Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Colonia Dignidad  

VII Region

Comision Rettig

La Comisión tomó conocimiento de un cúmulo de información sobre el uso que se habría dado al fundo "El Lavadero"  de propiedad de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, para reclusión y tortura de detenidos políticos durante el período al que se refiere este capítulo.  Este fundo es conocido corrientemente como "Colonia Dignidad" y se encuentra al interior de Parral, a las orillas del río Perquilauquén y el estero El Lavadero, cerca de Catillo.   

                                    En Colonia Dignidad viven varios centenares de personas, la mayoría de ellos de nacionalidad alemana.  La Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad desarrolla variadas actividades agrícolas y comerciales, y de beneficencia, entre ellas la mantención de un hospital y de una escuela, a cuyo financiamiento hace aportes también el Estado.  A lo largo de los años ha habido numerosos incidentes y denuncias públicas sobre el carácter de Colonia Dignidad, sus actividades y su régimen de vida interno.  Estas denuncias han dado lugar a muchos reportajes periodísticos, a debates públicos, a investigaciones parlamentarias y a acciones judiciales de distinto orden.  Al concluirse la redacción de este Informe, se conoció la decisión del Gobierno de cancelar la personalidad jurídica a la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad.

No corresponde a la Comisión pronunciarse sobre puntos o controversias que no caen dentro de su mandato.  Sin embargo, le es ineludible examinar y dar a conocer sus conclusiones respecto de las denuncias acerca del uso que se habría dado a Colonia Dignidad, por algún tipo de acuerdo entre la DINA y los dirigentes de ese lugar, para mantener y torturar allí a presos políticos, y en particular sobre la denuncia de que Colonia Dignidad habría sido el lugar donde se perdió el rastro de algunos de estos presos.  Tal examen y conclusiones forman parte del mandato de la Comisión de dar a conocer no sólo las más graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante el período que cubre este informe, sino también sus antecedentes y circunstancias.

                                     Para el examen de esta materia, la Comisión tuvo a la vista las numerosas declaraciones que se prestaron ante ella, los testimonios y otras pruebas que obran en expedientes judiciales en Chile y en la República Federal de Alemania, otra información documental, y un caudal de antecedentes circunstanciales y referencias de contexto.  La Comisión solicitó por escrito autorización para visitar Colonia Dignidad, pero los dirigentes de la misma la rehusaron, también por escrito.

                                     Ponderados todos los antecedentes, la Comisión ha llegado a las siguientes conclusiones: 

                        -            Está comprobado que hubo diversas relaciones entre la DINA y Colonia Dignidad. Consta que una vez constituida la DINA como "Comisión DINA" a partir de noviembre de 1973, agentes de esta organización utilizaron predios como el fundo "El Lavadero" de la Colonia Dignidad y las hijuelas del antiguo fundo "San Manuel" al interior de Parral para fines de la DINA, sea para la instrucción de sus agentes o con otros fines institucionales.  Consta también que una casa ubicada en calle Ignacio Carrera Pinto, ex calle Unión, N° 262 de Parral, y de la que se sabe que fue utilizada como recinto por la DINA, específicamente para una brigada de inteligencia regional, fue adquirida por la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad por escritura pública del 24 de mayo de 1974, inscrita a su nombre el año siguiente y vendida en 1986. Se sabe también que el Director de la DINA y otros agentes de esa organización visitaron la Colonia Dignidad y parecían mantener cordiales relaciones con sus dirigentes. 

                        -            La Comisión recibió un elevado número de declaraciones de personas que fueron detenidas por la DINA en Santiago y dicen haber sido llevadas en algún momento a Colonia Dignidad y mantenidas allí, cautivas, con la vista vendada, siendo además sometidas a torturas en ese lugar.  También conoció declaraciones de personas que habrían sido detenidas en la zona de Parral o en ciudades no alejadas de esa zona y llevadas a Colonia Dignidad, donde fueron sometidas a similar trato.  Un número significativo de estas declaraciones dan tal razón de sus dichos y son tan circunstanciadas y concordantes entre sí, así como con otros antecedentes, - entre ellos las declaraciones de algunos ex-agentes de la DINA y aun de ex-miembros de la propia Colonia Dignidad -  que no cabe en conciencia dudar de su veracidad.  La Comisión, por tanto, debe al menos concluir que un cierto número de personas detenidas por la DINA efectivamente fueron conducidas a Colonia Dignidad, mantenidas cautivas allí por un tiempo, y algunas de ellas sometidas a tortura, con la participación en estos hechos no sólo de agentes de la DINA sino también de personas que vivían en ese predio.

                         -            La Comisión recibió asimismo algunas denuncias específicas sobre detenidos desaparecidos (aparte de aquéllos que estuvieron detenidos solamente por un tiempo en Colonia Dignidad) cuyo rastro se habría perdido definitivamente en Colonia Dignidad.  Sin perjuicio de que algunos de estos casos la Comisión efectivamente los considere detenidos desaparecidos, y de existir indicios de que pudieron haber sido llevados a Colonia Dignidad luego de su aprehensión, sólo del detenido Alvaro Vallejos Villagrán puede afirmar en conciencia que desapareció definitivamente luego de su traslado a Colonia Dignidad.

                       -            La Comisión también ha tomado nota de que otras fuentes, incluso del extranjero, han llegado asimismo a la conclusión de que Colonia Dignidad habría sido al menos utilizada como un centro de detención de presos políticos.  Entre estas fuentes se encuentran voceros del Gobierno de la República Federal de Alemania y el Grupo de Trabajo sobre Desaparición Forzada de Personas de las Naciones Unidas.  Sin embargo, la Comisión ha basado sus propias conclusiones en la evidencia que pudo examinar directamente. 

(Informe Rettig)


La Nacion

1997

Colonia Dignidad: el último enigma

Es un extraño grupo de alemanes dirigido por un ex soldado nazi. Se instalaron en la cordillera en 1961 y, desde entonces, viven secretamente en una ciudadela protegida por alarmas y cercos electrificados. Se manejan con policía y leyes propias; se los acusa de violaciones, evasión fiscal y torturas a presos políticos. Y tienen un arsenal como para resistir cualquier invasión.

La ruta nacional 5, que enhebra a Chile de norte a sur, ha quedado atrás en el pueblo de Parral, trescientos veinte kilómetros al sur de Santiago. El camino de ripio que sale a la izquierda da vueltas interminables para sortear los riachos crecidos por los deshielos. A un lado y al otro, casas miserables, ranchos pobres y fundos pequeños sembrados con arrozales. Al frente, semicubiertos por las nubes, los picos altos de la Cordillera del Viento. Tras ellos, del lado argentino, está el límite entre las provincias de Mendoza y Neuquén.

El auto avanza entre una nube de polvo y de un momento para el otro, sin nada que lo anuncie, el paisaje empieza a cambiar. El camino se mete en la precordillera y a los costados se levantan cerros cubiertos de pinos. A izquierda y derecha, de pronto, algo rompe el paisaje: es un cerco de alambre de más de dos metros de alto, sostenido por postes de hormigón. Cabras monteses y ciervos axis, protegidos por el cerco, pastorean entre los pinos.

Cuarenta kilómetros después de haber dejado la ruta 5, el camino hace una amplia curva a la derecha, y literalmente acaba en una escenografía fuera de lugar. Hay una piedra enorme que parece un menhir en la que se han tallado las palabras "Villa Baviera", un inexplicable portón de hierro accionado eléctricamente, una caseta de vigilancia con vidrios espejados que no dejan ver hacia adentro, y dos banderas: una de Chile y la otra negra, inmensa, sin dibujos ni inscripciones. A la izquierda del portón, una carpa gigante, blanca y vacía, con graffiti escritos a mano entre los que destaca uno: "Vigilia del dolor por Dignidad".

¿Qué hay al otro lado de ese portón insólito e infranqueable en medio de la cordillera? Nadie lo sabe con exactitud. Y ahora que Chile ha consolidado su crecimiento económico, que su seleccionado de fútbol se ha clasificado para el Mundial de Francia y que un senil Augusto Pinochet Ugarte ha decidido comenzar a ser senador vitalicio a los ochenta y dos años, tal vez el único enigma que les quede a los chilenos sea el que subsiste detrás de ese alambrado.

Tratando de descifrarlo se les han pasado ya treinta y seis años, y el misterio que sobrevuela Villa Baviera, que hasta no hace mucho se llamó Colonia Dignidad, sigue siendo tan pesado y espeso como un nubarrón de tormenta.

¿Es una secta dirigida por un loco mesiánico degenerado? ¿Un lugar donde científicos desquiciados intentan manipulaciones genéticas? ¿Un gigantesco campo de concentración, con mano de obra esclava? ¿Un refugio de viejos nazis nostálgicos? ¿Una secretísima fábrica de armas? ¿Un centro de torturas que sirvió bien a la última dictadura chilena?

Todo esto, y más, se dice a media voz sobre la Colonia. Para tratarse de una entidad que, como rezan sus estatutos, fue fundada para ayudar a los huérfanos, parecen sospechas excesivas. ¿Y entonces? ¿Qué hay en realidad detrás de ese portón que nadie puede franquear?

La Biblia en el fin del mundo

La Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad (tal su pomposo nombre completo) fue fundada en Chile en los últimos días de 1961 por un grupo de inmigrantes alemanes que obedecían a un hombre taciturno y tuerto, Paul Schafer Schneider, que había nacido en Siegburg, cerca de Bonn, en 1921, y había sido sargento del ejército de su país en los últimos días de la guerra.

Schafer, por entonces, se presentaba como psicólogo y ejercía sobre el grupo un liderazgo indiscutido, basado presuntamente en sus condiciones de predicador. Con una Biblia en la mano y una Walther PPK en la cintura, había conseguido que el gobierno del presidente Jorge Alessandri le otorgara personería jurídica y eximisión de impuestos en septiembre de 1961, y se bahía instalado en un fundo de la VIII Región, al pie de la cordillera, para ayudar desde allí a los huérfanos del terremoto de 1960, que había dejado en Chile 5700 m muertos y tres millones personas sin hogar. De confesión han dirigido por Schäfer acólitos llamaban Doctor") formaba parte de secta religiosa denominada Private Social Mission, que había sido fundada en Alemania en los primeros años de la posguerra. Los alemanes que llegaron a Chile en un avión de Aerolíneas Argentinas en julio de 1961 eran en su mayoría ex combatientes de los ejércitos del Tercer Reich, viudas de soldados y de oficiales muertos durante la guerra, y una veintena de niños de entre seis y doce años.

La prehistoria de Schäfer no había despertado sospechas alas autoridades chilenas, y tal vez fue ése el primer error que se cometió: el predicador había sido expulsado de todas las congregaciones que integró en Alemania, acusado de abuso de menores y sospechado de apropiación ilícita de los hijos de las parejas que formaban sus grupos. Los delitos le habían valido dos pedidos de captura , y cuan do Regó a Chile, Paul Schäfer era un prófugo de la justicia alemana.

Con ese pasado a cuestas, El Tío y sus seguidores se instalaron en el fundo de la cordillera, siguieron leyendo la Biblia rodeados de niños, y comenzaron una tarea que aún no parece haber terminado: convertir el páramo que habitaban en un vergel, y transformar los cerros áridos en bosques de pinos. Sin embargo, la vida en la Colonia no era tan apacible y bucólica como parecía, y las primeras denuncias no tardarían en estallar.

Escape de la Colonia

El primer capítulo de la saga ocurrió en marzo de 1966, cuando un muchacho rubio que apenas hablaba español Regó al Departamento de Extranjería de la Policía de Investigaciones de Santiago y le dijo al prefecto Hugo Villegas Garín: "Soy un fugitivo de la Colonia Dignidad". Contó una historia que, hasta en sus detalles, iba a repetirse hasta hoy.

El muchacho se llamaba Wolfgang Müller, tenía veintiún años, y la que contó fue sobre todo una historia de violaciones y abuso de menores que tenía por protagonista a Paul Schäfer. Pero Müller también dio detalles sobre la vida dentro de la Colonia.

Dijo que allí la gente trabajaba desde las 6 de la mañana hasta las 8 de la noche; que estaban prohibidas las relaciones sexuales, excepto para el jefe, que bañaba personalmente a los niños; que a los más díscolos se los vestía de rojo durante el día y de blanco por las noches, para que fueran fácilmente distinguibles; que estaba prohibido hablar; que se castigaba o premiaba a los colonos reduciéndoles o aumentándoles las raciones de comida, y que los trabajadores no percibían sueldo.

Müller contó igualmente que El Tío Schäfer lo había violado por primera vez a las seis horas de conocerlo, Y que su propia madre había desaparecido en el interior de la Colonia, donde la habían juzgado loca. El había intentado dos tu gas antes de ésa, dijo, pero las dos veces había sido recapturado por brigadas punitivas que salían de Dignidad a rastrear a los internos que se escapaban.

El policía Villegas Garín, ahora de setenta y nueve años y jubilado hace treinta, recuerda así su investigación del caso: -Cuando escuchó el testimonio del muchacho, viajé a la Colonia para interrogar a Schäfer. Me recibió en un salón, con una pistola Walther al cinto y doce guardaespaldas. Negó las acusaciones, me dijo que Müller era sólo un muchacho rebelde que no se ajustaba a la disciplina, y cuando yo le pedí más precisiones me dijo que no entendía el castellano. Era un tipo escurridizo y hábil, y no le pude sacar nada más.

Pese a la buena voluntad del policía, el affaire Müller tuvo un final fantástico: mientras Schäfer fue absuelto, él fue condenado a cinco años de cárcel por robar la mula que usó para huir, y que dejó en una estación de servicio con un cartel que decía "Propiedad de Colonia Dignidad" en el apero.

Había empezado a funcionar una red de protección que dos años más tarde, en 1968, adquiriría estatus judicial: una comisión investigadora, encargada de indagar sobre las fugas de Müller y otras que le siguieron, rechazó todas las acusaciones que se habían hecho contra la Colonia, reprochó severamente a quienes las habían formulado y concluyó que Dignidad "cumple cabalmente sus objetivos benéficos, y su organización de vida y trabajo no vulnera en forma alguna la ley, la moral o las buenas costumbres".

El señor Schäfer Schneider ya había abierto su paraguas, y aun con la paz rota y el paraíso privado hecho añicos, él y los suyos se encerraron en sí mismos y decidieron capear el temporal que se abatía sobre ellos. Tenían a favor una cobertura política que había empezado a dar resultados, y una acción social que, aunque no era intensa, les granjeaba amigos: tres años antes de que estallara el escándalo habían creado un hospital ambulante, una escuela pública, y conectado los primeros teléfonos en la región. Los chilenos pobres de la zona los veían como sus benefactores.

Amigos son los amigos

El aspecto más curioso que presenta hoy la ex Colonia Dignidad es su capacidad para sobrevivir a un estado de sospecha que ya lleva treinta y seis años o, medido en tiempos políticos, cinco presidencias constitucionales y una dictadura militar. Fundada durante la gestión de Jorge Alessandri, se mantuvo a flote durante los mandatos de Eduardo Frei padre, Salvador Allende, Augusto Pinochet, Patricio Aylwin y el actual presidente, Eduardo Frei hijo.

Semejante supervivencia, aunque tuvo épocas más apacibles que otras, parece obedecer a una razón fundamental: la Colonia buscó y obtuvo la protección del partido militar, la única fuerza que en el Chile actual no se investiga, no se discute y hasta tiene representación parlamentaria.

Los primeros contactos de Schäfer, Hermann Schmidt y otros dirigentes de Dignidad con los militares chilenos datan de los últimos meses de 1972. Eran tiempos en que la reforma agraria y el programa socialista de Salvador Allende provocaban escozores, y algunos uniformados y civiles que hubieran querido estarlo soñaban con el derrocamiento.

Uno de esos civiles era Roberto Thieme, del grupo ultraderechista Patria y Libertad. En una entrevista concedida al diario La Segunda en junio último, Thieme recordaba así su primera visita a los alemanes de Parral: "Paul Schäfer estaba con un hombre al que le decían «el doctor». Hicimos un análisis de cuál era el planteamiento de Patria y Libertad, y naturalmente encontramos puntos coincidentes".

El análisis de Thieme sobre las motivaciones de los colonos es un tanto ingenuo: "Ese fundo que era un pedregal lo convirtieron en un vergel. Ya estaban tomados todos los fondos vecinos de la zona. Así fue que estos alemanes, muchos ex combatientes de la guerra que habían perdido todo y llegaron a Parral a construir un mundo propio [ ... ], se sintieron amenazados por el régimen de Allende".

Desde ese primer contacto previo al golpe de septiembre de 1973, hasta la entrega del poder de Augusto Pinochet, en marzo de 1990, la Colonia estuvo virtualmente militarizada y funcionó, según consta a organismos como la Vicaría de Solidaridad del arzobispado chileno y Amnesty Internacional, como un centro clandestino de detención y tortura.

Se dice que cuando el general Manuel Contreras, otrora hombre fuerte de la policía política y hoy detenido, llegaba a la Colonia, la orquesta del campamento tocaba para él la "Marcha triunfal" de Aída. Los testimonios de ex presos políticos coinciden en afirmar que allí torturaban chilenos dirigidos por alemanes, y un ex represor arrepentido confesó en 1977, pocos días antes de ser asesinado, que en aquel momento había en Dignidad ciento doce "desaparecidos" * Cuando Amnesty y la Vicaría de Solidaridad publicaron la denuncia donde aseguraban que "en la Colonia, prisioneros políticos son expuestos a torturas desarrolladas con métodos científicos que incluyen un test psicológico y la aplicación de electricidad cuyo voltaje varía según la zona del cuerpo en que es aplicada", Dignidad se declaró indignada y los demandó por calumnias e injurias ante un tribunal de Bonn. Veinte años más tarde, hace apenas un mes y medio, la fiscalía de esa ciudad rechazó la querella y determinó que en la denuncia no había habido injurias.

Nadie lo sabe todo

Parece mucho pero es muy poco lo que se sabe sobre esta colonia extraña, enclavada en un paraje casi inaccesible a sólo quince kilómetros de la frontera con la Argentina. Lo único cierto, judicialmente cierto, es apenas un puñado de datos escalofriantes: allí adentro funcionó un centro de detención clandestino, y todavía hoy se tortura, se viola a menores, se mantienen esclavos para trabajar los en los campos, se oculta un arsenal cuya sofisticación y magnitud nadie puede precisar, y el predio está rigurosamente vedado a toda persona ajena a la villa, sean curiosos, periodistas, jueces, policías o funcionarios.

Algunos de estos datos se conocieron en marzo de 1985, cuando el matrimonio formado por Lotti y Georg Packmor logró fugar de Dignidad. Lotti había sido la encargada de manejar las instalaciones electrónicas de la Colonia, y su testimonio resultó sorprendente.

Protegida por la embajada alemana en Santiago, contó que en los caminos interiores y de acceso al enclave están instalados sensores de luces y aparatos de escucha que permiten saber quién se acerca a la Colonia o quién se mueve dentro de ella. También habló de túneles construidos en hierro y cemento donde se guardan víveres, armas y municiones, y de unos pilares móviles de concreto que pueden inutilizar en segundos la pista de aterrizaje del predio.

"Hay entrenamientos constantes" dijo su esposo, Georg. "En caso de emergencia Paul Schäfer da la alarma, y cada colono debe dirigirse al lugar que le asignó. Algunos tienen funciones de apoyo y otros funciones militares. Ellos siempre piensan que los van a atacar". El matrimonio dijo que existen áreas minadas dentro de la Colonia, y almacenes donde hay granadas, fusiles y ametralladoras.

Georg Packmor, además, reconoció haber sido el encargado de comprar en Concepción, una ciudad distante doscientos kilómetros de Dignidad, telas para fabricar los uniformes militares con que Schäfer viste a sus hombres.

Lo más curioso que contó la pareja fue que dentro de la Colonia hay zonas de acceso vedado, y que ninguno de los que viven allí, con excepción de los jefes, conoce todo el lugar o traspone todas las puertas. "Hay áreas restringidas rodeadas de trampas", dijeron, "que Schäfer llama «peajes». Si se trasponen ciertos límites, se activan mecanismos de púas que atraviesan las piernas, o barras de hierro que golpean las cabezas."

Las denuncias de los Packmor, hoy refugiados en Canadá, inquietaron definitivamente a las autoridades alemanas, y el gobierno de Bonn decidió tomar cartas formales en el asunto. La red de protección a Colonia Dignidad empezaría a vacilar a comienzos de 1990.

El principio del fin

El 13 de marzo de 1990, dos días después de tomar la banda que le entregaba Augusto Pinochet, el presidente Patricio Aylwin recibió en su despacho de La Moneda al ex mandatario alemán Walter Schell. Aylwin, el primer presidente constitucional después de diecisiete años de dictadura, fue terminante: "Ahora estoy en condiciones de hacer como gobierno lo que no pude como senador. No puede haber en Chile un lugar que no se someta a las leyes chilenas".

Once meses más tarde, el 31 de enero de 1991, el decreto 143 declaraba disuelta la personería jurídica de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, y disponía que sus bienes y patrimonio pasaran a ser administrados por la Corporación Metodista. Comenzaba entonces una batalla legal que aún no ha terminado, y las primeras escaramuzas ocurrirían en los días siguientes.

El doctor Harmut Hopp, en representación de los colonos, fue el primero en mover sus piezas, y presentó en el Ministerio de Justicia un inventario de bienes que resultaba ridículo y que a juicio de Marta Woerner, hoy diputada y entonces representante del Ministerio, " no contenía más que jeringas y pinzas, cosas que no valían más de diez mil pesos (25 dólares) ".

La argucia legal se basaba en que, al momento de la firma del decreto, Dignidad estaba acogida a las franquicias tributarias y aduaneras como entidad de beneficencia, y no llevaba contabilidad técnica, no hacía declaraciones anuales de impuesto a la renta y realizaba importaciones exentas de derechos. Además, a los chilenos que trabajaban para la Colonia no se los consideraba trabajadores sino socios que aportaban su servicio, y por tanto no se les pagaban sueldos ni cargas sociales.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) también avanzó sobre Dignidad por no presentar declaración tributaría, usar procedimientos dolosos para evadir impuestos, obtener beneficios tributarios improcedentes y realizar actividades ajenas a los fines estatutarios. Al embate se sumó el Servicio de Salud, que puso término al convenio de financiación del hospital, y una comisión interministerial que determinaría que "los líderes [de Dignidad] ejercen poderes sobre sus miembros hasta el punto de determinar las necesidades del grupo en materia de habitación, alimentación, vestuario, educación, salud y recreación, limitando, en todo sentido, las libertades de los asociados y transgrediendo las leyes, el orden público y las buenas costumbres".

Fue una avanzada severa pero no carente de obstáculos: desde que se había firmado el decreto de cancelación de la personería jurídica, diecisiete senadores de la derecha se habían opuesto a su instrumentación.

Un secreto bajo siete llaves

Aunque un juez ha pedido su captura, para la justicia chilena Paul Schäfer Schneider, el hombre tuerto de setenta y seis años al que llaman Tío Paul, está muerto desde 1985. Así lo asegura, al menos, un certificado de defunción firmado por el doctor Harmut Hopp, el médico de la Colonia.

El juez que busca a este fantasma se llama Hernán González, tiene cuarenta y tres años y ha establecido su despacho en el Juzgado de Letras de Parral, un edificio severo de dos plantas, al lado de la Gendarmería. González viene dos veces por semana desde Santiago en su pequeño auto, y un policía de civil es su única custodia.

Su búsqueda de Schäfer es por las acusaciones de abusos deshonestos que pesan sobre él. Lo curioso es que las acusaciones continuaron después de su presunta muerte, porque Schäfer seguía de lo más vivo. Quienes lo acusaron la última vez fueron Tobías Muller (de veinticuatro años) y Zalo Luna (de dieciocho), fugados de Dignidad el pasado 26 de julio.

Con una orden de detención y asistido por doscientos efectivos que llegaron en camiones, tanquetas y jeeps, el juez González allanó nueve veces Colonia Dignidad pero nunca obtuvo resultados. Las filmaciones de los procedimientos hechas por la televisión chilena tal vez puedan explicar el fracaso: en ellas se ve cómo los policías se cuadraban ante los dirigentes de Dignidad en el portón del predio, y cómo, para estupefacción del juez, pedían permiso para realizar el allanamiento.

La última requisa ocurrió el 1° de noviembre. Ese día, González y sus asistentes recorrieron a pie algunos edificios del interior de la Colonia, se arriesgaron veinte metros por un túnel que acababa en una puerta blindada e infranqueable, escucharon las explicaciones de que Schäfer no estaba allí, y regresaron a Parral con las manos vacías. Antes, tuvieron que soportar que los niños se acostaran en el suelo, impidiendo avanzar a los vehículos policiales, y que colonos adultos, uniformemente vestidos de gris, les gritaran y los insultaran casi en la cara.

Al juez Hernán González, dicen en Parral, le quedó un dejo de frustración después del allanamiento. No pudo verificar lo que sospechaba: que el Tío Paul estaba atrincherado en un bunker bajo un bosque de pinos, protegido por un grupo de custodia altamente entrenado, y que seguía dando órdenes, pistola al cinto y Biblia en la mano, rodeado por sus chicos preferidos.

De regreso en su despacho, encerrado y con la corbata floja, debe de haber sentido que la ausencia de Schäfer era la presencia del misterio, y que el secreto de Colonia Dignidad, sea cual fuere, aún sigue guardado bajo siete llave

Negocios

Despojada desde 1991 de sus prerrogativas como presunta sociedad de beneficencia, los dirigentes de Colonia Dignidad no perdieron el tiempo y comenzaron a transferir rápidamente sus capitales y bienes a empresas privadas. Siguiendo un procedimiento idéntico al que habían utilizado los jerarcas nazis en los últimos meses de la guerra, los alemanes de la Colonia fundaron algunas sociedades y engrosaron con capital otras que ya estaban en funcionamiento. Actualmente, a través de una treintena de testaferros alemanes y chilenos, la Colonia participa de ciento cuatro empresas de distintos rubros, que van desde la construcción hasta las megacadenas de supermercados, pasando por minas de uranio y titanio, inmobiliarias y flotas de transporte, constituyéndose así en un grupo financiero capaz de influir en la economía del país.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) la tiene en la mira porque sospecha que las transferencias fueron ilegales, e investiga la situación patrimonial de algunos colonos, que a partir de 1991 ha crecido desmesuradamente. Algunas de las empresas de las que participa la Colonia Dignidad actúan en la región de Parral; otras, en Santiago, y otras, en el orden nacional y aun en el exterior.

Algunas de las firmas presididas por miembros de la Colonia que actualmente están siendo investigadas, son: Abratec (gastronomía; presidente, Gerd Seewald; secretario, Hans Jurgens Blanck); Litral (campos y bienes raíces); Agripalma (inmobiliaria; presidente, Manfred Schmidtke); Bardana (inmobiliaria; presidente, Brigitte Kraham); Cinaglosa (inmobiliaria) y Cerro Florido (bienes raíces, cuyo directorio integran Harmut Hopp, Kurt Schnellenkamp, Albert Schrieber, Rudolph Collen, Erika Heimann y Sigfried Hoffmann).


Zonaimapcto.cl

28 de Julio 2003

Estremecedores testimonios de víctimas de la tortura en Colonia Dignidad

En las 12 mil hectáreas del enclave germano de Parral fueron inhumados los restos de detenidos desaparecidos. Augusto Pinochet fue recibido en 1974 y estableció vínculos de amistad con Paul Schäfer, al igual que el ex general Manuel Contreras, quien fue visitante asiduo del vigilado recinto. Ahí el grupo terrorista "Patria y Libertad" se entrenó para actos de sabotaje. En el fundo "El Lavadero" se torturó y se enseñó a torturar. La Colonia colaboró en los preparativos de una eventual guerra con Argentina y estuvo mezclada en forma clandestina con todo el pasado oscuro y no confesado de la dictadura. "El Periodista" revela la vinculación ideológica, política y de complicidad del denominado "Estado dentro del Estado" con las páginas más negras del régimen que gobernó Chile por 17 años con "manu militarii".
Bautizada "Villa Baviera" por el ex jefe de la DINA Manuel Contreras, constituye un eslabón para el esclarecimiento de los delitos cometidos por la DINA entre 1973 y 1976 en la fortaleza protegida por modernos sistemas de detección y control. Alambradas de púas electrificadas, sensores de presión enterrados en la tierra, equipos de luz infrarroja para detectar en la oscuridad, autos silenciosos y perros entrenados.
Este aislamiento fue roto en los años que siguieron al ascenso al gobierno de Salvador Allende. Los colonos se sintieron amenazados. Pensaban que Allende los expropiaría y vieron con espanto que el fantasma del comunismo se había apoderado de Chile. Los vínculos con el grupo armado Patria y Libertad fueron estrechos. La Colonia ofrecía a los miembros del grupo toda clase de facilidades y la ley del secreto. Ahí podían reunirse a planificar sus actos de sabotaje y acciones nacionalistas. Después del golpe de 1973 estos vínculos se extendieron al nuevo gobierno militar.
Entonces llegó la DINA. El organismo policial con facultades ejecutivas para detener, torturar y eliminar a los partidarios del Gobierno derrocado y a quienes se opusieran a la Junta militar encontró en la Colonia un socio eficaz. Su aislamiento también servía a los fines de su primer director, el coronel Manuel Contreras.
Los detenidos en Colonia Dignidad fueron de diferentes tipos. Unos 30 mineros del carbón de Lota y Coronel fueron concentrados en el enclave. En 1975 fueron detenidos dirigentes políticos y sindicales de la zona de Parral y Linares. Cuando el sistema de represión se fue perfeccionando y los jerarcas de la DINA comprendieron que era necesario saber torturar en los interrogatorios, la Colonia comenzó a servir de lugar de entrenamiento. A los interrogatorios asistía un brasileño que daba las órdenes, explicaba los métodos y monitoreaba las sesiones de tortura.
"La tortura comenzó con electroshocks”
Al respecto, el ex detenido Erick Zott declaró en Alemania ante la organización Amnistía Internacional.
"Las preguntas eran hechas en forma rápida por tres o cuatro personas. Una de ellas hablaba con un fuerte acento portugués que luego repetía en castellano. Luego de una pausa de 8 a 11 horas comenzó la tortura. Me pusieron en una reja de hierro, la lana mojada que me pusieron en los oídos la sacaron y me mantuvieron encapuchado con un casco de cuero y con los ojos pegados con cinta adhesiva.
"La tortura comenzó con electroshocks y fue mucho más científica a la que estábamos acostumbrados. Tuve la impresión que la intensidad de la corriente estaba regulada de acuerdo a los órganos en que se aplicaba, en especial en el corazón, el pecho, en los genitales, el pene, los testículos o el ano. Y en forma muy dolorosa en relación a la cabeza: boca, dientes, ojos, oídos y sienes.
"Todo duraba una hora o una hora y media en forma muy fuerte e intensiva. Luego me metieron en un cajón en el cual apenas cabía. Luego lo taparon y comenzaron a golpear el cajón por todos lados y a darle vueltas. Adentro se escuchaban los golpes muy fuertemente. Los huesos dolían, todo el cuerpo. Las vueltas estaban destinadas a dar una sensación de mareo.
"Yo no cabía en el cajón y prácticamente las rodillas las tenía en la cara. Era completamente incómodo y doloroso. Todo el procedimiento duró mucho. No sé cuanto exactamente ya que en el cajón se pierde todo sentido de la orientación espacial o del tiempo. Pienso que esta forma de tortura está destinada a quebrar a la persona y destruirle la personalidad. Luego me sacaron del cajón. Me amarraron en el catre de hierro. Me mojaron completamente y me torturaron con electricidad nuevamente".
Un brasileño despiadado
Luis Peebles fue otro de los torturados en Colonia Dignidad, quien narró su traumática experiencia: "Me sacaron de la celda. Me ataron las manos y me pusieron un pantalón y una camisa, pero no zapatos. Cuando traté de ponerme los zapatos, oí por primera vez la voz con el acento extraño, el que me pareció provenir de un hombre corpulento grande. No sé si era realmente corpulento, pero era más alto que yo. Cuando me prohibió con ese acento raro que me pusiera los zapatos y me torció los brazos en la espalda, me tomó como un niño en el aire. Luego dijo dos o tres palabras en portugués a otra persona y luego algunas pocas palabras en castellano. Era evidentemente portugués o brasileño. Cuando una vez la venda se me corrió durante el interrogatorio lo pude ver por unos momentos. Afeitado, sin bigote, piel oscura, entre 40 y 50 años, ojos caídos, labios delgados, daba la impresión de ser un tipo duro.
"Caminamos por un pasillo, luego de aproximadamente 20 pasos entramos en una pieza. Ahí me amarraron a la "parrilla" y comenzó un interrogatorio de unas seis horas. El interrogatorio en la "parrilla" opera de la siguiente manera: se atan los pies con anillos de metal al catre. Pegan con cinta adhesiva unos alambres muy finos en las muñecas, los tobillos, los muslos, los genitales, el pecho y la garganta. Estos alambres reciben descargas de corriente alternativamente. Se siente el golpe eléctrico en el pecho, luego en un tobillo duele más que en el otro.
"Mientras ocurría se me golpeaba con una especie de barra de goma que me daba más golpes de corriente. También usan una especie de aguja que también daba golpes de corriente. Otro instrumento terminaba en una especie de pinza que yo tenía la impresión de que picaba. Otro contacto terminaba en una especie de masa pegajosa que se pegaba en los dientes, en los ojos, en la boca y bajo la lengua. A veces cuando yo gritaba me la introducían en la garganta. También tenía contactos en el ano, muy profundamente en el canal urinario y bajo las uñas.
"El interrogatorio comenzó con golpes de corriente para aterrorizar y el jefe, conductor del camión - después supe que se trataba del Corona, coronel de la DINA - me dijo: "te daremos 20 preguntas". Durante todo el interrogatorio hubo gente detrás de mi cabeza. Esto es importante: durante el interrogatorio doblé el catre por la mitad, a pesar de que tenía un marco de metal.
"Me puedo acordar que luego del primer interrogatorio me llevaron a una pieza en la cual hacían copias a máquina de mis declaraciones que estaban grabadas en tres cintas. Marcia Merino (La "Flaca Alejandra", exmiembro del MIR que se pasó a la DINA) escribía en una máquina de escribir.
"Finalmente llegó el último interrogatorio. El lugar y el método cambiaron. Me desnudaron y me metieron en un cajón. Tenía más o menos un metro cúbico de tamaño. Tuve que doblarme completamente. Golpearon el cajón con palos mientras lo hacían girar colgado de un cable. Lo tiraban de un lado para otro. A veces se detenían un momento, en ese momento tenía los pies en el aire. Dos o tres veces me sacaron del cajón y siempre en muy mal estado. Perdí el conocimiento varias veces y entonces me tiraban agua caliente o fría o ambas alternadamente.
"Finalmente me pusieron una bolsa de plástico en la cabeza y me metieron en el cajón cabeza abajo. Los tipos dijeron que se iban y yo tenía que pensar si les pensaba decir la verdad. En el cajón había una rendija por la que yo podía mirar y la venda se me había corrido. Vi a un tipo que fumaba y leía. Creí que me encontraba en una pieza de la calefacción o algo así. Había un ruido permanente de motor (el ruido fue claramente identificado como el que produce el generador de la Colonia Dignidad en la investigación posterior). Por sobre mi cabeza se escucharon pasos amortiguados. Siempre tuve la sensación de estar en un subterráneo grande de una casa", declaró Luis Peebles.
Una mujer torturada
Adriana Bórquez fue otra de las víctimas de la represión dentro del enclave germano: "Yo creo que estuve en la Colonia Dignidad porque hubo visitas que hablaban alemán en mi celda. Parecía ser gente de mando y se mostraban interesados en saber como operaba el tratamiento en una mujer.
"Apenas llegué al lugar comenzaron los interrogatorios. Me ofrecieron un cigarrillo y me amenazaron veladamente. Dos horas después me interrogaron nuevamente. Me insultaron, me sentaron en una silla y me dieron golpes de corriente leves con la exigencia de dar nombres de compañeros de mi partido y otros contactos y actividades en las que hubiese estado comprometida.
"Unas horas después me interrogaron nuevamente. Me trataron mucho más mal. Apenas entré en el lugar me insultaron. Me ataron a un catre y me dieron golpes eléctricos en el pecho y en la vagina y en todo el cuerpo. Fui torturada por largo tiempo y con una intensidad creciente. Cuando gritaba uno me ponía un paño húmedo en la boca. La tortura duró mucho y me llevó a perder el control sobre los esfínteres, pero la conciencia no la perdí nunca completamente. No me podía parar y caía al suelo donde me seguían golpeando e insultando.
"Pasadas 24 horas fui llevada nuevamente al interrogatorio. Me tuvieron que llevar porque no podía andar. Fui nuevamente tratada con electricidad en los genitales, en el pecho y en todo el cuerpo, esta vez con algo en la boca que me causaba un dolor muy fuerte. Perdí el conocimiento y desperté en la celda. Después me obligaron a tomar cinco tabletas que me hicieron dormir inmediatamente. Poco antes de tomar las tabletas vino un médico y trató de hipnotizarme. Desperté en mi celda y allí fui interrogada por un médico. Creo que estuve 4 días bajo la influencia de las drogas.
"El guardia me trajo un día un pudding en un plato que tenía un borde dorado como porcelana fina y en el fondo decía "Bavaria" y el nombre de la fábrica que terminaba en "endorf". También vi una cuchara de té en la cual estaba grabada la frase "Weihnachten 1958".
"En otra ocasión estuvo de visita otro hombre que era el jefe de la DINA en Cauquenes. Cuando entró y antes de ingresar a mi celda, dijo: "de Cauquenes a Parral vine con el Vía Sur, los cerdos no me enviaron ningún auto y tuve que venirme a la Colonia a pie".
Hasta aquí el informe de Amnistía Internacional que es completado con las declaraciones de un prisionero que aseguró haber sido interrogado en presencia de dos médicos alemanes ya que pudo verlos. Se trataba de una mujer y de un hombre, ambos con delantal blanco. La descripción que hace el hombre coincide con el doctor Harmut Hopp y la doctora Gisela Gruhlko de Seewald.
En la Comisión de Derechos Humanos y Ayuda Humanitaria del Parlamento Alemán (Bundestag), en la audiencia del 22 de febrero de 1988, el vicepresidente de la Comisión, diputado Schmude preguntó a la testigo Lotti Packmoor "a Ud. se le preguntó acerca de una cuchara con una grabación que decía "Weinachten 1958" ¿Se recuerda de algo así?. La testigo respondió:
"Hay muchos cubiertos en el fundo que llevan el grabado "Weinachten 1958". Provienen de Alemania, de la Iglesia Bautista de Gronau. Las familias que emigraron a Chile entregaron todos sus enseres. De estos cubiertos hay gran cantidad en el fundo."
Encapuchado del Estadio Nacional
En un dramático informe entregado en la Vicaría de la Solidaridad, Juan René Muñoz Alarcón reveló lo que ocurría en Colonia Dignidad mientras Erick Zott; Luis Peebles y Adriana Bórquez eran interrogados allí. Muñoz Alarcón fue integrante de la directiva de la Federación de los Trabajadores del Cobre y renunció al Partido Socialista en 1973, antes del golpe.
Según propia declaración sus compañeros del partido lo persiguieron por esa causa y buscó refugio en casa de un militante derechista y posteriormente fue reclutado por la DINA y delató a sus ex compañeros en el Estadio Nacional. Fue el famoso "Encapuchado del Estadio", que pasaba por las filas de los prisioneros y al que señalaba era sacado y casi siempre era ejecutado.
Luego de relatar como fue reclutado en la DINA y manifestar su arrepentimiento y horror por los métodos que había conocido y en los que había participado activamente, relató:
"Se me puso en libertad con condición de cooperar; se me llevó a la Colonia Dignidad, al interior de Parral. Ahí funciona un centro de adiestramiento de la Inteligencia Nacional regido por alemanes, pero nacionalizados chilenos. Son antiguos alemanes que arrancaron de la guerra. Tienen un verdadero regimiento en la Colonia Dignidad, donde hay un hospital que tiene todos los adelantos, donde se cuenta con aviones-ambulancia; aviones-correo y con cárceles subterráneas. Ahí se me preparó para interrogar gente y hacer tareas de cotrainteligencia: se me pidió que me reincorporara a la clandestinidad del Partido para aparentar ser uno de ellos. Desgraciadamente esto no pude hacerlo porque yo estaba muy quemado".
El "Encapuchado del Estadio" se refiere nuevamente a los detenidos en Colonia Dignidad cuando dice: "He participado en la desaparición de algunas personas en Colonia Dignidad. Hay 11 personas en estos momentos en la Colonia Dignidad, antiguos dirigentes de los partidos de la Unidad Popular."
En el juicio que siguió la Colonia Dignidad en contra de la revista Stern y de Amnistía Internacional por la publicación de un folleto en que se denunciaba a la Colonia como un centro de torturas de la DINA, fue interrogado por el juez de Bonn el ex agente de la DINA, Samuel Enrique Fuenzalida Devia, quien en la época trabajaba en la ciudad de Koblenz en Alemania Federal.
"A comienzos del año 1973 ingresé en el Ejército haciendo mi servicio militar. Se me destinó en el 15° Regimiento de Calama. Después del golpe militar en septiembre de 1973 fui llamado a la Comandancia del Regimiento. Me hizo firmar un papel. Este documento tenía una parte inferior con abreviaturas, cuyo significado yo no conocía. El 8 de noviembre fui trasladado a Tejas Verdes. En Tejas Verdes fuimos recibidos por el Coronel Manuel Contreras, quien dijo que nos enviarían al balneario de las Rocas de Santo Domingo. Más aún, se nos informó que nos habrían reclutado para formar parte de la DINA.
"Desde mi adolescencia, es decir desde el tiempo previo a mi servicio militar, estaba yo en conocimiento de la existencia de esta Colonia de alemanes en las cercanías de Parral. Durante el tiempo que duró mi servicio en la DINA visité personalmente la Colonia Dignidad en el año 1974. Fui dos veces en el año mencionado.
"En la DINA no se usaba el nombre oficial Colonia Dignidad. Allí cuando se referían a ese lugar, decían solamente "los alemanes". Supongo que se usaba el término "los alemanes" en lugar de Colonia Dignidad con el fin de que los detenidos no tuvieran conocimiento del lugar en que se encontraban.
"Debido a mis actividades en la DINA tuve conocimiento de una visita que hizo en agosto de 1974 el Presidente Pinochet a la Colonia Dignidad, a su regreso de una gira al sur. El Presidente venía de Chillán. La DINA estaba encargada de velar por su seguridad. El presidente había emprendido aquella gira con motivo del natalicio de Bernardo O'Higgins.
"En 1974 estuve dos veces en la Colonia Dignidad en servicios de la DINA. Detallando: Mi primera visita a la Colonia Dignidad tuvo lugar cuando aún trabajaba en Santiago, en Villa Grimaldi. Eso fue en junio-julio de 1974. Entonces fui llamado por el comandante Manuel Manríquez. Me informó que debía acompañar a un oficial al sur, donde "los alemanes".
"El oficial a quien yo debía acompañar era capitán del Ejército. Su nombre era Fernando o Fernández o algo parecido (Fernando Gómez Segovia). Recibimos la orden de dirigirnos primero a Cuatro Alamos a buscar a un detenido. El nombre del detenido del cual debíamos hacernos cargo era "El loro Matías" (Alvaro Vallejos Villagrán). "Loro Matías" era jefe de la Comisión Política del MIR. Vallejos era hijo de un suboficial mayor de Ejército en servicio activo. Su padre trabajaba en el Ministerio de Defensa en la época posterior al golpe de 1973.
"Recibimos al "Loro Matías" esposado, en Cuatro Alamos. Este detenido estaba totalmente quebrado, había sido torturado. Habían sucedido muchas cosas como para que hubiese sido liberado.
"En Villa Grimaldi yo tenía acceso al kárdex donde llevaban las fichas de las personas perseguidas y detenidas. Para cumplir mis tareas yo necesitaba recurrir permanentemente al kárdex. De allí que yo sabía que en la ficha del "Loro Matías" figuraba la palabra "Puerto Montt". El término "Puerto Montt" era una palabra clave. Era utilizado cuando un detenido no debía sobrevivir. Al mismo tiempo, este término significaba que el afectado sería eliminado "por tierra". Había también otro término, la palabra "Moneda". Este término significaba que el afectado debía ser eliminado por aire o por mar; por ejemplo tirándole desde un avión o hundiéndolo en el mar en un saco con piedras".
Alvaro Modesto Vallejos Villagrán, de 25 años, era conocido como el "Loro Matías" -en alusión a un personaje de "Condorito"- por su nariz un poco encorvada y su baja estatura. El 20 de mayo de 1974 estaba en casa de sus padres. A las 20:30 horas llegó un grupo armado que se identificó como de la DINA. Lo encabezaba Osvaldo Romo.
Los agentes lo amenazaban diciendo que no soportaría la tortura, aludiendo a su delgada contextura que no revelaba la energía de este joven que repartía su tiempo entre su carrera de medicina en la Universidad de Chile, su esposa e hijo, y su militancia en el MIR. En la clandestinidad trabajaba con el periodista Augusto Carmona ("Oslo", miembro del Comité Central del MIR).
El ex agente de la DINA, Samuel Fuenzalida, relató el viaje realizado para custodiar al "Loro Matías" hasta su destino final en Colonia Dignidad
"Afuera del portón, que estaba abierto, vimos en una especie de playa de estacionamiento un Mercedes azul de cuatro puertas. Este vehículo nos esperaba. En su interior se encontraban dos alemanes (Paul Schäfer y Gerhard Mücke). El capitán se bajó y se dirigió al vehículo donde estaban los dos hombres. El capitán habló en alemán con ellos. Luego el capitán me llamó y me dijo que llevara el detenido al Mercedes. El detenido fue introducido al vehículo. A su lado se sentó el capitán. En el Mercedes también se encontraba el alemán a quien más tarde se dirigió el capitán llamándolo "profesor" (sobrenombre de Schäfer en la Colonia). Luego nos alejamos del portón en dirección a la Colonia. Mi acompañante alemán me indicó donde tenía que estacionar el vehículo. Esto fue delante de la casa a la cual luego entramos
"El alemán que venía conmigo en la camioneta nos llevó, al ordenanza, al capitán y a mí, al interior de la casa. Allí había una mesa puesta para todos. Una vez que tomamos asiento llegó el capitán. Un momento después, llegó el alemán que venía con él en el Mercedes a quien el capitán llamó después "profesor". Al entrar el "profesor" hizo un gesto con ambos brazos, que según mis conceptos significa que el detenido estaba muerto.
"Con este gesto que sólo podía significar "terminado", el profesor alemán dijo una palabra como "listo", pero en alemán "fertig". En realidad el gesto del "profesor" no me sorprendió, yo sabía que el detenido estaba condenado a morir.
"En la conversación durante la comida, el "profesor" se refirió al director de la DINA, coronel Manuel Contreras como un viejo amigo. Habló también de la misma forma del Presidente Pinochet. Al regresar a Santiago pude comprobar que la ficha del "Loro Matías" había sido sacada del kárdex.
"Como ya lo mencioné, viajé a la Colonia Dignidad una segunda vez. Esto fue aproximadamente en agosto de 1974, en la época en que tuvo lugar la visita del Presidente Pinochet a Chillán. Yo tenía la misión, junto a otras dos personas, de retirar un "paquete" para la DINA, es decir un detenido de la Colonia Dignidad. Llegamos en la noche, dormimos en el lugar y en la mañana siguiente partimos a Santiago.
"En esta segunda visita a la Colonia Dignidad fuimos recibidos por el "profesor". Allí nos encontramos, entre otros, con un oficial de la DINA, que trabajaba en la Colonia. No sé si vivía en la Colonia en forma permanente, pero sé que allí trabajaba con los detenidos. Al decir "trabajo", en este caso, me refiero a los interrogatorios.
"Quisiera también señalar que en Santiago supe en la DINA que allí trabajaban cuatro brasileños para ellos. Uno de ellos estaba en la Colonia Dignidad. También conozco a otros agentes de la DINA que trabajaban en Colonia Dignidad para la DINA. Pero no puedo nombrarlos, ya que ellos se encuentran en Chile. Temo que al nombrarlos pueda haber represalias".
El cadáver de Matías Vallejos Villagrán puede estar inhumado en alguna fosa al interior de la Colonia Dignidad. La declaración confirma lo señalado por "el encapuchado del Estadio", en el sentido de que la Colonia fue un centro de entrenamiento para torturadores que usaban como "conejillos de indias", como material desechable, a los detenidos en su aprendizaje de las técnicas de interrogatorio bajo la vigilancia de monitores brasileños.
La tortura es una técnica que requiere aprendizaje, control sobre los nervios del torturador, máquinas especiales, equipos, herramientas y el conocimiento de su manejo. En el Chile pregolpe, la tortura era una excepción y se aplicaba, en forma excepcional a los delincuentes comunes. Los encargados de la inteligencia del Ejército nada sabían de tortura, fuera de las que había sufrido en los entrenamientos en la Escuela de las Américas en el Canal de Panamá.
Por ello fue necesario para la DINA instalar una escuela de monitores, los que a su vez difundirían las técnicas en todo el país. La Colonia, un enclave extranjero aislado del resto de Chile se presta para ello. Todas las formalidades usadas en la Colonia son de cuartel. Todos usan uniformes para hacer sus diferentes actividades, están rígidamente jerarquizados, tienen un jefe supremo y son absolutamente obedientes. Hasta la visión física de la Colonia semeja un cuartel, con alambradas y protecciones, con guardia en las puertas y con procedimientos militarizados para ingresar o salir. Los asesinatos de la Colonia Dignidad son coherentes con los desaparecidos y los fusilados en Chile.


TESTIMONIO DE JOSE EFRAIN VETTER VEUHOF
 

Santiago de Chile, Marzo de 2004

Mi nombre es José Efraín Vetter Veuhof. Fui llevado a los dos meses de vida al hospital de la Colonia Dignidad. Allí permanecí imposibilitado de abandonar la Colonia. Cada vez que mis padres pedían mi regreso a casa, los colonos decían que aún no estaba sano y que debía seguir siendo tratado.

A los 6-7 años comenzó a ocuparse de mi la enfermera Ingrid, que después sería mi madre adoptiva. A los 8 años pasé a vivir prácticamente todo el día en la panadería.

Cuando mis padres murieron mis hermanas siguieron tratando de sacarme, pero las amenazaron con que si seguían insistiendo no podrían volver a entrar al hospital con sus hijos o ellas cuando estuvieran enfermas.

A esa edad, a los 8 años, me comencé a dar cuenta del mundo y me pregunté de donde venía yo, quienes eran mis padres. Yo quise salir a buscar a mis padres y comencé a resistir la disciplina del grupo. Allí comenzaron a darme tabletas. Cuando vieron que yo no tomaba las tabletas, que a veces las botaba, comenzaron a inyectarme una vez por semana. Cuando vieron que eso no bastaba, entonces me llevaban al hospital y me internaban. Me daban medicamentos e inyecciones hasta cuando me veían tan débil que ya no era capaz de revelarme, entonces me devolvían al grupo hasta la próxima rebeldía.

Nunca fui a la escuela. Tenía una persona que me enseñaba algunas cosas, pero esa persona no era profesor, ni estaba en condiciones de enseñarme. Me decían que yo no tenía condiciones para aprender, que yo sólo era bueno para la pala, para trabajar.

Y a los 11 años comencé a trabajar, en forma muy dura, a veces incluso con riesgo de mi vida. A veces tenía que ir a trabajar sin tener fuerza, debilitado por las tabletas y sin haber dormido. Tenía miedo a las depresiones en que a veces caía.

Willy Malezza fue el que enterró 15 autos que estaban en un galpón de la CD. Esos autos habían llegado hasta la CD pertenecían a detenidos desaparecidos. El los enterró por orden de PS, usando una retroexcavadora K-235.

Yo andaba muy cansado producto de las tabletas o inyecciones que me ponían. No podía dormir, no podía descansar. Tenía 11 años y me dijeron que partíamos al sur, un viaje de 8 días. Íbamos a buscar oro. Llevábamos 2 retroexcavadoras, camiones. Cuando llegamos al lugar comenzamos a ejercitar cavando un hoyo de unos 20 metros de profundidad y unos 200 metros de ancho. Luego comenzamos a trabajar. Una noche se vino abajo un muro de unos 20 metros de altura y unos 15 metros de ancho. Fue una experiencia terrible. Buscábamos en la noche si había quedado alguien debajo de las piedras. Por suerte no murió nadie. Yo tenía 11 años. Esa fue una experiencia terrible, que me marcó para toda la vida.

Los solteros vivían en grupos de hasta 6 en pequeñas piezas de 5x 5 metros. En casa como internados, sin privacidad. Allí molestaba todo, los ruidos y ronquidos de los demás. Las muchachas vivían lejos, de modo de evitar cualquier posible contacto con los jóvenes. Recién los últimos 6 meses de permanencia en la CD tuve una pieza solo, donde pude poner mis cosas, tener mis libros.

El encargado de la seguridad era Erwin Fege. El estaba a cargo de un grupo de unas 20 personas, armadas. El era el instructor. Hacían prácticas de tiro, en las noches, en un subterráneo.

Desde el 80 hasta el 98 yo tuve un acompañante enviado por PS, el que me vigilaba de día y noche, en el trabajo y a donde fuera. Mientras dormía, él tenía un arma debajo de la almohada. Al salir de la CD era registrado físicamente. Si alguien trataba de salir saltando las alambradas, estas estaban dotadas de sensores que alarmaban al Grupo especial, los que salían corriendo de inmediato, con armas y perros y vehículos especiales.

Si yo hubiera tratado de arrancar habría quedado colgando en las alambradas o en el hocico de los perros. PS me dijo una vez que si trataba de fugarme, al llegar a la puerta era hombre muerto. Yo no intenté fugarme. Quería salir vivo, para poder demostrar lo que allí sufrí y lo que sufren muchos otros. Me preparaba, pues sabía que si salía y no podía demostrar lo que digo, no tenía sentido mi salida. Yo traté de salir de forma inteligente.

Recién ahora se que PS salió de Alemania huyendo por ser un violador de niños.

Yo también fui violado por él. La primera vez fue a los 8 años. Yo se de un caso de un niño que a los 6 años fue violado.

Cuando el me violó, yo estaba bajo el efecto de las drogas que normalmente me daban. Yo me sentía muy mal, débil, necesitaba cariño. Yo quería sentir el cariño de un padre. Cuando estuve con él y sentí sus manos tocándome, sentí que él era como un padre para mi. Yo no sabía lo que significaba eso. Así comenzó una relación que duró hasta los 26 años!. El me obligaba a estar con él. A menudo yo no quería, no tenía deseos de estar con él, pero igual me obligaba, me violaba. Yo se de otros niños que se negaban y sufrían, los castigaban, se enfermaban. Se de 2 niños que incluso terminaron con problemas cardíacos.

Yo tenía miedo de terminar enfermo, con problemas. No se si ustedes entienden, pero yo tenía necesidad de ser querido. Hoy día se que todo era solamente para su placer, que en el no había ningún sentimiento.

Te lo digo a ti (dirigiéndose al periodista), cuando abandoné la CD comprendí que allí hay muchos que están tan destrozados que necesitan a un PS. A eso los llevaron. Es una vergüenza.

Nadie ayudaba a PS a abusar de los niños. El organizaba todo. El sólo tenía a sus “Sprinter” (en la CD se usa esa palabra para nombrar a los jóvenes ayudantes de PS. Efraín está convencido que esa palabra existe en el idioma alemán). Los Sprinter le traían los niños que PS quería, deseaba. Algunos eran traídos todos los días, o todas las semanas o una vez al mes.

Cuando PS abusó de mi por primera vez, me llevó a su pieza, donde habían 3 camas: una para él otra para el Sprinter y una para mi. Cuando yo me dormía, el despertaba al Sprinter y tenía relación con él. Un día lo ví hacerlo de nuevo como a las 6 de la mañana. Por eso el se levantaba como a las 12, cuando toda la gente en la CD estaba trabajando desde hace horas.

Todos los menores de 40 años sabían perfectamente lo que allí pasaba. Yo conozco a uno del cual PS ya abusaba en Alemania.

Un día un tipo entró a mi pieza por la ventana y quería abusar de mi. Nadie va a reconocer que fue abusado, pues eso es una vergüenza. No quieren reconocer lo que les ocurrió.

En CD se nos dijo que si a PS le tomaban muestra de sangre iban a poder saber con quien había tenido relaciones.


Los colonos tenían muchos amigos en las fuerzas armadas. Ellos, las fuerzas armadas, tienen contactos secretos con la CD. Con el ejército, la aviación y la marina hay un muy buen contacto.

La fuerza aérea iba hasta hace poco a hacer acrobacias a la CD. Incluso cuando andaban buscando a PS helicópteros de la fuerza aérea aterrizaban en la CD, pero no en el aeródromo sino en otros lados. Capaz que hasta allí haya salido de la CD

Respecto de los detenidos desaparecidos yo no vi nada. Yo era muy joven en ese tiempo, nací el año 67. En la CD corría el rumor de que había gente que fue torturada e incluso asesinada. Yo se de familia a los cuales le asesinaron al padre en hospital. Pero yo no puedo asegurar que fue lo que allí pasó.

El Willy (Malezza) recibió la orden de PS de remover el ‘paquete’. De sacarlo desde donde estaba y llevarlo a otro lugar. El estuvo trabajando más de una semana, solo, en un valle interior.

Si todos se ocultan hoy, eso demuestra que todos estaban participando en negocios oscuros. Desgraciadamente yo no puedo demostrar nada de eso, pues era muy joven para ese tiempo.

De BW oí en la CD, pero escuché que las huellas fueron borradas. El rumor era que él fue asesinado en la CD. Si preguntas si creen que esto ocurrió, todos te van a decir que si. El caso BW tuvo lugar. Yo no lo ví, pero cuando veo como hablan, como esconden cosas, y de lo que son capaces, entonces tengo que creer que si lo pueden haber hecho.

El nombre de BW lo escuché en la CD. Se que era ruso, de nombre judío, de nacionalidad norteamericana. Que por su ropa se podía ver que andaba como explorador, que estuvo largo tiempo en la zona.

No se cuando escuche el nombre. Quizás por el efecto de las tabletas y las inyecciones no puedo recordar fechas, sólo tengo imágenes en la memoria, no puedo recordar datos. Todo debe haber ocurrido cuando la gente de los DDHH comenzaron a poner letreros en la entrada de la CD.

PS si se interesaba en el caso de BW. Ricardo Alvear escuchaba mucha radio y leía los diarios y le informaba a PS de todo lo que se hablaba. Por eso se que PS fue informado.

Cuando PS ya no estaba en la CD y un general (no recuerda el nombre) fue detenido en la Argentina, Alvear le preguntó a Hopp si sabía lo que venía en las noticias. ¿Por qué le informaba de todo esto a Hopp? RA tiene buenos lazos con las FFAA. El habla muy bien alemán y castellano.

Cuando PS escuchó de BW se preocupó de lo que se informaba los diarios. El necesitaba saber las noticias para saber cuan implicada estaba la CD. Las noticias eran recortadas y guardadas. Siempre querían saber como reaccionar. Albert Schreiber viajó para no ser implicado. PS decía siempre “Antes de que el enemigo ataque, ve donde lo puedes golpear que le duela”.

Hans Jürgen … viajó a Paris y nunca más volvió después que yo declaré sobre PS en el caso Miguel Becerra. Eso porque les preocupó.

Lo único que se es que el Willy y Erwin Fege pueden saber donde están los restos de los desaparecidos. Willy manejaba la retroexcavadora y Erwin era el jefe de la seguridad.

Willy Malezza trabajó semanas, sólo en un valle de la CD. No tengo fechas, fue después de que llegó la gente de los DDHH. No se en que valle, no si en el norte o en el central.

Cuando el tema de los DDHH resurgió se preocuparon de que alguien pudiera entrar y vinieran a hacer excavaciones. Hoy quizás ya creció el bosque y es imposible saber donde están los restos, pero están preocupados.

Preocupados porque el tema no está cerrado. Ellos podrían ayudar a muchos chilenos. Ellos tienen que pensar que un día van allegar al cielo y tendrán que dar cuentas a su dios.

Hoy tienen casas en el sur (Willy y Erwin) y viven como reyes. ¿Cuándo despertarán y ayudarán a tanto chileno. ¿Por qué lo hicieron?. Yo era muy joven en esa época.

Si, a la Cd venía mucha gente. Amigos por ejemplo de los juzgados, que incluso se quedaban a dormir.

Pedro Espinoza y su señora. Ellos salían a disparar, iban de caza. Ella pasaba mucho tiempo allí.

¿Cómo se llamaba la Ministra de justicia de Pinocher? Si ella, Mónica Madariaga venía a menudo, incluso un puente fue bautizado con su nombre. Tenía un monolito con una placa. Cuando llegaron los grupos de los DDHH ese monolito fue sacado.
Para Magaña Bau, otro visitante asiduo de la CD, PS mandaba a hacer correas y otros artículos de cuero. Les entregaban diplomas, les entregaban regalos, muchos dueños de fundo de la zona eran amigos de la CD. Una vez le regalaron una espada a PS. Fue un acto que no recuerdo donde se hizo.

¿Visitas de nazis? Yo no vi a nadie, pero escuché que hablaban mucho de Lindemann, el que sería un experto en tiro. Decían que él había matado a muchos judíos. Estuvo de visita con su esposa. Decían que el era bien grosero en sus discursos, era un tipo que las había vivido todas. Yo no se si estuvo por su experiencia, pero me pregunto como es posible que un tipo así llegara a la CD.

Mi hermano, Franz Bahr puede contar más de esto. Kart Vandenberger, Albert Hoffmann, exGestapo; Walter Laube, ex SS; eran ellos buenas personas, habían ayudado incluso a judíos.

Joseph, no recuerdo su apellido, Klaus Scholz, muchos de los antiguos miembros de la CD fueron miembros del ejercito de Hitler,

¿Si son nazis? Bueno, la forma como tratan a la gente en la CD dice mucho. El alemán en CD es frío. Ellos vivieron una época en que se sufrió mucho en Alemania, tuvieron que abandonar lo suyo, y todo eso se repite en la CD. El carácter nazi está vivo en la CD.

Lo que yo vivi en mi propio cuerpo. Lo que yo sufrí es culpa de alemanes que vivieron el III Reich y saben lo que es sufrir. Para mi son nazis. No hay asesinatos en cámaras de gases, pero hay electroschock, hay castigos, tabletas. Son una pandilla de criminales.


Algunas preguntas hechas fuera de la entrevista en forma directa a Efraín

¿Conociste el Monte, o Cerro Maravilla?
Si, de eso hablaban todos ellos. Allí mataron a un grupo grande. Decían que los habían cercado (eingekessel) y los habían matados a todos.

Allí se construyó, ¿no?
Si, ellos estaban metidos en todo eso, pero no lo quieren reconocer.

No, no hay instalaciones subterráneas. Eso es un mito. Como tampoco hay instalaciones subterráneas donde guardan aviones.

Si se construyo en el río, pero eso fue solamente para crear condiciones que permitieran desviar el río, porque con el cauce que este tenía, casi se había llevado la turbina.

¿Te das cuenta que todas las casas tienen subterráneos?
Si claro, pero eso es normal en los alemanes. Allí guardan muchas cosas.

¿Te das cuenta entonces que es raro que la única casa que no tiene subterráneo es la Freihaus?
Silencio..


Resolucion sobre caso Armas en Colonia Dignidad

10 de Abril 2006

Resolviendo las peticiones del Consejo de Defensa del Estado de Chile y del Ministerio del Interior de la República de Chile, de fojas 161 y 174 de este cuaderno de compulsas, respectivamente, se declara:

Vistos y teniendo presente:
1º- Elementos de prueba: Que en relación con los hechos delictivos investigados en autos, con el mérito de:

a) La querella de fojas 3, a la que se anexan las declaraciones judiciales en fotocopia de Adrián Lincoln Bravo Garrido, de fojas 37, 40, 44, y 46, las órdenes de investigar de fojas 48, 96 y 116, de la Policía de Investigaciones de Chile, de los procesos roles 54.713 B, 54.713, y 53015, del Juzgado de Letras de Parral, que contienen pesquisas sobre la organización de todos los Comités de Amigos de la Colonia, sus dirigentes, fines, objetivos, financiamiento y lugares de reunión, conductas sexuales en contra de menores por parte de Paul Schäfer Schneider y pesquisas de los hechos investigados, el documento de fojas 60, sobre investigación analítica de los temas relacionados con la detención y desaparición de personas, y probable sobrevivencia posterior de alguna de ellas, que refiere las evidencias que dan cuenta que, el enclave “Colonia Dignidad”, fue un campo de prisioneros políticos; y las declaraciones judiciales de Tobias Müller Müller, de fojas 102, de Salo Ariel Luna Garrido, de fojas 110, de Ernst Wolfgang Kneese antes Müller Lllischkies de fojas 113;

b) Actas de inspecciones del tribunal de fojas 180 y 190, que dan cuenta de documentación encontrada el año 2000 en el interior de Villa Baviera, entre ella, las carpetas caratuladas: “detenidos desaparecidos” y “detenidos liberados”, reconociendo en dicha diligencia Gerd Sewald haber escrito lo anterior, señalando éste que su contenido lo quemó, por lo que dichas carpetas se encuentran vacías; carpetas las que son ordenadas incautar por el tribunal en la primera de tales actuaciones;

c) Orden de investigar de fojas 184, de la Policía de Investigaciones de Chile, conteniendo acta de incautación de documentos encontrados en el fundo Villa Baviera;

d) Atestado de Heinz Kuhnz, de fojas 204, el que en lo pertinente refiere que fue el número cuatro de los colonos que llegaron a Colonia Dignidad en l960, y desde esa época conoce a Paul Schäfer, quien lo es todo en la colonia y nada se hace sin su visto bueno. Asevera que la vida en dicha Colonia fue muy distinta a la vida en Alemania, los matrimonios fueron separados al llegar a Chile por sexo y edad, lo que llegó a tal extremo que los niños pequeños no sabían el nombre de sus padres, el sistema de separación era similar al de los campos de concentración en Alemania, las personas no tenían horario de trabajo y sólo recibían una muda de ropa; agrega que Schäfer llegó fugado desde Alemania, porque era “desviado” con los menores de edad, es más, varios jóvenes en la actualidad que son ya mayores fueron “Sprinter” (ayudante veloz) de Schäfer, es decir, que éste abusaba de ellos. Además expresa que los derechos humanos fueron violados respecto de los colonos y posteriormente de los niños chilenos que llegaron internados. Asevera que Kurt Schnellenkamp, mientras lo conoció en la Colonia era un sujeto muy duro, sosteniendo que, en una ocasión en que el general Pinochet visitó Los Ángeles, portaba en su maletín un arma automática, la que incluso dejó en su negocio en la oficina de su señora, pues cumplía funciones de seguridad, todo lo cual lo realizaba en coordinación con Manuel Contreras; manifiesta, demás, que la chapa del General Pinochet usada por Schäfer era “Opa”. Que Gerd Sewald Lefevre era filósofo en Alemania, éste trabajaba en una imprenta, luego, en la Colonia se dedicaba a revisar los diarios, traducir información a Schäfer, violar correspondencia de los colonos de cartas que éstos enviaban a Alemania y las que llegaban a la Colonia y mantenía carpetas con información de autoridades políticas y otros personajes del país. Que Gerhard Mücke, de profesión pintor de brocha gorda, es guardaespaldas de Schäfer; que Mücke en su niñez fue llevado en Alemania a una escuela Hitleriana, para después llegar donde Schäfer. Asevera, además, que Mücke se relacionaba con subalternos del General Contreras y en general con organismos de seguridad.

e) Declaración de Adrián Bravo Garrido, de fojas 206, quien refiere que su esposa era atendida en el Hospital de Colonia Dignidad, época en que conversó por primera vez con Gerhard Mücke, quien se acercó para pedirle ayuda debido a que había una campaña de Amnistía Internacional y de la Revista Stern en contra de la Colonia, y días después le presentaron a Paul Schäfer, con quien conversó a solas y le hizo una serie de preguntas. Agrega que visitó la Colonia hasta el año l996, advirtiendo que había un solo jefe, Paul Schäfer, que antes en el año l989, la señora Guillermina Hernández, de Parral, planteó crear un comité a un grupo de amigos de Colonia Dignidad, los que se reunían todas las semanas con Schäfer, incluidos Eduardo Fuentes, su señora Eugenia Ascencio, y la propia Guillermina Hernández; que el objetivo de los comités era apoyar al Hospital y a la Colonia, pues se veía venir la cancelación de la personalidad jurídica de ésta. Expresa que entre las medidas dispuestas por Schäfer estuvo la toma de carreteras, toma de la Municipalidad de San Carlos, toma de la Intendencia de Talca. En lo pertinente refiere que Schäfer integrando la presidencia de los comités, dió las instrucciones para la toma de la Catedral de Talca; que dicha toma duró un día y una noche. Refiere el testigo su alejamiento de la Colonia Dignidad se produjo al conocer el ataque a un menor, lo que supo por medio de la denuncia de la madre; menor que se encontraba en el internado intensivo de la Colonia; explicando que la madre a su vez tomó conocimiento del hecho, al haberle el niño enviado una nota en la cual señalaba que había sido violado por Schäfer.

f) Orden de Investigar de fojas 391 y siguientes, de la cual se infiere, en lo pertinente, que con fecha 26 de junio de 1961, ante notario de Santiago, don Fernando Escobar Vivian, se redujo a escritura pública el Acta de Fundación y los Estatutos de la Corporación de Derecho Privado, denominada “Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad”, a solicitud de Hermann Schmidt Georgi. En el acta de formación éste señaló que él y un grupo de amigos, habían fundado después de la última guerra y mantenían en Alemania un hogar para la reeducación y ayuda a la juventud, cuyo lema fue “la Juventud Ayuda a la Juventud”, siendo su objeto principal ayudar a niños y jóvenes huérfanos, vagos y desvalidos, proporcionar un ambiente de hogar, sanas ideas, moral cristiana y de corrección, y enseñarles a labrar la tierra, ejercer labores de avicultura, horticultura, lechería, etcétera, o sea labores agrícolas y de industrias agrícolas, como asimismo enseñarles zapatería, gasfitería, sastrería y otros trabajos análogos, enseñanzas que permitieran incorporarse como miembros útiles a la sociedad. La labor de esta asociación en Alemania ya no era tan necesaria dado el auge que se dio en dicho país. En cambio, en Chile existía mucho campo para hacer una labor fructífera en este sentido, especialmente después de los terremotos del año l960 que asolaron gran parte del territorio chileno… estos hechos, los llevó a reafirmar la intención de formar en Chile un Hogar semejante en Alemania, para lo cual cuentan con el consentimiento de un grupo de colaboradores del Hogar Alemán, dispuestos a donar fondos y bienes para la instalación de una institución a la vez hogareña y educacional.
Que mediante Decreto Supremo Nº 3949, de 21 de septiembre de l961, el Ministerio de Justicia concedió personalidad jurídica a la “Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad”.

Que varios colonos fundadores, en sus declaraciones, según el decreto de investigar expedido por el 14º Juzgado del Crimen de Santiago, causa Nº 136.414 – FL, por el delito de contrato simulado, señalaron que antes de llegar a Chile, ellos participaban o eran miembros de una organización denominada “Misión Social Privada”, orientada a prestar ayuda a huérfanos y niños necesitados en Alemania, en ese tiempo dirigida por Paul Schäfer, Hermann Schmidt y Hugo Baar, desconociéndose el comportamiento específico de sus miembros en Alemania.

Que, expresan los antecedentes, se confirma que la “Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad”, es continuadora de la organización alemana “Misión Social Privada”, entidad donde Paul Schäfer habría abusado sexualmente de niños, delitos que motivaron que la Fiscalía de Bonn solicitara su detención, pero no fue ubicado por la policía alemana en ese tiempo. Esta situación que afectaba directamente a su líder y a la organización misma no pudo ser desconocida por los demás miembros de la entidad.

Que se desprende, sostiene el informe, que los iniciadores o gestores de la Corporación en Chile, ya traían problemas judiciales desde Alemania, por lo que, independiente del resultado de las pesquisas judiciales, el origen de la denominada “Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad”, no resulta del todo transparente y hacen dudar de las verdaderas intenciones que se tuvo en cuenta, para formar la sociedad en nuestro país.
Que estos problemas judiciales explicarían que el señalado Paul Schäfer, pese a haber actuado directa y personalmente en todas las diligencias que dieron origen a la Sociedad Benefactora en Chile, no figure su nombre en ningún acto jurídico, como lo fue la propia Acta de Constitución y posteriores compras de predios, formación de sociedades y otras transacciones. Es decir, estos hechos nos llevan a deducir que en forma ex profesa quiso mantenerse en el anonimato, para dificultar a las autoridades su eventual ubicación, lo que es aceptado por sus dirigidos.
Que, sin embargo, da cuenta el informe al tribunal, de acuerdo a las declaraciones y demás antecedentes reunidos en el curso de esta investigación, queda de manifiesto que éste es el líder o jefe máximo del grupo de alemanes que habitan Villa Baviera; es él quien toma las decisiones, da las órdenes y dirige el diario vivir de los miembros de esta Sociedad, vislumbrándose que la mayoría, sino la totalidad de estos colonos, le obedecen y lo aceptan como un guía religioso o espiritual.

Que, concluye la apreciación policial, del relato efectuado por los menores abusados sexualmente por Schäfer, queda claramente establecido que hay muchos miembros de la colonia que saben y conocen las desviaciones y gustos sexuales de su líder, pues son ellos mismos los que llevan a la habitación de éste a los menores agredidos; así lo dejan de manifiesto, también las resoluciones judiciales que se han adoptado en varias causas, sometiendo a proceso a varios personeros de Villa Baviera como encubridores de abusos deshonestos.
Que, enfatiza el informe, las diferentes acciones desarrolladas por miembros de la Colonia Dignidad, especialmente, la operación de secuestro del niño Ángel Rodrigo Salvo Fuentes, el seguimiento, fotografía y filmación efectuada a los funcionarios policiales cuando cumplían ordenes del tribunal; las campañas de desprestigio llevadas a cabo por los colonos en contra del Poder Judicial y de la Policía, las verdaderas barreras humanas que instalan para evitar el paso de la policía, la reacción ( gritos) uniforme y planificada de la mayoría de los colonos al momento de los allanamientos, la imposibilidad de detener a Paul Schäfer, la forma de vida aislada de la sociedad chilena, la disciplina que se vive al interior del predio; la actuación de Maximiliano Rudolph Schloegel, que se hizo pasar por Schäfer, el encubrimiento de la muerte del menor Hermann Munch Krahn ocurrida al interior del predio, y un sin número de otras actuaciones debidamente planificadas, coordinadas y ejecutadas con relativo éxito, llevan a concluir que se está en presencia de una verdadera organización que ha permanecido por más de 30 años en el país, donde se destaca claramente la existencia de un líder que planifica y da las órdenes, personeros de menor jerarquía que llevan a cabo las directrices dadas y miembros comunes que solamente obedecen.

g) Procedimiento de Investigación Criminalística, de fojas 467, que informa acerca de la existencia de los “kárdex” y archivadores encontrados al interior de Colonia Dignidad, en el que se informa al tribunal que de total de la documentación revisada, merece ser materia de una indagación más profunda.

h) Informe de la Comisión Investigadora de la Honorable Cámara de Diputados, de fojas 955, encargada de velar por el cumplimiento de las recomendaciones aprobadas por la misma Cámara, en relación con la Ex Colonia Dignidad, cuyas conclusiones refieren que con el mérito de las consideraciones de hecho y fundamentos de derecho expuestos en el informe, que acreditan que en el predio Villa Baviera, ex Colonia Dignidad, como es público y notorio, se cometen actos que atentan contra derechos esenciales de un considerable grupo de personas, tales como: la privación de su derecho a conformar una familia; la negación de la libertad e circulación y movimiento; la libertad de información y comunicación; de enviar y recibir correspondencia; del derecho a elegir libremente la educación especializada o superior y un trabajo acorde con ella; etcétera, actos de los que son responsables sus líderes; aparte que alguno de sus dirigentes extranjeros se encuentran procesados por delitos contra el orden de las familias y contra la moralidad pública, como los de sodomía, abusos deshonestos, atentados contra la moral y las buenas costumbres, o contra el Fisco, como los delitos de fraude aduanero, evasión de impuestos, simulación de actos y contratos, obstrucción de la justicia, etcétera, y lo dispuesto en el Decreto Ley Nº 1.094, de l975.

i) Decreto del Ministerio de Justicia, de fojas 986, de fecha 31 de enero de l991, que declara disuelta y cancela personalidad jurídica y destina bienes de entidad que la “Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad”;

j) Informe del Bundestag Alemán, impreso en fax, de fojas 111, el que, en lo atinente, refiere que las condiciones de vida en la Colonia Dignidad, suponen una violación de los derechos humanos fundamentales. Precisándose que, tanto las Naciones Unidas como Amnistía Internacional vienen formulando, desde hace más de veinte años, graves acusaciones sobre la base de declaraciones testificales fidedignas, según las cuales, entre otras cosas, en la CD imperan condiciones inhumanas (muertes no aclaradas, abusos sexuales, torturas con electrochoque, administración de psicofármacos hasta la destrucción psíquica y física, todo ello bajo una vigilancia total).
Añade, el informe en lo pertinente, que según testimonios veraces de diversos testigos, durante la dictadura de Pinochet la colonia fue utilizada como centro de detención e interrogatorio de la DINA, en el cual fueron torturados opositores al régimen. El rastro de numerosos presos políticos se pierde en la CD: Estos hechos fueron recientemente corroborados por Osvaldo Enrique Romo Mena, ex agente de la DINA.
Señala el informe que es público y notorio que en tiempos de la dictadura militar la Colonia fue equipada con refugios subterráneos, centrales de mando y un completo sistema secreto de alerta y

k) Oficio de la Dirección Nacional de Movilización Nacional, del Ministerio de Defensa Nacional, de fojas 1.182, en el que la División de Armas y Explosivos informa acerca del registro nacional de las armas de fuego, pertenecientes e inscritas a nombre de los colonos alemanes de la Ex Colonia Dignidad y a nombre de la propia Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad;

l) Atestado de Franz Baar Kholen, de fojas 1206, quien además de referir que fue víctima de maltratos en Villa Baviera, precisa que le consta que, desde el año l973 en adelante, hubo gente extraña en ella, tanto hombres y mujeres; agrega que estando en el hospital, donde le suministraron fármacos recetados por la Doctora Gisella Sewald, escuchó que habían atropellado a una persona; que subieron a un hombre en el Hospital Viejo, al que gritaban y retaban, llevándolo al cuarto de baño; agrega que escuchó varias voces de gritos de mujeres de 30 a 40 años y se trataba de gritos de dolor.
Que en la época de l973, después del golpe militar, estuvo en Villa Baviera personal de Ejército, con jeep, camiones y helicópteros; que eran cerca de 500 soldados los que estaban viviendo en los garages de la Villa; que había un jefe de apellido Magaña del regimiento “Chacabuco de Concepción, el cual entregó un diploma a Paul Schäfer, que decía “General Doctor Profesor”; que esa entrega se hizo en la casa de huéspedes; además, recuerda haber estado en la villa un militar de nombre Pedro Espinoza y un mayor de Ejército de apellido Cardemil de Linares.

ll) Declaración testimonial de Ingrid Matilde Szurgelies Selene, de fojas 1225, quien además de señalar los diversos abusos cometidos en la ex Colonia Dignidad, manifiesta en lo atinente que, mientras estuvo en la Villa Baviera no había libertad, ya que no recibían sueldo los colonos por sus labores, sólo existían casas familiares, los trabajos eran de más de ocho horas, y no había espacios libres para todos; uno era espía del otro, con comedores comunes, lavandería común, y nada era íntimo, ya que todos estaban con todos; por ejemplo, sus padres solamente los últimos ocho años tuvieron una pieza donde pudieron dormir juntos y todos los movimientos de las personas que viven allí son restringidos; también era muy difícil salir de Villa Baviera sin autorización, todo el pueblito estaba cercado con sistema de vigilancia y con micrófonos; después que se fue Paul Schäfer, tuvieron cuarenta días de vigilancia policial, y allí vio que en los cercos quedaban los hoyos donde sacaron los cables y no sabe si habían cámaras o que sistema de vigilancia era, todo lo que estaba completamente simulado; porque no se veían; asevera, asimismo, que en una oportunidad con una compañera fueron al río y abrieron el candado con clave, y en pocos minutos llegó un jeep con personal de seguridad y con perros, concluyendo que todo estaba vigilado.

m) Informe de Carabineros de Chile, de fojas 1.723, el que concluye que el análisis de las carpetas inspeccionadas determina que contienen recolección de información, ya sea, de fuentes abiertas o cerradas, fuentes abiertas son las obedecen a un sistema o patrón de conocer o saber determinadas situaciones de la contingencia del momento y de los actores públicos que tengan más representatividad en el contexto nacional o internacional. Concluye que queda demostrado que se practicó la “inteligencia estratégica”.
Se agrega que los antecedentes en idioma extranjero, podrán aportar mayores antecedentes para la investigación, una vez traducidos.
n) Copia del auto de procesamiento dictado en los autos Rol 2182 – 98, Episodio “Villa Baviera”, de fojas 1852, de las compulsas, tomo III, en el que se señala que hasta ahora se encuentra justificado en autos que el día 29 de julio de l974, Álvaro Modesto Vallejos Villagrán, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, fue detenido en el domicilio de su padre en la comuna e Maipú por dos individuos que se identificaron como agentes de Inteligencia del Gobierno, siendo llevado transitoriamente al centro de detención denominado Cuatro Álamos, desde donde fue trasladado por un capitán de Ejercito escoltado por un soldado conscripto, a un predio rural de la comuna de Parral, el que funcionaba como centro de detención y torturas. Oficial de Ejército que, a su vez, lo entregó en ese lugar a dos sujetos de nacionalidad alemana, miembros de esa comunidad, quienes lo llevaron hacia el interior del pedio, momento desde el cual el detenido se encuentra desaparecido y se desconoce su paradero, hecho ilícito constitutivo del delito de secuestro calificado, previsto y sancionado en el artículo 141, inciso 1º y 4º el Código Penal.

ñ) Resolución que en copia se acompaña a fojas 1849, que contiene auto de procesamiento dictado en los autos roles 53.015, 53.914, 54.712 y 54713, del Juzgado del Crimen de Parral, en contra de Paul Schäfer Schneider, como autor de los delitos de abusos deshonestos, perpetrados en Villa Baviera entre los años l993 y 1997, en contra de los menores que indica;
o) Orden de Investigar de fojas 46 del ramo de compulsas, la que consiste en declaraciones extrajudiciales, que atribuyen al sujeto que se desempeñaba como dirigente del enclave alemán de la ex Colonia Dignidad haber abusado sexualmente, una de las víctimas un colono de origen alemán y la otra de nacionalidad chilena, el que en el año l992, a la edad de 12 años, llegó a vivir a Colonia Dignidad;
p) Cuadros fotográficos de fojas 68, donde se observa el aterrizaje de un avión en el fundo de Villa Baviera y de las personas que lo reciben.
q) Copia autorizada, de fojas 117 de las compulsas, del auto de procesamiento de 3 de octubre de 2005, en cuanto en él se da cuenta que fueron descubiertas las siguientes armas de fuego, explosivos, proyectiles y otros que a continuación se singularizan:

Primer hallazgo al interior de Villa Baviera, el día 14 de junio de 2005, en tres contenedores:
60 Granadas, tipo cohete lanzamiento para fusil Sic 762.
75 Granadas de mano
07 Cohetes, marca “Inteleza”, calibre 88.9mm, año 1966
28 bombas de mortero 60 mm, año 1966 “Ecia”
39 Bombas de morteros 81 mm, año 1968 “Ecia”
01 Lanza cohete marca “Hest”, serie Nº QC1015
01 Bazuka lanza cohete “Inteleza”, calibre 88.9mm
05 Dispositivos cazabobo.
01 Granada circunstancia casera
25 Bolsas de nylon conteniendo pólvora
03 Botellas pisqueras conteniendo pólvora
05 Frascos de alimento para bebe conteniendo pólvora
44 Espoleta de granadas M205A3, año 1968
08 Granadas de guerra M9 con camisa de fragmentación y espoletas, año 1979.
06 Cargas de proyección mortera extra.
70 Explosivos Niple casero
16 Tarros metálicos
13 Envases plásticos, con elementos químicos
02 Bolsas de nylon
01 maletín de color negro, que en su interior contiene elementos pirotécnicos
02 Revólver color gris, sin marca sin número de serie.
01 Revólver color gris sin marca, sin número de serie, con martillo interno.
01 Revólver color negro sin marca sin numero de serie
12 Pistolas marca Browning, calibre 7.65, serie Nº BB74036
BB74015 - BB74033 - BB74028 - BB74041 - BB74028
BB74016 - BB74029 - BB74031 - BB74050 - BB74026 BB74006, sin cargadores.
01 Pistola marca Colt, serie Nº 11647, calibre .45, sin cargador
01 Pistola marca Styr, calibre .45 Nº de serie 14928.
01 Pistola sin marca serie Nº 67572, sin cargador.
01 Pistola automática, de fabricación Argentina, calibre 11.25, sin cargador.
29 cargadores de pistola.
14 Estuches de Armas de Fuego Larga.
02 Trípodes
02 Bastones de madera, con sistema de disparo.
01 caja de color negro con una cámara fotográfica, con sistema de disparo y accesorios.
01 rollo fotográfico, con estuche metálico
11 cajas metálicas, color verde, que en su interior contienen municiones.
01 Caja de madera, que en su interior contienen 09 silenciadores
06 Pistolas de madera.
01 saco color blanco, que en su interior contiene, diversas correas y estuches.
06 Estuches con repuestos de armamentos.
01 recipiente de plástico color anaranjado, que contiene diversos tipos de cargadores metálicos.
25 recipientes de plásticos, que contienen diversos tipos de municiones de diferentes calibres.
01 saco de color blanco, que en su interior contiene diversos cargadores metálicos
40 bolsas que en su interior contiene porta munición, de color negro.
01 Cenicero, color blanco, con dispositivo de escucha.
80 Subametralladoras hechizas, metálicas, color negro.
09 Subametralladoras hechizas, metálicas color negro, con silenciador,
02 Pistolas marca Sig Saur, modelo 226, calibre 9 mm, color negro, con cinco cargadores Nº de Serie U107227 - U 107221.
02 Pistolas marca Pic, calibre .25, sin Nº de serie, con 01 cargador.
01 Pistola marca CZ, calibre 9mm, serie Nº 35204, con 01 cargador.
01 Pistola marca Browning, calibre 7.65, serie Nº. BB74022, con 01 cargador.
01 Pistola marca Pietro Beretta, calibre 7.65, serie Nº 15799, con 01 cargador.
01 Pistola Marca B. BERNARDELLI, calibre .22, serie Nº 8100, con 01 cargador
01 Pistola Marca Astra, calibre 7.65, serie Nº 1242919, con 01 cargador.
01 Pistola marca Colt, calibre .22, serie Nº 288375-c, con 01 cargador.
01 Pistola marca Browning, calibre 9 mm, serie Nº 245PW04053, con 01 cargador.
01 Pistola marca Steyer, calibre 9 mm, serie Nº P-06649, con 01 cargador.
01 Pistola marca Pietro Beretta, calibre 7.65, serie Nº L57969, con 01 cargador.
01 Pistola marca Máuser, calibre 9 mm, serie Nro. 36097, con 01 cargador.
01 Pistola sin marca, serie Nro. 2397, con mira láser, con 01 cargador.
01 Pistola marca Pietro Beretta, calibre 7.65, con silenciador y mira láser, serie Nro. L58580, con 02 cargadores.
01 Pistola marca Astra, modelo 3.000, sin número de serie, con 02 cargadores.
01 Subametralladora, sin número de serie, sin cargador.
11 lápices bazuka, (08 color rojo), (01 color azul) y (02 color verde)
10 Rifles Marca Z42, Nº de serie 6547-8657-5133-4602-5994-140-5237-6011-6343-4180.
01 Rifle con carro sin número de serie.
04 Rifles marca Josef. G.Landmann, automáticos, calibre .22, con silenciadores y miras telescópicas, series Nº 22072- 21454 21177- 21282.
03 Rifles marca Winchester, sin número de serie.
01 Rifle marca Spurmruger, con mira telescópica.
01 Rifle sin marca, ni número de serie, con mira láser.
01 Rifle marca Saur Júnior, serie Nro. 57854, con mira telescópica.
02 Rifles marca Winchester, calibre 30, series Nro. 2478228 – 119193.
01 Rifle sin marca, ni número de serie.
01 ametralladora, marca CZ serie Nro. 5576, con mira telescópica.
01 Rifle marca Styr 7x64, sin número de serie, con mira telescópica.
01 Rifle marca Josef G. Landmann, calibre .22 serie Nº 21665, con mira láser y silenciador.
01 Fusil marca Sig, serie Nº 5896, con mira telescópica.
01 Rifle sin número de serie, con mira telescópica.
01 Rifle serie Nº 2C10877, con mira láser.
02 Rifles sin marca ni numero de serie.
01 Ametralladora, calibre .30, Rheinmetall.
01 Ametralladora, marca Sig, serie Nº 3259, con mira telescópica.
01 Rifle serie Nro. RL6611C, con mira láser.
01 Fusil Marca Colt, modelo AR-15, numero de serie borrado, con mira telescópica.
01 Ametralladora, Marca CZ, serie Nº 581, con mira telescópica.
01 Rifle serie Nº E09196, con mira láser.
01 Rifle serie Nº 28110, con silenciador.
01 Ametralladora, marca MG, calibre .42, serie Nº 5499B
01 Ametralladora, serie Nro. 525N
01 Subametralladora, sin marca, sin número de serie, con silenciador y mira láser.
01 Subametralladora serie Nº 8270.
02 Subametralladoras sin marca, sin Nº de series.
01 Rifle sin marca, sin Nº de serie, con mira telescópica.
02 Subametralladoras, calibre .40, series Nº BN243 -7782.
01 Subametralladora, sin número de serie y sin marca.
01 Rifle sin número de serie, sin marca, con mira láser.
01 Ametralladora, calibre .33, marca Rheinmetall.
01 Lanza cohete, marca LOT, serie Nº QC1015.
01 Lanza cohete doble, marca LOT, sin Nº de serie.
03 Pistolas marca Pietro Beretta, calibre 7.65, series Nº L58636- L58504 –L57849, con 03 cargadores, con mira láser y silenciador.
01 Subametralladora, marca Imgram, calibre 9mm, con silenciador.
01 Subametralladora, marca Imgram, calibre 9 mm.
01 Subametralladora, hechiza, con silenciador.
01 Subametralladora, hechiza, con mira láser.
01 Lanzador de bengala
02 Silenciadores.
01 trípode de fusil Rheinmetall.
01 Pistola marca Luger con culata de madera, sin número de serie, sin cargador
01 Pistola marca Pietro Beretta, calibre 7.65, con silenciador, sin cargador.
28 cajas metálicas, color verde, que en su interior contienen municiones.
117 Estuches con tres cargadores cada uno, sin munición.
01 Visor nocturno modelo NVC-900, con lente de repuesto.
01 Visor, modelo NVC-800.
02 Recipientes plásticos con vainillas
01 funda de madera, que contiene en su interior una pistola, sin marca, serie Nº 23111.
01 Mira telescópica marca Tasco, con su respectivo estuche.

Segundo hallazgo de armas en el fundo “el Litral” de Bulnes, el día 04 de agosto de 2005, enterradas y esparcidas:
01 Escopeta marca “Aya” serie N° 58889, calibre 16, doble cañón. Fabricación española.
01 pistola semiautomática calibre .22, marca “Marcati”, fabricación argentina.
01 subametralladora calibre 9mm., cargador lateral, marca “Sten”, modelo “MK-II, fabricación inglesa.
02 subametralladoras hechizas calibre 9 mm. con silenciador.
01 revólver calibre .38 sin marca.
01 ballesta marca “Barnett”. Fabricación norteamericana.
02 tubos lanzadores de morteros. Fabricación francesa.
01 lanzacohetes “Instalaza M-65”. Fabricación española.
01 trípode de ametralladora “Rheinmetall”. Fabricación alemana
117 cargadores para subametralladora, diversas capacidades.
34 supresores para armas de fuego.
20.050, aproximadamente, de fulminantes para armas de fuego
50 cartuchos armas de fuego 8X57 mm.
05 rockets M28, calibre 89 mm. Fabricación USA.
01 rocket M28 de humo calibre 89. Fabricación USA.
01 rocket M28 de práctica, calibre 89 mm. Fabricación USA.
1 rocket antiblindaje “PG-7”. Fabricación Rusa.
289 granadas para fusil.
02 granadas para fusil, modelo 63B.
1.398 granadas de mano tipo MK-II con espoleta.
05 granadas lacrimógenas de activación eléctrica.
167,8 kilos explosivo pentolita.
9,7 kilos de explosivo “TNT”.
900 grs. de explosivo Iremita.
250 grs. explosivo plástico T-4
9.500 kilos aproximados detonadores eléctricos y mecánicos.
15,5 kilos pólvora negra.
1 kilo de polvo de aluminio
13 kilos clorato de potasio.
1.5 polvo de magnesio
2 kilos de fósforo amarillo
20 kilos nitrato de amonio
2 kilos de zinc
1 kilo de nitrato de estroncio
2 kilos Barium nitrato
4 kilos de óxido de plomo
7 kilos de ácido picrico
1,5 kilos antimonio
1 kilo silicio
1.5 kilos cromato de potasio

Se añade asimismo:
“Que las armas y elementos similares, antes singularizados, encontrados en Villa Baviera, Parral, Séptima Región, y en Bulnes, Octava Región, el 14 de junio y el 04 de agosto de 2005, respectivamente, son constitutivos de material de uso bélico, pues se trata de armas automáticas, livianas y semiautomáticas, lanza proyectiles, granadas, material explosivo, elementos químicos y proyectiles en general, las que, por su potencia, tenían un gran poder destructor y efectividad; material que, en una parte, impresiona el haber sido construido para ser utilizado en algún conflicto de guerra por fuerzas armadas, como medio de combate, o posibles de ser utilizados en cualquier otra forma, por ejemplo, por medio de sorpresa, como es el caso de las armas de fantasías, tales como lápices, bastones, y cámara fotográfica, ya que, aparecen fabricados o acondicionados especialmente para tales múltiples finalidades.
Que el material bélico antes referido al encontrarse oculto, estaba totalmente al margen de todo control y supervigilancia del Ministerio de Defensa Nacional a través de la Dirección General de Movilización Nacional y su obtención, fabricación o adquisición tampoco aparece resguardada por medio de una autorización regular de dicha autoridad fiscalizadora.
Que, además, sus poseedores mantenían clandestinamente la tenencia de tales armas, los que, en cuanto a la organización, pertenencia, financiamiento, dotación de materias primas, operación e instrucción, indujeron a la creación y mantuvieron el funcionamiento de grupos de civiles como partidas militarmente organizadas.
Ello sucedió, a lo menos, desde el año l970, creándose tal estructura tiempo antes del 11 de septiembre de l973; y, en la época inmediatamente posterior a esta fecha se armaron sus miembros, desempeñándose en las acciones de colaboración con los organismos de seguridad del régimen militar instaurado en esa fecha en el país, tales como en operaciones de apoyo a éstos, y de mantención de civiles privados de su libertad en Villa Baviera y en operativos de represión similares en otros lugares.
Además, el ocultamiento y almacenaje de parte de tales pertrechos hasta la fecha del descubrimiento por este tribunal, determinan el propósito antijurídico del superior jerárquico de Villa Baviera de lucrarse mediante el tráfico de armas, cuando la oportunidad se lo permitiera.”
r) Informes Policiales de fojas 134 y 155, de las compulsas, consistentes en pesquisas de los hechos investigados, determinadamente encaminadas a determinar los dineros que tuvieron como finalidad ser utilizados para ocultar al prófugo de la justicia Paul Schäfer Schneider.
rr ) Antecedentes remitidos por la Jefatura Nacional de Inteligencia Policial, de fojas 181 y siguientes y 193 y siguientes de las compulsas, que dan cuenta de las menciones de hechos y personas, en reportaje efectuado por el programa “Contacto”, emitido el 13 y 14 de marzo de 2005, a las 22 horas, por Canal 13; de los viajes de personas a la República Argentina, desde el 21 de agosto de l997; de los antecedentes que se contienen en el documento Nº 39, del archivador Nº 13, de los documentos incautados el año 2000, conteniendo carta escrita en alemán; del documento Nº 3, del archivador Nº 13, de los documentos incautados el año 2000, correspondiente a una Reunión de Asociación Nacional de Amigos de la Sociedad Dignidad, de fecha 11 de marzo de l988, con la participación entre otros de la persona que se singulariza; del documento Nº 24, del sobre Nº 26 – de la caja Nº 19, el cual exhibe una carta de agradecimiento, que consigna nombre de determinadas personas.
Asimismo, da cuenta esa Jefatura de las pesquisas derivadas de la traducción y análisis de las carpetas encontradas en Villa Baviera durante el año 2005, lográndose clasificar aquellos documentos que dicen relación con los números de cuentas corrientes y el desglose de actividades económicas con dineros obtenidos por concepto de jubilaciones, provenientes de los Bancos Kreissparkasse y Desdner Bank A.G., Siegbur.
Además, se informa acerca de la existencia de la cuenta de la PSM (Private Social Misión – Misión Social Privada) utilizada para las compras en Alemania.

Se adjuntan, además, recortes de prensa chilena relacionados en su mayoría con reportajes de Colonia Dignidad, sobre acusaciones de violación a los derechos humanos, junto a variadas declaraciones publicas de apoyo a la Colonia. Son relevantes al aefecto los antecedentes que se refieren a:
1.- Declaración pública, fechada el 21.abr.1991, del abogado Fidel Reyes Castillo, ante las acciones de fiscalización realizada por el Servicio de Impuestos Internos a: Corporación Benefactora y Educacional Dignidad y las Sociedades Anónimas Abratec y Cerro Florido, en su calidad de abogado de éstas.
2.- Nota, fechada el 20.abr.1991, dirigida a “don Fidel” (abogado), donde entregan un listado con el nombre y rut de los 15 funcionarios del Servicio de Impuestos Internos, que el 17.abr.1991, participaron de las diligencias efectuadas en Villa Baviera.
3.- Carta del abogado Antonio Valero Nader, fechada en Parral el 19.abr.1991, dirigida al doctor Hartmut Hopp Miottel, donde informa de los avances jurídicos, respecto al allanamiento efectuado por el S.I.I., y además entrega consejos relacionados con el ocultamiento de documentación importante, que pudiere derivar en algún delito.
4.- Informe de Gerhard Laube Laib, respecto al procedimiento realizado el 17.abr.1991, por personal del S.I.I., al interior de la sociedad Abratec S.A. destacando; “una vez miraron en dirección al contenedor, percibieron algo de una pared de madera, preguntaron por lo que era, dije que eran dependencias particulares, lo que les bastó.”
5.- Documento relacionado con el proceso en contra de Amnesty International, narra los pasos que se han seguido, las interrogantes que surgen y nombran a los testigos de Amnesty:
- Iván Gustavo Treskow
- Erick Zott Chuecas
- Luis Enrique Peebles Skarnic
- Adriana Borquez Adriazola
- Eduardo Garcés Luengo
- Gerardo Iván Sánchez Bustos
- Manuel Segundo Bravo Salgado
- Enrique Fuenzalida Devia
- Hans Günter Matthusen.
6.- Cronológico con todas las acciones fiscalizadoras que ha sido objeto la colonia dignidad, por ejemplo visita del S.I.I., Dirección del Trabajo, etc…
7.- Nota dirigida a don Fidel, donde se da cuenta del cierre de las cuentas corriente de tres Bancos (Osorno, O’Hhiggins y Chile), lo anterior es una medida adoptada por las entidades bancarias, por que no existe la Sociedad Dignidad.
8.- Acta de notificación, extendida por el Jefe Subrogante de la Prefectura de Linares, de la Policía de Investigaciones, fechada el 19.feb.1991, informando la “caducidad de solicitud de carta de nacionalización de conformidad al art. N° 11, Decreto Supremo N° 5142-60”
9.- Informe cronológico con las diligencias efectuadas por Carabineros e Investigaciones, en la Colonia Dignidad, durante el año 1991 (siete carillas).
10.- Desglose de gastos, Morgan Marinetti Ltda., respecto de la revista Mensajeros de Dignidad, que asciende a la cantidad: $5.407.317.- dicho documento va direccionado a la Asociación Nacional de Miembros y Amigos de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad.
11.- Dichos del alcalde de Freire, donde manifiesta que escuchó decir al General Pinochet, que estaba muy contento con la manera como andaba el asunto de Camus, el mismo era muy católico y estimaba mucho a esta gente (los alemanes), y no comprendía que la Iglesia Católica los trataba como lo hacia, y lo que pasaba a Camus bien merecido lo tenía.
12.- Texto, donde se menciona una conversación con “p”, quien dará el aviso de la venida de una comisión alemana a la colonia dignidad, a lo cual deben estar atentos para interponer un recurso de protección.
13.- Dos documentos, correspondiendo estos a análisis de inteligencia, efectuados por “Roland”, sobre los dichos del ministro Correa y el embajador Pabsch, donde a conseja que lo más conveniente es no dar respuesta publica y dejar que se olviden.
14.- Copia de fax, fechado el 28.mar.1990, a las 00:12 horas, donde se aprecia un plan de inteligencia, donde se nombran a “Pepe” y “Eduardo”.
15.- Listado de vehículos, fechados el 19.ene.1990, donde aparecen ordenados por patente, ciudad, tipo de vehículo.
16.- Tarjeta de agradecimiento, de Oriana Ibañez, vice presidenta regional, de las fundaciones de ayuda a la comunidad y jardines infantiles y navidad de la región del Bio Bio, dirigida a Paul Schäfer, Presidente de la Sociedad Benefactora Educacional Dignidad, por la presentación de coro de esa comunidad.
17.- Memorandun donde se destaca que corre peligro de muerte Paul Schäfer, siendo imprudente que comparezca ante tribunales en los procesos que se han iniciando, siendo una campaña mundial de izquierdista en contra de Schäfer.
s) Oficio del señor Director Nacional de Aduanas, de fojas 344 de las compulsas, en el que se acompañan antecedentes relacionados con operaciones aduaneras del “Hospital de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad”, y que consisten en listado computacionales con datos específicos sobre importaciones realizadas por la referida institución;
t) Copia de informe de la Dirección de Aeronáutica, de fojas 370 de las compulsas de autos, sobre los antecedentes de la aeronave matrícula D – IEBCB, señalando que no existen antecedentes relacionados con operaciones efectuadas por esa aeronave.
u) Cuadros fotográficos y documento en fotocopia, de fojas 401 a 407 de las compulsas, que dan cuenta: a) del interior de una aeronave; b) de la aeronave matrícula D – IECB, con la bandera alemana en su cola y pintura exterior tipo “camouflage”, tipo militar; c) de aeronave con matrícula bajo su ala izquierda CC – CRI, con color blanco y líneas azules claras y obscuras en su fuselaje. Y fotocopias de bitácora personal de vuelo, fecha 12 de mayo de 1995, desde Lidkoping hasta Reykiavik, de aeronave modelo Do 28, matrícula D - IECB, hasta el 19 de mayo de 1995, “desde Antofagasta a V. Baviera”.
v) Fotocopias autorizadas de fojas 415 y 418 del cuaderno de compulsas, de resoluciones de procesos de este mismo rol, episodio secuestro de Álvaro Vallejos Villagrán, en las que se señala que en dicha investigación se encuentra justificado que esta persona, en el invierno de l974, fue sacado desde 4 Álamos y trasladado de un camioneta modelo C 10, desde Santiago hasta el fundo de Colonia Dignidad, siendo entregado a personas de ese predio de nacionalidad alemana, momento desde el cual se encuentra desaparecido.
w) Fotocopias autorizadas de fojas 421 y 423 del ramo de compulsas, de la causa de este mismo rol, episodio Juan Maino Canales, en el que, en lo pertinente a esta investigación, da cuenta que en ese proceso está hasta ahora establecido que, con posterioridad al 11 de septiembre de l973, la Dirección Nacional de Inteligencia Nacional (DINA) con pleno conocimiento y colaboración de los jefes de “Villa Baviera”, también conocida como “Colonia Dignidad”, implementó parte de sus actividades utilizando el interior del fundo “El Lavadero” y sus instalaciones.
Que en ese contexto se utilizó, al margen de toda legalidad, por quien era el jefe de Villa Baviera el sector de acopio de papas para detener a civiles contrarios al régimen militar recién instaurado, además, con el fin de ocultar las actividades delictivas, el superior de la Villa y sus colaboradores más cercanos, procedieron a ocultar en el predio todo rastro de las víctimas, esconder las armas y a enterrar varios vehículos que desaparecieron junto con ellas.
x) Copias autorizadas de fojas 425 y siguientes, de los autos del mismo rol 2.182 -98, sobre Lesiones Graves, que dan cuenta de la resolución de 28 de diciembre de 2005, en la que se expresa que en ese proceso se encuentra establecido que Gudrun Wagner, Waltraub Schaak, Wolfgang Mûller Ahernd; Gerd Schaffrik, Hans Peters Schaffirk, Horst Schaffrik, Gunther Schaffirk y Jürgens Szurgelies, todos ellos jóvenes alemanes, pertenecientes a los grupos de emigrantes de Alemania a Chile, que se asentaron entre los años l961 y 1963, junto a los mayores que los acompañaban, en el ex fundo “El Lavadero”, Parral, en la denominada Colonia Dignidad, bajo el mando de un líder, fueron separados de sus padres, al igual que al resto de los niños alemanes; pero además aquéllos fueron sometidos a “tratamientos de salud” no obstante estar sanos, se les suministró “sicotrópicos” y aplicó corriente eléctrica en sus cuerpos, mediante “electroshock”, permaneciendo los jóvenes aislados en el “hospital”, como también en el anexo a éste denominado “Neukra”, ubicados al interior de la hoy ex Colonia Dignidad;
y) Informe, de fojas 466 del tomo de compulsas, de la Jefatura de Inteligencia Policial, que relaciona las fichas incautadas en Villa Baviera y que dicen relación con Miguel Becerra Hidalgo, apodado “Uno”.
z) Documento de la empresa alemana Daimler Benz, Stuttgart, de fojas 522 de las compulsas, que da cuenta del vehículo “Personenwagen”, fechado 3 de mayo de l971.

2º Hechos establecidos. Que con el mérito tales los antecedentes se verifica en autos que:
I.- Características de la Organización:
Al amparo de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad se organizó una estructura jerarquizada que planificó y ejecutó múltiples delitos, integrada por personas que fueron miembros y colaboradores de esa corporación, actividad que se inicia a lo menos desde el año l970 en adelante, según consta fehacientemente de la documentación encontrada durante el año 2005 al interior del ex fundo el Lavadero, ex Colonia Dignidad, actual Villa Baviera, situado al interior del pueblo de “Catillo”, comuna de Parral, Séptima Región; estructura que continuó organizada después de la disolución de la fundación dispuesta por la autoridad administrativa competente, precisamente por desviación del objeto de ésta.

Que, dicha estructura perfectamente organizada con el fin de actuar ilícitamente, contaba con un superior o mando responsable, el cual también estaba muy bien informado con un sistema creado al efecto, y si bien no implicaba ello constituir formalmente una organización tradicional militar, si lo era en cuanto a la aplicación de reglas, experiencias y adiestramiento propias de una actividad de esa naturaleza, contando de esa forma con capacidad suficiente para llevar a cabo operaciones militares y con la posibilidad plena de imponer una disciplina de ese carácter.

Que, el sistema de información creado por el líder y su jerarquía desarrolló: aspectos de archivo político, búsqueda de información, intento de intervención de los sistemas clasificados de comunicaciones de las fuerzas armadas, registro de personas, determinadamente de detenidos políticos, algunos de los cuales fueron interrogados dentro de la ex Colonia Dignidad, asignándoseles apodos a los informantes, estableciendo canales para entregar la información, con diferencias en el tipo de información que se entregaba, esto es, archivos y borradores, además, muchas de las personas indagadas estaban ubicadas en Argentina y en otros países de este hemisferio y de Europa, lo que permitiría eventualmente ellas ser el blanco de alguna operación en su contra; además de información sobre autoridades civiles, religiosas, ex militares, militares en servicio activo y actividades profesionales de éstos. Creando con tal fin un vínculo o relación entre la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional) y ellos.

Que, a lo anterior debe añadirse que, en el hecho, tal estructura implicó, ante la pasividad de algunas de las autoridades, el control de un territorio, con permanencia tal que le permitió al líder servir el proyecto y realizar las operaciones ilícitas.

Que, además, el carácter sostenido y concertado de estas operaciones no coinciden en absoluto por su duración y persistencia con algún hecho esporádico, sino que por el contrario, su forma de ser se caracterizó en que la organización liderada por el “führer” o jefe, tuvo siempre un actuar organizado, ordenado y preparado, con capacidad de desarrollar el protocolo diseñado, con estructura suficiente para ejecutarlo.
Que se operó además en un sistema con características propias de las sectas, mecanismo que favoreció al líder, al abusar éste de la propia comunidad a la que pertenecía e impunemente desarrollar su conducta pedófila criminal, en contra de los desgraciados niños que quedaban a su alcance.

II.- En cuanto a armamento y pertrechos bélicos:
En efecto, en diligencias ordenadas por este tribunal se incautaron, los días 14 de junio y 04 de agosto de 2005, dos arsenales ocultos bajo tierra con numeroso armamento, explosivos de diverso tipo e insumos químicos para su confección, municiones, accesorios y otros múltiples elementos de carácter bélico, cuyo hallazgo se produjo al interior de recintos de la ex Colonia Dignidad. Específicamente, en los predios de Villa Baviera, 7a Región, y "El Litral", localidad de Bulnes, en la 8a región, respectivamente.
Dicho material bélico oculto, estaba totalmente al margen de todo control y supervigilancia del Ministerio de Defensa Nacional, y su obtención, fabricación o adquisición no aparece resguardada por medio de autorización alguna de la entidad fiscalizadora competente.
En general, se trata materiales de uso bélico, tales como lanza cohetes, ametralladoras, subametralladoras, rockets, morteros, explosivos diversos y, en general, elementos de gran poder destructor y efectividad, que resultan aptos para ser utilizados en algún conflicto de guerra como medios de combate. Este factor, permite sospechar que los elementos incautados, dan cuenta de tráfico internacional de armas realizado hasta y desde la ex Colonia Dignidad.

Otros elementos incautados estarían destinados a efectuar ataques especialmente odiosos, como es el caso de las armas de fantasía, encubiertas bajo la forma de lápices, bastones de apoyo para caminar y cámara fotográfica con dardos en su obturador, fabricados especialmente para ocultar su verdadera naturaleza.

Asimismo, se comprobó la existencia de metralletas "hechizas" e insumos químicos habitualmente utilizados en la confección de artefactos explosivos, tales como explosivo TNT, explosivo plástico T-4, Polvo de Aluminio, Nitrato de Amonio, Antimonio, Detonadores eléctricos y mecánicos, por lo que la organización fabricó parte del armamento encontrado .
Sin perjuicio de lo anterior, ambos arsenales estaban constituidos por armamento, explosivos, municiones, insumos y accesorios producidos en el extranjero y, por lo tanto, introducidos clandestinamente al territorio nacional.
De acuerdo a los peritajes del Laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones, la mayor parte de las armas de fuego incautadas están aptas para su uso como tales.

Tales antecedentes permiten colegir inequívocamente que el almacenamiento y ocultamiento del armamento incautado, hasta la fecha de su descubrimiento, determinan el propósito antijurídico del superior jerárquico de Villa Baviera de armarse y de lucrarse mediante el tráfico de armas, después de su fuga y cuando la oportunidad se lo permitiera.

III.- Actividad organizada en materia de violación de Derechos Humanos.
A lo menos, desde el año 1970, tiempo antes del 11 de septiembre de 1973; y, en la época posterior a esta fecha, los miembros de la organización de la ex Colonia Dignidad se armaron, adecuándose mediante un preciso protocolo a acciones de colaboración con los organismos de seguridad del régimen militar instaurado en el país.
Consta lo anterior de los antecedentes que motivaron la imputación proveniente del auto de procesamiento de 21 de marzo de 2005, confirmado por la Corte de Apelaciones de Santiago, con fecha 20 de mayo de 2005, y de los procesamientos de fecha 30 y 31 de mayo del mismo año.
Se verifica entonces que existió una estrecha relación entre la Dirección Nacional e Inteligencia DINA y la referida estructura jerárquica de Colonia Dignidad.
Efectivamente, aparece de los antecedentes reunidos por este tribunal que, con posterioridad al 11 de septiembre de 1973, la DINA, con conocimiento y en concierto con los jefes de Colonia Dignidad, este enclave alemán implementó parte de sus actividades utilizando las instalaciones de la referida Colonia, secuestrando a civiles que fueron conducidos a ella y mantenidos en esa condición en su interior.
Al efecto, se ha establecido en los autos referidos "EPISODIO JUAN MAlNO", que con fecha 26 de mayo de 1976, agentes de la DINA, privaron sin derecho de libertad a Maino Canales, a doña Mercedes Rekas Urra y al marido de ésta Antonio Elizondo Ormaechea.
También se estableció que los secuestrados fueron conducidos a Colonia Dignidad y sus vehículos hechos desaparecer en sus propiedades, situación que afectó al menos a Juan Maino, Elizabeth Rekas y Antonio Elizondo.
Asimismo, el 29 de julio de l974, Álvaro Modesto Vallejos Villagrán, a la época estudiante universitario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), fue detenido en el domicilio de su padre en la comuna de Maipú, Santiago, por dos individuos que se identificaron como agentes de Inteligencia del Gobierno y llevado transitoriamente al centro de detención denominado “Cuatro Álamos”, desde donde fue trasladado por funcionarios del Ejercito hasta la Ex Colonia Dignidad, la que ha esa fecha funcionaba como centro de detención y torturas de personas perseguidas por el régimen militar instaurado en el país, momento desde el cual dicha víctima se encuentra desaparecida.
Se comprobó, además, que la organización desarrolló su actividad mediante la confección archivos que contenían los datos y antecedentes de personas sindicadas como izquierdistas, muchas de las cuales se ignora hasta hoy su paradero, dando luz, por los interrogatorios cuyos registros han sido encontrados, de que los últimos días en que se tuvo noticia de ellas, se encontraban secuestradas en la ex Colonia Dignidad. Ello resulta evidente del análisis de las fichas que contienen datos de los interrogatorios a los desaparecidos Alvaro Modesto Vallejos Villagrán, y a Pedro Merino Molina, comparados tales interrogatorios con los de las personas residentes en la ciudad de Talca, las que también estuvieron detenidas en la ex Colonia Dignidad y salvaron con vida.
Asimismo, tales fichas dan cuenta de la actividad de interrogación de las personas privadas de libertad, con participación de jerarcas de la Colonia y miembros de la DINA, constatándose que se obtuvo información, a lo menos de algunos de los desgraciados, empleando tormento en su contra, lo que permitió la recopilación de antecedentes respecto del paradero o ubicación de otro grupo de personas, las que a la vez fueron hechas desaparecer o murieron posteriormente.

IV. En cuanto a los delitos de lesiones graves mediante el empleo sistemático de tratamientos psiquiátricos a los propios colonos de la Ex Colonia Dignidad.
De acuerdo a los antecedentes expuestos en el respectivo auto de procesamiento, dictado por este mismo tribunal, los hechos punibles reiterados, por ahora acreditados en esos autos, se configuraron por las siguientes circunstancias:
Los jóvenes colonos alemanes Gudrun Wagner, Waltraub Schaak, Wolfgang Müller Ahrend, Gerd Schaffrik, Hans Peter Schaffrik, Horst Schaffrik, Günter Schaffrik y Jürgen Szurgelies, todos ellos pertenecientes a los grupos de niños emigrantes desde Alemania a Chile, que se asentaron entre los años 1961 y 1963, junto a los mayores que los acompañaban, en el ex fundo "El Lavadero", Parral, en la denominada Colonia Dignidad, bajo el mando de un líder, fueron separados de sus padres, al igual que al resto de los niños alemanes; pero además aquellos fueron sometidos a "tratamientos de salud". Y no obstante estar sanos, se les suministró" sicotrópicos" y aplicó corriente eléctrica en sus cuerpos, mediante" electroshock", permaneciendo los jóvenes aislados en el "hospital", como también en el anexo a éste denominado "Neukra", ubicados al interior de la hoy ex Colonia Dignidad;
Se establece también que dichos seudo tratamientos siquiátricos tenían como objetivo lograr la separación de los miembros de las familias y con ello la destrucción de los vínculos de éstas, además de inhibir las conductas sexuales de las víctimas, con la intención de destruir el concepto de familia y así mantener una supuesta pureza moral de tales jóvenes.
Asimismo, el líder ejecutó tales conductas en contra de los jóvenes luego de que, con previa formalización de nexos con personas chilenas, creara un sistema de colaboración con los organismos de seguridad, logrando un estatuto similar al de las autoridades de tal índole la época; permitiéndole todo ello llevar a cabo impunemente las prácticas crueles en contra de parte de los propios colonos alemanes, los que deben ser considerados como parte de la población civil; violencia física y sexual empleada para la destrucción de los vínculos de familia del grupo con fines de proselitismo religioso o servicio a una causa.
Dichos "tratamientos siquiátricos" en contra de los jóvenes los dirigía la persona que hacía las veces de facultativa médico habilitada, con la tolerancia de la autoridad administrativa, pues no tenía habilitación legal para ejercer como médico en Chile.
Tal agresión física en contra de los jóvenes colonos alemanes se hacía con orientación directa del líder, con el claro propósito de mantener el poder absoluto que sobre todos ellos él tenía.

V.- En cuanto a la comisión de delitos sexuales en contra de menores.
Pero además el líder, con la complicidad y encubrimiento de los jerarcas de la ex Colonia Dignidad, cometió abusos deshonestos y violaciones sodomíticas en contra de menores. Así se ha establecido en la causa rol N ° 53.914, el Ministro de la Corte de Apelaciones de Talca, en Visita en el Juzgado de Letras de Parral.
En efecto, engañando a los padres y madres de las víctimas, aprovechando la pertenencia de éstos a familias campesinas de la zona que deseaban un mejor futuro para los niños y con el falso propósito de brindar protección a éstos, la organización criminal implementó al interior de la Colonia Dignidad, una estructura jerárquica que operó para que el líder o “führer”, seleccionara niños de su agrado y consumara gravísimas agresiones sexuales en contra de los menores, actuando otros integrantes de la misma como cómplices o encubridores de esos delitos.
Efectivamente, se encuentra acreditado judicialmente en la precitada causa, que con posterioridad a 1990, se cometieron múltiples delitos de abusos deshonestos y violaciones sodomíticas.
Tal como se acreditó en dicho proceso, los delitos se cometieron utilizando el inmueble y organización de Villa Baviera, especialmente el denominado "Internado Intensivo" de menores que existió en su interior, al cual eran incorporados los niños hombres que fueron agredidos sexualmente, lugar en que eran mantenidos bajo coacción e intimidación, bajo los férreos y sofisticados sistemas de seguridad de la colonia.
Mas todavía, es dable presumir que el propósito real de establecer y operar dicho "Internado Intensivo", fue atraer menores para ser violentados sexualmente por el jerarca, con la complicidad y encubrimiento de otros miembros de la Colonia Dignidad.
En definitiva dicho "Internado" hizo posible la comisión de los delitos sexuales.
3º Calificación jurídica de los hechos:
Que el delito imputado consiste en la figura de asociación ilícita, el que:

1.- En cuanto al derecho interno:
Está previsto en los artículos 292 y 293 del Código Penal, que considera la existencia de una organización jerarquizada con el objeto de atentar contra el orden social, las buenas costumbres, las personas, o las propiedades, o para la perpetración de delitos o crímenes, y que se entiende existir por el sólo hecho de organizarse.
En consecuencia, el delito de asociación ilícita constituye un ilícito penal independiente, que debe ser sancionado en forma separada y sin perjuicio de las penas que se aplique a los crímenes o simples delitos cometidos por los miembros de la organización. Al efecto, el artículo 292 del Código Penal, dispone que toda asociación formada con el objeto de atentar contra el orden social, contra las buenas costumbres, contra las personas o las propiedades, importa un delito que existe por el solo hecho de organizarse.
Por su parte, el artículo 293 del Código Penal, sanciona con la pena de presidio mayor, en cualquiera de sus grados, a los jefes, los que hubieren ejercido mandos en ella y sus provocadores, cuando ha tenido por objeto la perpetración de crímenes.
Que, de esta forma, los requisitos o elementos conceptuales de la asociación ilícita están dados por su consistencia y organización jerárquica, además su existencia permanente, que no se compatibilice con lo eventual o esporádico, todo ello junto a la pluralidad de miembros que la componen.
En la especie, se comprueba la existencia de un grupo de personas organizadas y que respondían a una jerarquía.
En el caso de autos los miembros de la organización han delinquido individualmente para lograr las finalidades ilícitas de la organización, para cuyo efecto todos han estado estructurados jerárquicamente y de modo permanente.
Además, se verifica de los antecedentes que la organización ilícita:
Ha funcionado bajo el mando de un líder con la compañía de núcleo central de personas, tal como se evidencia en las diversas investigaciones precitadas. Ya sea para conducir o mantener secuestrada a las víctimas en los delitos de secuestros; o bien para la producción, internación u ocultamiento de los arsenales de guerra incautados; como también el mismo proceder se verifica en las lesiones graves mediante falsos tratamientos a los jóvenes colonos alemanes antes singularizados.
Ha contado con una distribución o división de funciones en su interior. Cumpliendo alguno de ellos funciones propiamente de seguridad, resguardando lugares o personas; funciones técnicas respecto del armamento incautado; otros doblegando la voluntad de los colonos alemanes "rebeldes", o buscando inhibir la conducta sexual.
Ha conformado y operado sofisticados sistemas de seguridad y vigilancia, utilizando para ello equipos de alta tecnología. Tales como los incautados consistentes en sensores de movimientos, ocultos en árboles u otros lugares, construcciones también ocultas levantadas en diversos lugares dentro de la ex Colonia Dignidad;
Ha conformado y operado con un departamento de inteligencia o información, respecto de aquellas personas que se consideraban peligrosas por ser izquierdistas;
Ha contado con amplias redes de apoyo externo, debiendo destacarse la estrecha vinculación que tuvo con la DINA (Dirección Nacional de Inteligencia) y otros particulares residentes en Chile y en el extranjero.
Además, a contado con un territorio determinado, con deslindes claros en una gran superficie de terreno, sobre el cual ha ejercido absoluto control con plena tolerancia de la autoridad administrativa, lo que ha facilitado su accionar delictivo;

2.- En cuanto al Derecho Penal Internacional:
Que, en relación con este mismo delito de asociación ilícita, deberá tenerse presente que el modelo constitucional de Chile, que consagra la Constitución Política de la República, determinadamente conforme a lo que refiere el artículo 5º, inciso segundo, de la Carta Fundamental, internacionalizó el Derecho Penal, puesto que la Constitución es la guía que a partir del “ius cogens” y al acatamiento de los tratados vigentes suscritos por Chile, determina que el sistema penal actual tiene una relación directa con el sistema penal internacional.
Lo anterior implica que las conductas ilícitas establecidas hasta ahora autos, determinadas por la existencia de una estructura con un claro protocolo de carácter militar; de la capacidad de producción propia de armamento y de acopio de otro ingresado clandestinamente al enclave; la existencia de un protocolo de civiles organizados militarmente, estructurado para cooperar en operaciones de apoyo a organismos de seguridad del antiguo régimen militar, en la persecución de parte de la población civil por razones políticas o ideológicas, el secuestro y desaparición forzada de personas integrantes de ese grupo; la colaboración activa en los secuestros, guiándose por un sistema de información y archivo de antecedentes, mantenido oculto hasta ser encontrado por funcionarios policiales altamente calificados de la Policía e Investigaciones de Chile, durante el mes de junio del año 2005; el provocar lesiones graves al propio grupo de civiles, conformado por un conjunto de colonos alemanes de la misma ex Colonia Dignidad, mediante tratamientos siquiátricos no obstante estar sanos, separándolos de sus padres y sometiéndolos a medicamentos, todo con el propósito del líder de destruir las familias e inhibir las conductas sexuales normales; y el ataque pedófilo directo de éste último en contra de niños, constituye sin duda alguna un ataque a la persona humana como tal, cuya protección es una premisa que se encuentra en el cumplimiento de los Principios Generales del Derecho Penal Internacional y de los Tratados y Convenios Internacionales sobre la materia, a los cuales hace referencia el marco constitucional, tales como: La Declaración Universal de los Derechos Humanos; El Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; la Convención Americana sobre los Derechos del Niño; Los Convenios I, II y III de Ginebra y los protocolos adicionales I y II; compromisos que refrendan los Principios Generales del Derecho Penal Internacional y que son de imperativo cumplimiento, como lo ordena la Constitución Política de la República de Chile.
3º.- En cuanto a la responsabilidad penal: Que, con el mérito de los antecedentes reseñados y de las propias declaraciones de Paul Schäfer Schneider, de fojas 555 y siguientes de estas compulsas, de Kurt Schnellemkamp Nelaimischkies de fojas 453 de estas compulsas, de Gerd Seewald Lefebre, de fojas 561 en delante de estas compulsas; de Gerhard Wolfang Mücke Koschitzke, de fojas 459 y 463 de las compulsas, de Harmut Wilhelm Hopp Miottel, prestada a fojas 28 de las compulsas, de Gisela Gruhlke Hann, de fojas 673 de las compulsas, de Karl Van Den Berg Schuurman, de fojas 421 y 461 de las compulsas, de Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda, de fojas 384 de las compulsas, de Pedro Octavio Espinoza Bravo, de fojas 525 de las compulsas , y de Fernando Gómez Segovia, de fojas 387 estas compulsas, se encuentra legalmente acreditada su participación en calidad de autores en el delito de asociación ilícita establecido en este auto de procesamiento.
En cuanto a la responsabilidad penal de personas ausentes.
Que, asimismo, con el mérito de los antecedentes analizados con ocasión del delito, se encuentra asimismo, legalmente acreditada la participación y responsabilidad de Albert Schreiber Rauschenberger; de Hans Jürgen Riesland Bollman; de Peter Schmidt Spinti, de Wolfgang Freidhelm Alexander Zeitner Bohnau; de Matthias Gerlach Maschke; de Renate Freitag Hartman; de Rebeca del Carmen Schäfer Schneider, y de Armando Fernández Larios, en calidad de autores en el delito de asociación ilícita establecido en este auto de procesamiento.
Y, de conformidad, además, con lo que establecen los artículos 274 y 276 del Código de Procedimiento Penal, se declara que se somete a proceso a Paul Schäfer Schneider, Kurt Schnellemkamp Nelaimischkies Gerd Seewald Lefebre, Harmut Wilhelm Hopp Moittel, Karl Van Den Berg Schuurman Gerhard Wolfang Mucke Koschitzke, Gisela Gruhlke Hann, Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda, Pedro Octavio Espinoza Bravo, Fernando Gómez Segovia, Albert Schreiber Rauschenberger; Hans Jürgen Riesland Bollman; Peter Schmidt Spinti, Wolfgang Freidhelm Alexander Zeitner Bohnau; Matthias Gerlach Maschke; Renate Freitag Hartman; Rebeca del Carmen Schäfer Schneider y Armando Fernández Larios.en calidad de autores del delito de asociación ilícita, antes reseñado.

Por no concurrir los requisitos que contempla el artículo 380 del Código de Procedimiento Penal, no se decreta embargo de bienes de los encausados.
Despáchese orden de aprehensión a los procesados libres
Hágase las notificaciones y designaciones legales correspondientes.
Prontuárieseles en su oportunidad.
Encontrándose los procesados Albert Schreiber Rauschenberger; Hans Jürgen Riesland Bollman; Peter Schmidt Spinti, Wolfgang Freidhelm Alexander Zeitner Bohnau; Matthias Gerlach Maschke; Renate Freitag Hartman; Rebeca del Carmen Schäfer Schneider y Armando Fernández Larios, ausentes, notifíqueseles esta resolución al procurador del Número de Turno del presente mes. Y ejecutoriada que sea la presente resolución, elévense los autos a la Excma. Corte Suprema, a fin de que dicho tribunal determine si se debe pedir la extradición de dichos imputados a los Gobiernos de los países en que actualmente residen, por el delito objeto de este procesamiento.
Transfórmese la detención de Gerd Seewald Lefevre en prisión preventiva. Dese orden de ingreso en calidad de procesado y en libre plática a la Cárcel de Alta Seguridad de Gendarmería de Chile
Rol Nº 2.182-98 (Asociación Ilícita – Ex Colonia Dignidad)
Pronunciado por don Jorge Zepeda Arancibia. Ministro de Fuero.


La Nacion

14 de Julio 2014

CHILEVISIÓN ENTREGÓ ARCHIVOS DE COLONIA DIGNIDAD A AGRUPACIONES DE DDHH

En una sencilla ceremonia encabezada por el director ejecutivo de Chilevisión Jaime de Aguirre, puso en manos de agrupaciones de DDHH la totalidad de los archivos secretos encontrados en los terrenos de Colonia Dignidad y que dieron forma al reportaje "Las fichas del horror".

El programa periodístico "En la mira" de Chilevisión hizo entrega oficial a agrupaciones de Derechos Humanos de 45.612 fichas de inteligencia que contienen información relevante elaborada durante la dictadura y que tiene que ver además con crímenes cometidos en la Colonia Dignidad. Los archivos fueron encontrados en junio de 2005 por la Policía de Investigaciones al interior de 3 contenedores enterrados en Villa Baviera junto a un cuantioso armamento.

La entrega del material documental e histórico, estuvo a cargo del director ejecutivo del canal, Jaime de Aguirre, acompañado del director de Prensa, Patricio Caldichoury, la conductora del programa, Macarena Pizarro, y parte del equipo periodístico que realizo la investigación.

El miércoles 9 de julio el espacio de investigación periodística reveló a través de sus pantallas el hallazgo de documentos que permite conocer cómo los organismos represivos de la dictadura elegían a sus objetivos, cómo organizaban los seguimientos, la búsqueda de información y, finalmente, los secuestros y los crímenes.
Entre otras cosas, se encontraron operaciones militares de envergadura que eran desconocidas para la justicia y que daban cuenta de secuestros y torturas en contra de campesinos ocurrida en 1974. Las fichas hablan además de sendas entregas de armas y cuentas secretas de miembros de la junta de Gobierno.

"Mucha de esta información se conocía y hay otra que no se conocía. A través del reportaje de "En la Mira", hemos puesto sobre la mesa una vez un tema de interés y relevancia social. Esperamos haber sido una contribución a través de esto. Lo venimos haciendo hace muchos años y cada vez que podemos y tenemos los datos para contribuir a través de un trabajo periodístico lo hacemos pues entendemos que este es un canal que para ser relevante socialmente tiene que hacer este tipo de contribuciones", aseveró Jaime de Aguirre, director ejecutivo de Chilevisión.

Por su parte, el director de Prensa, Patricio Caldichoury, remarcó la preocupación permanente del programa y del departamento de prensa por los temas relacionados con Derechos Humanos.
"Particularmente en temas de DDHH y a partir de lo que fueron los 40 años del Golpe Militar, es que le dimos un énfasis mayor a este tema y es así que el año pasado construimos un ciclo de 4 capítulos bastante grande que fueron "Las imágenes Prohibidas". Anteriormente hicimos un tema relacionado con Víctor Jara y desde ese tiempo, unos 2 a 3 años es que estábamos preocupados de las fichas de la Colonia Dignidad. Fuimos avanzando y esperábamos tenerlo el año pasado pero finalmente no fue así, y a propósito de la participación de Luis Narváez, un periodista muy vinculado al tema de DDHH finalmente este año las conseguimos" aseveró Caldichoury.
El director de prensa de Chilevisión aseguró además que respecto de este mismo tema, no se ha llegado al final, puesto que tienen la información de la existencia de más fichas, antecedentes que se encuentran pesquisando para futuros trabajos periodísticos.

María Luisa Ortiz, Jefa de Colección y Archivos del Museo de la Memoria, fue una de las personas que representaron a una de las instituciones a las que llegó esta documentación. "El museo existe para contribuir al conocimiento de lo que ocurrió en un periodo tan doloroso de nuestra historia y poniendo al acceso público las fuentes primarias con la cual los chilenos y chilenas podemos acercarnos a ese período. El archivo y la colección del museo está compuesta por una gran cantidad de documentos que tienen ese propósito. Esto que hoy recibimos, es un aporte muy importante que va a estar a disposición de los investigadores que tendrán que trabajar con ello, de historiadores, de los tribunales y de las familias de las víctimas".

"HUBO PRENSA OFICIALISTA Y OTRA VALIENTE"
Ortiz destacó en la oportunidad el rol que jugó la prensa antes y después del Golpe Militar. "La prensa jugó un gran rol antes, ya sea por omisión, por construcción de verdades oficiales que contribuyeron a fomentar la represión contra los chilenos y también como denuncia. Es decir acá hubo una prensa oficial y una prensa valiente que denunció en tiempos de dictadura. Hoy estas acciones y estos programas son un apoyo importante a hacer visible aquello que permanece tan invisible en nuestra sociedad", argumentó la representante del Museo de la Memoria.

En tanto, la presidenta de la Agrupación de Ejecutados Políticos, Alicia Lira, destacó la reivindicación histórica a Chile. "Aquí la televisión está rompiendo ese pacto de silencio histórico al entregar información y a desenmascarar a los victimarios, a mostrar aquellos horrores que se cometieron. Mucho se dice, pero poco se muestra. Chilevisión está haciendo una reivindicación histórica hacia la memoria de nuestro país y es un aporte muy grande hacia el común de los chilenos. Eso es muy meritorio y nosotros lo valoramos y agradecemos", indicó Alicia Lira.

El canal hizo entrega oficial de los archivos al Museo de la Memoria, la Agrupación de Detenidos Desaparecidos, Agrupación de Ejecutados Políticos, Corporación Parque Por la Paz Villa Grimaldi, Fundación de Documentación y Archivo de la Vicaría de la Solidaridad y a la Fundación Londres 38.


  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015