detención y con frecuencia permanecían allí por horas o días. Durante el trayecto los detenidos ya eran sometidos a golpes y malos tratos. Al llegar eran ingresados en el gimnasio del regimiento y allí continuaba el mismo trato, algunos detenidos eran recluidos en las dependencias que ocupaba la Fiscalía Militar en el casino de suboficiales. Algunos presos políticos fueron encerrados en la guardia del regimiento y en el baño del salón de actos, que era el lugar donde se interrogaba y torturaba y donde, algunas veces, se hacía sonar un piano. Todos los detenidos permanecían incomunicados y eran sometidos a diferentes torturas, incluyendo la introducción de bastones por el ano, aplicación de electricidad, eran obligados a permanecer en posiciones forzadas y la violación sexual de prisioneros hombres y mujeres. Los presos políticos en este lugar también fueron llevados en ocasiones durante la noche, desnudos, amarrados de pies y manos con alambres de púas, hasta el río Traiguén y sumergidos en sus aguas, soportaron simulacros de fusilamiento y amenazas, el submarino, colgamientos, fueron obligados a escuchar y presenciar cómo torturaban a otros detenidos y a familiares, ingestión obligada de agua a presión, estando inmovilizados en posiciones forzadas. Estas sesiones de tortura contaban con la participación de civiles y militares, incluyendo miembros del Servicio de Inteligencia Militar (SIM)

Criminales y Cómplices:

Capitán Jorge Bravo (Fiscal Militar; SIM); Unda (Médico; CNI); Sargento Jorge Salinas (Ejército); Teniente Carlos Suazo (Ejército); Suboficial Billouta Aqueveque (Ejército); Suboficial Federico Villa (Ejército); Oficial Fernando Muñoz (Ejército); Osvaldo Ortega (DINA); Raposo (Médico); Oficial Juan Montes (Ejército); Luis Alvárez Valenzuela (Ejército); Jaime Sperger (Tecnologo Médico); Santiago Gross (Ejército); coronel Elio Bacigalupo Sorucco;

Fuentes de Información: Informe Rettig; CODEPU; Informe Valech; Diario “El Austral”; Archivo Memoriaviva;

 

El Diario Austral (Valdivia)
Año XXI - Nro. 7.527 - Domingo 17 de agosto de 2003
 
Sobrevivencia al horror

* Camilo Salvo, ex alcalde de Temuco y ex diputado durante 1973, estuvo detenido en esa isla austral. Sus recuerdos son imborrables. De ese entonces conserva crudas imágenes en la memoria, piedras talladas, cartas y algunos dibujos.

* Sobrevivir era la meta de la mayoría de quienes fueron llevados hasta Dawson, pero tal propósito no fue fácil. La incertidumbre, el clima de terror, el sometimiento, la tortura, el trabajo forzado, el cansancio y la pena pudieron con muchos.

A 30 años del golpe militar muchos esperaban saber la verdad, pero la verdad no en la medida de lo posible, sino la verdad con su rostro duro y amargo, por dura y terrible que esta se muestre.

Los pedazos de historia ya han comenzado a surgir desde varios lugares. Muchos que callaron piensan en hablar y muchos que creyeron que no serían tocados por la justicia temen a la ciega y justa espada de la ley.

En Isla Dawson hubo abusos, hubo penas, dolor, tortura, miedo, frío y hambre. Recientemente un grupo de quienes permanecieron detenidos en este lugar han manifestado su deseo de volver a terminar uno de los trabajos forzados a los que fueron sometidos, poner los pastelones de ingreso a la iglesia de esta isla, cada uno con los nombres de los detenidos.

La Armada manifestó su rechazo, aludiendo que éste sería un gesto político, y los aludidos alegan su derecho a pisar territorio nacional y a terminar un trabajo iniciado hace 30 años, a cerrar un círculo.

Camilo Salvo, ex alcalde de Temuco y ex diputado durante 1973 es uno de ellos, aún conserva las piedras talladas con alambres que envió a su esposa Elizabeth, las cartas de su hija y los dibujos de Miguel Lawner, donde aparece cortando troncos junto al ex ministro de Educación, Aníbal Palma o cargando madera junto a sus compañeros entre las alambradas.

Como parte de las cientos de personas que sufrieron en Dawson, Salvo accedió a revelar sus recuerdos, a relatar su lucha por la sobrevivencia, la tortura y a recordar a los que se ya no están y que se fueron luchando por despertar de la pesadilla.

"Yo estuve en Dawson"

* "Aprendí a dormir cada 29 minutos, sabía que vendrían y prefería estar despierto (...)", recuerda. * "El 24 de noviembre, junto a Julio Stuardo, Anselmo Sule, Luis Corvalán y Pedro Felipe Ramírez, fuimos subidos a un helicóptero de la FACh que nos trasladó hasta la Escuela de Aviación para ser llevados a Punta Arenas. Desde este destino nos subieron a una barcaza para llegar hasta la Isla Dawson".

Las últimas palabras de Allende marcaron un hito y su suicidio también. El dolor caló hondo. Se había ido "el Chicho", se había acabado la UP y la fuerza del metal se impuso por sobre las ideas de un gobierno socialista elegido democráticamente.

Muchos fueron perseguidos. Algunos optaron por emigrar a otros países y, el resto, optó por enfrentar el nuevo régimen a costa de su sangre, del dolor de la tortura o de la pérdida de la libertad en un campo de concentración.

Camilo Salvo, diputado radical de la época, fue uno de ellos. Detenido en la Isla Dawson por ocho meses, donde incluso perdió su nombre, asignándosele la letra y número S-36; estuvo dos años recorriendo distintos campos de concentración, donde el dolor, la desesperanza y la impotencia, no fueron ajenos.

Treinta años después, aún retumba el eco de sus recuerdos, atados a las páginas amarillentas escritas por su esposa y sus hijas, algún dibujo infantil que fue testigo de las frías barracas y que permitieron a este hombre oler el amor de su familia en medio de un entorno oscuro, de miedo y tortura.

 

DENTENCION

A sus 37 años asumió el golpe militar sin poseer en la época la formación política para enfrentar este quiebre. "De lo único que me preocupé fue de ir a buscar a mi mujer y a mis cuatro hijas a Santiago. Salí clandestinamente de Traiguén para hacerlo y volví. Me presenté al regreso voluntariamente al Regimiento Miraflores; alcancé a estar 24 horas con arresto domiciliario y me fueron a buscar a las 12 de la noche. Me llevaron encadenado de manos y con grilletes en los pies a la cárcel".

"Dos distinguidas personas de Traiguén fueron a hablar con el comandante del Regimiento, Elio Bacigalupo, para pedirle que me fusilaran, ya que con ese hecho -según ellos- se daría una señal firme a quienes pretendieran levantarse contra el nuevo régimen".

"Pero el comandante era casado con una mujer de Traiguén, hija de un distinguido hombre público que había sido gobernador durante los gobiernos radicales, de tal manera que no aceptó, me imagino, porque tenía mayor conocimiento de lo que ocurría".

Salvo intenta recordar detalles, se quita los lentes y observa las fotografías y dibujos que guarda con celo, las mira, las acaricia. Hombres vendados caminando por un pasillo o cargando troncos en sus hombros hasta el campo de concentración de la Isla Dawson y cartas de su esposa e hijas completamente cercenadas por el censor.

Vuelve sus recuerdos a Traiguén y reinicia su relato con voz baja. "Me acuerdo que en Traiguén estuve cinco días y sólo fui interrogado una vez por el fiscal militar, capitán Bravo. Fue un paseo, sus preguntas tontas y ridículas no me asustaron. Dónde estaban las armas, a quiénes íbamos a matar, no sé. Cuando empezó el interrogatorio estaba esposado y me pusieron una metralleta en la sien. El capitán me dijo: `Yo sé todo y si no me confirma lo que yo sé, voy a disparar'; entonces le dije, `mire, si va a disparar no me lo diga, porque no le voy a poder contar a nadie, pero si no va a disparar, tampoco me lo diga, porque voy a salir contando que usted me amenazó y no cumplió"

"Al final terminamos tomando café y fumándonos un cigarrillo, él comprendió que yo no sabía nada de armas y que no tenía planes de destruir el país. Estuve cinco días allí y después me enviaron en un avión particular a la Escuela Militar".

 

ESCUELA MILITAR

Al llegar a la Escuela Militar, la incertidumbre comenzó a crecer respecto a cuánto tiempo permanecería en ese lugar. "Con el primero que me encontré y que me dio un abrazo, fue con Raúl Ampuero, ex senador y secretario general del PS, quien se había querellado contra mí por injurias. Me abrazó y quedamos juntos en la misma habitación".

Escuchar por las noches simulacros de fusilamiento desgastaban el espíritu de quienes permanecían detenidos, los vejámenes y el dolor comenzaron a golpear la fortaleza de los detenidos. "A partir de las 12 de la noche en la Escuela Militar éramos sometidos a una tortura muy particular. Cada 30 minutos ingresaba un grupo de jóvenes alféreces, se abría la puerta, a veces lentamente y, otras, de manera agresiva. Teníamos la orden de no movernos cuando ellos ingresaban, porque nos podían disparar y tampoco podíamos hablarles".

"Sistemáticamente, cada media hora entraba esta guardia y nos tocaban con la ametralladora `¡Cómo te llamai!', ni siquiera era cómo te llamas, ni tampoco era una pregunta, era exclamación y bien fuerte, pero como cuando uno está incomunicado quiere hablar, yo le respondía: `Camilo'; `¡Qué más puh!' y respondía: Salvo; ` y qué erai vos': abogado; ¡pero qué erai políticamente': diputado; ¡de qué partido!: del Radical. Bueno, así era toda la noche, con las mismas preguntas y el mismo diálogo. Al otro día era otro diálogo, preguntaban la fecha y trataban de confundirnos".

"Otras veces se paraban frente a la cama mientras dormíamos y hacían caer sus cascos en la baldosa. Se reían cuando despertábamos asustados, era un juego para ellos. Una vez me perdí, me dijeron que mostrara las muñecas y estaba tan cansado que no sabía a qué muñecas se referían, yo no tenía juguetes ahí, hasta que después de varios gritos y apremios con la metralleta mostré mis manos y muñecas. Supimos después que otro detenido se había cortado las venas y que por eso nos pedían mostrar las muñecas".

"Aprendí a dormir cada 29 minutos, sabía que vendrían y prefería estar despierto, mi mente se acostumbró a sus relojes".

"Estuvimos hasta el 27 de septiembre de 1973 con Anselmo Sule, senador y presidente del PR; Pedro Felipe Ramírez, ministro de Minería de Allende, primer marido de Olaya Tomic quien fue la segunda mujer de Eduardo Díaz Herrera y con quien bautizamos una hija en el campo de concentración; Pascual Barraza y Julio Stuardo. El 27 de septiembre detienen a Luis Corvalán, secretario general del PC y en ese momento nos incomunican a todos y permanecí desde ese día hasta el 24 de noviembre absolutamente incomunicado".

"El 24 de noviembre, junto a Julio Stuardo, Anselmo Sule, Luis Corvalán y Pedro Felipe Ramírez, fuimos subidos a un helicóptero de la FACH que nos trasladó hasta la Escuela de Aviación para ser llevados a Punta Arenas. Desde este destino nos subieron a una barcaza para llegar hasta la Isla Dawson".

LA ISLA TRISTE

La Isla Dawson se ubica en el Estrecho de Magallanes, al extremo sur de Chile, a 100 kilómetros al sur de Punta Arenas. Este pedazo de tierra ha sido testigo de miles de muertes y de abusos a los derechos humanos durante la historia de nuestro país.

En el siglo XIX, la isla fue usada como campo de concentración para los Selkman (Onas) y otros pueblos indígenas. En 1890, el gobierno chileno dio la Isla Dawson en concesión por 20 años a misioneros Salesianos provenientes de Italia, con el fin de educar, cuidar y socializar a los indígenas.

No sería sino hasta 1973 cuando esta isla volvería a oler la sangre de chilenos, quienes fueron mantenidos cautivos en un escalofriante sector cerrado con alambradas y focos hasta octubre de 1974.

* En la Isla Dawson el grupo estuvo 8 meses, hasta el 11 de mayo del `74.

Cerca de 30 destacados políticos involucrados en el derrocado gobierno de la Unidad Popular de Allende fueron enviados a Dawson, después del golpe, junto con unos 200 prisioneros de la localidad.

Entre los detenidos de la UP se encontraba Orlando Letelier, Benjamín Teplinsky, Jaime Tohá, Sergio Bitar y Camilo Salvo.

Dawson, una extensión de tierra de unos 2 mil kilómetros cuadrados, tenía capacidad para mil 500 prisioneros, aunque de acuerdo con información entregada por Cruz Roja Internacional, el 29 de septiembre de 1973, había 99 presos políticos en la isla. Otras cifras hablan de hasta 400 presos recluidos en cuatro barracas.

Los miembros del gobierno de la UP, ministros, senadores o diputados, eran separados de los demás presos, quienes eran obligados a realizar marchas y formaciones militares, hacer ejercicios y realizar trabajos forzosos.

Su trabajo consistía en instalar postes y cables, llenar camiones con bolones, limpiar caminos, excavar canales, acarrear sacos de ripio al trote, y recolectar helechos en descomposición de un pantano, para ser usados como abono.

Simulacros de ejecuciones y acoso generalizado eran prácticas comunes al interior de la isla, donde existían tres categorías de celdas. En el nivel uno el prisionero contaba con ropa y frazadas, en el nivel dos no se le daba frazadas, y en el tres se les negaba acceso a ambas cosas.

MAS SEGURA QUE LA ESCUELA MILITAR

"Para mí el envío a la Isla Dawson era más seguro que estar en la Escuela Militar".

"Llegamos allá y nos metieron en una pieza a los cinco y de pronto siento un golpeteo en la pared desde la pieza contigua. Una voz me preguntó `¿Quiénes son ustedes?, yo soy Osvaldo Puccio, el secretario del Presidente y estoy con mi hijo'. Después le di los nombres de quienes habíamos llegado y al otro día nos presentamos".

Al llegar a Dawson, Salvo comenzó a temer lo que se había cuestionado en un principio, el tiempo de detención. "Pensamos que a quienes no nos fusilaran íbamos a estar ocho o nueve años, lo cual es una cosa histórica. En Grecia, en España, en Portugal y en los campos de Stalin, los presos estuvieron hasta 15 años y claro, después ya surgían las bromas sobre quiénes iban a estar más tiempo y todos decíamos que Lucho Corvalán iba a apagar la luz".

Según el relato de Camilo Salvo, la jefatura de este campo de concentración cambiaba cada dos semanas. "Cada 15 días los carceleros empiezan a hacerse amigos de los presos, por lo que los rotaban. Cuando llegaban se daban cuenta que éramos personas normales, que leíamos mucho. Nosotros celebramos la Navidad y Año Nuevo con un acto en Dawson, con coro y con teatro; éramos personas ligadas a la lectura y al arte".

"Aniceto Rodríguez, subió al escenario y cantó "Si tuviera un martillo", nos fortalecimos con su canto; incluso pasó algo divertido en Año Nuevo, porque llegó el jefe del campo de concentración a darnos un abrazo a cada uno y a desearnos feliz año. Después, típico de militares, nos dio un discurso, donde expuso que todos éramos chilenos, que quería que pronto nos reuniéramos con nuestros seres queridos y termina su discurso diciendo que aquel que nada haya hecho, nada tenía que temer, `na que ver, na que temer'. Esa frase fue blanco de burlas y risas al día siguiente".

PESADILLA

Salvo guarda silencio por un momento y recuerda los gritos y el llanto de los torturados por las noches y la humedad y el frío de este lugar austral. La comida era poca, una mezcla de agua con leche por la mañana acompañada con pan; al almuerzo un plato de lentejas con pan y, por la tarde, otro plato de lentejas con pan, eran los alimentos que componían la dieta diaria.

"Claro que cuando bajaba la marea, mientras trabajábamos cargando arena al camino, nos avalanzábamos a recoger mariscos, sabíamos que teníamos que comer otras cosas si no queríamos debilitarnos y enfermar, así es que aprovechábamos esos momentos".

En medio de estos duros recuerdos, Salvo explicó que la situación más difícil de sobrellevar en Dawson fue la muerte de José Tohá, ministro del Interior de aquel entonces y hermano de Jaime Tohá, actual intendente de la VIII Región.

"Alguien introdujo una radio de onda corta, me imagino que fueron los curas. A las 11 ó 12 de la noche escuchábamos la radio Moscú, con una antena de alambre que sacamos por el tubo de la estufa que quitábamos en el día para que no lo descubrieran; además éramos los encargados de transmitir las noticias a los demás"

"Los que normalmente escuchaban la radio eran Osvaldo Puccio, hijo; Jaime Tohá y yo. Eramos nosotros porque teníamos que tener cuidado que esto no se descubriera, porque aparte de que requisarían la radio, más de alguien sufriría las consecuencias".

"Estábamos a las 17 horas leyendo un poema de García Lorca, mientras Jaime Tohá estaba tapado con una frazada escuchando la radio muy silenciosamente; de pronto Jaime soltó la radio y la frazada y lanzó un sollozo tremendo, un lamento visceral y dijo: "mataron a José", su hermano. Fue terrible, algunos querían salir a enfrentar a la guardia, a generar un choque que podría haber producido muchas muertes, hasta que nos calmamos".

"El jefe del campo reaccionó bien, dijo que en la tarde no formaríamos; porque todos los días formábamos para cantar el himno nacional y otros temas que se le ocurrían al sargento y nos tenía allí de pie muchas horas, así es que bajó la presión. Después le dieron la noticia a Tohá oficialmente".

 

TRABAJOS

El trabajo de los prisioneros era diverso, debían reconstruir la iglesia del lugar, hacer caminos, instalar postes telefónicos y cargar a su regreso troncos en sus hombros, picarlos y hacer leña.

"Ibamos a la orilla del mar a buscar arena para el camino. El primer, segundo y tercer viaje no se notaban, pero después era un dolor espantoso, el frío era terrible, más aún cuando te mojas y no puedes secarte"

"Algunos compañeros que eran diabéticos y gordos sufrieron mucho, además siempre teníamos hambre y no contábamos con medicina en caso de enfermarnos. Soportamos el peor sufrimiento. A veces nos hacían estar de rodillas, encapuchados y con las manos amarradas en la espalda, pero con el tiempo uno le agradece a la vida haber podido salir íntegro de una situación como ésta, porque hay gente que no pudo, personas que no lo lograron".

"Recuerdo que junto a nuestra barraca había otra que estaba a medio construir, bueno, había cuatro, donde se mantenían como 500 personas detenidas, pero se me ocurrió que cada vez que íbamos a buscar la comida, sacáramos un palito de esta construcción y así lo hicimos. Cuando pasábamos, sacábamos un palito, porque sabíamos que se estaba haciendo para traer más gente y un día hubo un fuerte temporal y el viento hizo el resto, desplomó esta construcción. Después nos reíamos, fue una pequeña victoria". 

FORTALEZA

Salvo se detiene por un momento y acaricia un collar que, en su centro, muestra una piedra negra que tiene talladas dos ballenas. "Cuando uno está detenido se enamora más de su mujer y ansía demostrar el amor a sus hijas. Aprendí a tallar piedras, sacábamos alambres gruesos de unos cercos en el campo y fabricábamos una especie de formones, recogíamos piedras en el mar y las tallábamos. Eso servía para mantener ocupada nuestra mente en otras cosas. Se las enviaba a mi esposa a través de personal de la Cruz Roja. Aún en ese sitio vimos gente buena".

La correspondencia que le enviaba su mujer, Patricia del Canto, era previamente censurada y cortada con tijeras en algunos párrafos, lo mismo ocurría con las cartas que le enviaba su hija de cinco años, Patricia Salvo, algunas de ellas también fueron cortadas.

"Era terrible saber que mi correspondencia era leída antes que me la entregaran. Era lo único que me quedaba, lo que me mantenía vivo, mis hijas y mi mujer. Saber que alguien vulneraba eso me provocaba impotencia y mucha rabia, leían las cosas que mi mujer me enviaba, incluso una vez mi mujer me escribió varias veces: te amo, te quiero, te amo, te amo y, un militar, el censor, escribió junto a eso: `señora, si su marido sabe que lo ama'. ¿Te imaginas la rabia?, se metió en esa carta, se metió en el mensaje de mi esposa, ni siquiera era dueño de eso".

DOS AÑOS CAUTIVO

En la Isla Dawson el grupo estuvo 8 meses, hasta el 11 de mayo del `74; de allí Camilo Salvo fue enviado a "Las Melosas", un campo de concentración de Carabineros cercano al Cajón del Maipo, donde recibió la identificación de P-6; de allí fue enviado a "Ritoque", posteriormente fue derivado a la Penitenciaría, después fue llevado a Capuchinos, de allí a "Puchuncaví", para volver después a "Ritoque". Posteriormente fue derivado a "Tres Alamos", para ser expulsado finalmente del país, después de haber permanecido dos años cautivo en distintos campos de concentración.

"Me fui a Suecia, después estuve 14 meses en La Habana y luego me fui a España antes de volver a Chile en 1985".

 

"Son hipócritas que hoy visten trajes"

Frente a la actividad que realizaron varios personajes civiles de la época, Salvo fue enfático. "Acusaron con el dedo a muchos, generaron detenciones de personas que fueron asesinadas, planearon el golpe porque los uniformados ejecutaron, y hoy posan de demócratas. Son hipócritas que hoy visten trajes".

"Creo que la verdad ha ganado la batalla comunicacional, porque incluso en los sectores del periodismo más conservador del país, como es el diario El Mercurio, cadena a la cual pertenece El Diario Austral, dicen que Jarpa es uno de los pocos que no quiere reconocer sus responsabilidades en el golpe; lo dijo El Mercurio".

"Hubo civiles acusadores en todos los pueblos. En Temuco aún hay gente, como le dije, que posa ahora de demócrata y que tuvieron una conducta despiadada hacia nosotros".

Salvo agregó que a su regreso a Chile nadie creyó lo que le había pasado, sobre las torturas o los campos de concentración. "Ni los parientes más cercanos creían lo que había pasado".

PROPUESTA PRESIDENCIAL

Salvo agregó que la propuesta del Presidente Lagos es ajustada a la realidad. "Lógicamente no satisface las aspiraciones de algunos sectores que sufrieron violación a sus derechos humanos en forma sistemática. Creo que en el actual estado, de cómo están las cosas, no es posible ir más allá".

"Hay que tener una fuerza social y política. Los cambios en El Salvador y Nicaragua se hicieron con fuerza y nosotros no fuimos capaces de derrotar por vía de la propuesta social a Pinochet en los años 80 y de ahí surgió el acuerdo democrático y la ruptura pactada".

Agregó que Lagos, con un Parlamento Binominal, sólo puede hacer aquello que es objetivamente posible. "No puede pretender derogar la Ley de Amnistía, porque no va a haber votación para ello y, por lo demás, la Ley de Amnistía en el hecho está derogada, ya que los Tribunales no la están aplicando".

Frente a una posible indemnización a las víctimas, Salvo fue cauto. "Me parece un costo excesivo, considerando que el señor Sergio Onofre Jarpa y Mario Arnello, mentores y autores intelectuales del golpe junto con la CIA, tienen la misma calidad de exonerados políticos que yo y reciben más sueldo y jubilación que yo".

"El señor Jarpa se acogió a la Ley de Exonerados, el señor Arnello también; Gustavo Alessandri igual, es decir, están todos acogidos. No es posible que una serie de frescos en nuestro país gocen de jubilaciones y de una serie de beneficios, en consecuencia que fueron golpistas de primera línea. Hay mucha hipocresía. Los militares son tan culpables como estos civiles".

 

AUN FALTA

Respecto de la tan manoseada y recurrida "reconciliación", el ex alcalde y ex diputado aseveró que falta camino por recorrer, aunque no pierde las esperanzas de que algún día la verdad salga a la luz.

"Cada cosa que ha salido no ha cumplido con las expectativas, como la Comisión Rettig, la Mesa de Diálogo, la Ley de Exonerados o la sentencia de los Tribunales a los que asesinaron a Tucapel Jiménez, a quienes les dieron 10 años, con la que quedamos disconformes. Pero creo que algún día se sabrá la verdad completa. Chile lo necesita".

"Mattei ha desenmascarado a Pinochet en una cosa que sabíamos. Pinochet, el dictador, no estaba dispuesto a entregar el poder y lógicamente no tuvo fuerza al interior de las FF.AA. para forzar la situación. La verdad surgió, tarde, pero surgió".

"Mientras tengamos las FF.AA. como compartimento estanco de la sociedad y que en los institutos militares se enseñen doctrinas que no tienen sentido con la realidad, en el sentido de decirles que es más valiente aquel que se baña con el agua más fría o que pega más, que el no llora; que es más valiente aquel que come excremento, aquel que hace 10 horas de gimnasia, que a los conscriptos hay que vejarlos o levantarlos a las 3 de la mañana para que troten, que hay que meterlos al agua fría; que la mujer del general ningunea a la mujer del coronel y la del coronel ningunea a la del capitán y que la del capitán ningunea a la del teniente; no vamos a tener nunca una sociedad tranquila".

"Menos sabiendo que no hay una derecha democrática que va a ir a golpear los cuarteles en algún momento, como en 1973. Necesitamos militares educados para servir a la patria y no para hacer fuerza de ocupación de su patria, y eso significa un cambio profundo en los institutos militares, donde no se ha podido meter mano; no ha sido posible".

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015