Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

 


Escuela de Artillería de Linares

VII Región

 

    La Escuela de Artillería de Linares se convirtió en uno de los principales centros de detención y tortura de la región de Maule. Prácticamente, todos los prisioneros fueron sometidos a un régimen de incomunicación permanente y de tortura física, psicológica y sexual, con un claro objetivo vejatorio y destructivo de la dignidad humana, tortura que se aplicó persistentemente durante toda la dictadura militar. El informe Rettig declara que en ..la Escuela de Artillería de Linares funcionó la Fiscalía Militar de esa ciudad, concentrándose la mayor cantidad de detenidos de la Región y se perdió el rastro de varios de ellos que hasta la fecha continúan desaparecidos.  Prácticamente todos los que allí permanecieron, fueron sometidos a un régimen de incomunicación.  Sus familiares relatan que sabían de su permanencia allí sólo porque ésta se les reconocía verbalmente o porque se les recibía alimentos y vestuario.  Esta Comisión tomó conocimiento de múltiples testimonios de personas que permanecieron en la Escuela de Artillería y que refieren haber sido torturados durante los interrogatorios, en los cuales participaban efectivos de Investigaciones

La Escuela de Artillería de Linares esta estrechamente ligada al asesinato o desaparición de un gran numero de presos políticos, incluyendo a Rubén Bravo Bravo, María Isabel Beltran Sanchez, Alejandro Mella Flores, Anselmo Cancino Aravena, Héctor Hernán Contreras Cabrera,

En Linares asumió como Jefe de Plaza y como Intendente, el Coronel a cargo del Regimiento de la localidad. 

Testimonios:

Testimonios entregado por un ex-preso político, detenido a fines de 1973, que permanecieron en el centro de tortura de la Escuela de Artillería de Linares  

"...Existía una primera sesión de ablandamiento, donde funcionaban dos miembros de la fiscalía de Carabineros con una capucha y unos trajes especiales que impresionaban realmente a la persona que entraba ahí. Con unos látigos de alambre aplicaban los azotes amarrados a un palo, aplicaban corriente, golpes con cadenas".

"El objetivo en primera instancia, era destruir a la persona. Eran tremendos gallos, uno medía alrededor del metro noventa. Nos decían: 'hasta aquí te llegó tu vida cabrito', "pronto vas a pasar al otro mundo, mañana no vas a ver el sol". También decían garabatos, 'tu mujer es una puta', toda la familia salía a bailar. Después había una aplicación de alfileres, comúnmente duraba alrededor de cuatro horas.

A continuación cambiaba el procedimiento. Venía la sesión con el psicólogo. El 'bueno' se dedicaba a conversar horas con el interrogado; indudablemente que uno ya venía de la sesión de ablandamiento. Tenían todas las técnicas para lograr alguna información de la persona. A uno le ofrecían un sandwich, una bebida y le decían 'no te preocupes, yo te voy a ayudar". Y este señor estaba horas hablando con uno. Tenía, por ejemplo, en su escritorio, una serie de elementos, como para sacar uñas, cadenas, todos los elementos que se utilizaban en la tortura estaban ahí. Trabajaba con el jefe de Investigaciones Torres que era el malo de la película y que decía 'bueno, con cual vamos a pegar', y el otro respondía 'pero cómo, si él está conversando conmigo". A veces se tiraban patadas entre ellos, algo muy típico. Recuerdo que este tipo tenía un estado atlético increíble y le pegaba al otro cuando le decía 'sal para afuera, si estoy conversando con él'. El era el bueno de la película".

"Lo importante era estar alerta, porque si uno no hablaba el psicólogo le decía: 'entonces yo no te voy a poder ayudar'. Entonces uno hablaba sobre una política determinada, sobre la agricultura, por ejemplo, así ganaba tiempo... Posteriormente, él entregaba la información, nosotros lo entendemos así porque era algo sistemático, a un equipo que funcionaba con dos miembros de Investigaciones de San Javier, no recuerdo los nombres. Me tocó dos veces estar con ellos y no les recuerdo el nombre.

A veces se pasaba a una nueva sesión con él, uno pasaba después a una sala de grabación, ya con interrogatorios más duros, con aplicación de corriente. Había otra al lado, el matadero. En el matadero a uno le aplicaban la manguera en la boca, tragaba agua y empezaba a hincharse; una vez hinchado lo colgaban de unos garfios y le empezaban a sacar el agua a palos, y claro, era terrible y doloroso. Uno estaba media hora o una hora colgado de los garfios y lo azotaban con látigo de alambre, que era muy doloroso y uno quedaba imposible, con el cuerpo todo marcado, morado, rojo, era una serie de colores.

Nosotros conversábamos de esto, para preparar a la persona. Quizás para algunos esto era muy terrible, porque no todas las personas pasaban por todas las torturas. Entonces, quizás uno estaba cometiendo un error al hacerle ver qué había en tal sesión, cuando quizás a él no lo iban a pasar por allí. Pero uno optaba por entregar toda la información, para que se conozca. Yo creo que es importante preparar a la gente para que enfrente mejor este tipo de experiencias.....”

"...bueno, de acuerdo a como fuera la información que ellos lograran, uno era trasladado donde el jefe del Servicio de Inteligencia. Aquí era el capitán Lecaros, y con el apoyo de los Boinas Verdes. Venía la aplicación de corriente, los azotes con los látigos de alambre amarrado siempre a un poste; los pozos con agua contaminada, colgados con garfios. Colgaban a las personas, con unos fierros que cruzan con los brazos atrás y lo amarraban igual que animales, en esa posición uno estaba una hora, dos horas. Amenazaban con traer a la familia y torturarla si uno no hablaba.

Me tocó vivir en varias oportunidades ese tipo de situación. Claro que uno sabe que están utilizando una técnica. Yo estaba seguro que no la iban a traer, era muy difícil. Opté por decirles "ustedes saben lo que hacen". Por esa frialdad que yo demostraba ellos optaban por aplicar en forma más fuerte el interrogatorio, más violento, todos los golpes más fuertes. Cuando la persona caía al suelo dejaban de torturar y lo trasladaban a su celda. Porque viva la persona todavía les podía servir. Eso se lo decían a uno permanentemente: 'nos puede entregar información, así que dejémoslo vivo'. Bueno, por otro lado estaba el sargento Aguilar, del Servicio de Inteligencia Militar, también con un apoyo de boinas verdes. Mientras más rápido torturaban a la gente, más información tenían los Servicios de Inteligencia. Por otro lado, el jefe del fiscal, el teniente Gallardo, mediante la aplicación de corriente, con azotes con látigos de alambre, con la manguera en la boca, iba reprimiendo cada vez con mayor intensidad a los detenidos...".

Fuentes de Información: Informe Rettigg; Libros: “Labradores de la Esperanza”; www.chipnews.cl;  Archivo Memoriaviva;


Actualidad

Unionradio.net

Sin resultados en búsqueda de detenidos desaparecidos en Chile

Sin resultados positivos terminó anoche la búsqueda de los restos de más de cien detenidos desaparecidos en un recinto del Ejército en el sur de Chile, informaron hoy fuentes judiciales.

"Desgraciadamente la búsqueda fue infructuosa, no se logró encontrar la fosa y el juez decidió no continuar la diligencia, que dio por terminada anoche", explicó a EFE la secretaria general de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Viviana Díaz. El juez especial Alejandro Solís dirigió la búsqueda de al menos 100 cuerpos de detenidos desaparecidos durante la dictadura (1973-1990) en el interior del polígono militar General Bari, cerca de la sureña localidad de Linares, a 306 kilómetros de Santiago.

El recinto militar pertenece a la Escuela de Artillería del Ejército y, según información de familiares de desaparecidos, los cuerpos podrían haber sido enterrados ilegalmente en una fosa de ocho metros de profundidad cavada junto a un río que cruza el lugar.

Hasta allí llegaron peritos de la policía así como personal del Instituto Médico Legal, geólogos, antropólogos, una decena de trabajadores y familiares de los desaparecidos de Linares.

El magistrado lamentó que no se haya podido encontrar la fosa pese a las declaraciones de dos testigos, el hijo de una víctima y un ex recluta, que habían señalado que ese era el lugar donde se efectuó uno de los mayores entierros de desaparecidos.

"Al inicio de la diligencia había mucha esperanza porque hay muchos antecedentes que señalan a este polígono como un lugar donde han sido sepultados decenas de desaparecidos de la región", dijo Viviana Díaz.

La activista de derechos humanos, que presenció las excavaciones, valoró la diligencia dictada por el juez Solís y señaló que hay que reunir más antecedentes para reiniciar los trabajos.

"Una vez más se cifran esperanzas y éstas mueren rápidamente", comentó Díaz, que no obstante instó a quienes tengan datos sobre el paradero de sus familiares a que los entreguen "para terminar de una vez con este verdadero martirio".

Esta investigación data de abril de 1999, cuando se presentó en el Tercer Juzgado del Crimen de Linares una querella criminal en representación de 42 ex presos políticos de esa ciudad detenidos entre 1973 y 1977.

 

Buscarán fosa común al interior de Recinto Militar

El testimonio prestado por el hijo y hermano de un detenido desparecido y un conscripto cuya identidad se mantiene en extricto secreto y que participó en los entierros de al menos 80 cuerpos, se convirtió en pieza clave para iniciar los trabajos de búsqueda de una fosa común. De ser efectiva su declaración podríamos estar frente al lugar con mayor cantidad de cuerpos de ejecutados políticos tras el Golpe Militar de 1973.

Hoy se inician los trabajos al interior del Polígono General Bari, en búsqueda de una fosa común que contendría una cantidad cercana a los cien cuerpos de detenidos desaparecidos de la Provincia de Linares víctimas de la represión de la Dictadura del General Augusto Pinochet.

El recinto militar que se ubica 12 kilómetros al oriente de Linares es ampliamente reconocido por la comunidad por realizarse allí los ejercicios militares y práctica de tiro de los soldados conscriptos y de los efectivos pertenecientes a la Escuela de Artillería de Linares y otras unidades que llegan a la ciudad a participar de cursos de capacitación.

El trabajo se realiza con maquinaria pesada, escogida especialmente para esta ocasión y aportada por la Municipalidad de Colbún a solicitud del Ministro Alejandro Solís.

El jurista emitió el oficio respectivo de ingreso al Polígono General Bari la mañana del lunes 8 de abril y un día después, la mañana del día 9.

Algunos hechos relevantes:

El 30 de abril de 1999 se presenta en el Tercer Juzgado del Crimen de Linares una querella criminal en representación de 42 expresos políticos de la Provincia de Linares, en contra de quienes resulten responsables de haber infringido graves daños físicos y mentales como producto de haber sido torturados, encarcelados sin ninguna observancia de las normas sobre el debido proceso y condenándolos, pro medio de procesos irregulares, entre los años 1973 y 1997, durante la dictadura militar.

En esa oportunidad y a través de los distintos testimonios de los afectados, comenzaron a surgir una serie de nombres de integrantes de carabineros, el Ejército y la Policía de Investigaciones como Héctor Torres Guajardo, Gabriel del Río Espinoza, y Juan Carlos Romero.

En esta oportunidad prestó declaraciones también el hijo y hermano de detenido desaparecido Sergio Rojas quien describió lo ocurrido a sus familiares y lo vivido por el mismo (Rojas fue detenido y torturado en la Escuela de Artillería de Linares).

Producto de esta declaración recibió la visita de funcionarios de Investigaciones en Febrero pasado en Frankfort – Alemania- país donde reside actualmente para solicitarle más antecedentes de sus vivencias. Se inició así un incesante flujo de información que lo llevó a decidirse para viajar a Chile y a Linares más específicamente y al darse cuenta que podrían haber novedades respecto al paradero de sus familiares comenzó a recabar más antecedentes los que fue entregando al Ministro Juan Guzmán Tapia quien finalmente derivó los expedientes al Ministro Alejandro Solís y que han desembocado ahora en este inicio de trabajos al interior de un recinto militar

Los responsables:

En el caso específico del Polígono General Bari, los antecedentes señalan que la sepultación de los cuerpos fueron llevados adelante por efectivos de una Batería de Montaña de la Escuela de Artillería.

El lugar

El testigo –un ex conscripto que participó en los hechos y cuya identidad se mantendrá en reserva - y que proporcionó los antecedentes que convencieron al Ministro Alejandro Solis que investiga las desapariciones de víctimas de la represión del Régimen Militar en esta zona permitirían llegar al punto donde se encontraría la fosa común.

Su ubicación estaría a unos 500 metros del Río Putagán que cruza el campo militar y cercano a una quebrada y era utilizado al momento de desarrollarse el Golpe Militar como Campo de Tiro de la Escuela de Artillería de Linares.

Antecedentes proporcionados por familiares de detenidos desaparecidos hablan de una fosa común de 8 metros de profundidad aproximadamente y de unos 7 metros cuadrados.

Rojas agrega que los cuerpos habrían sido lanzados a la fosa en bolsas de nylon negras lo que permitiría un fácil trabajo de identificación.

En el lugar se encontrarían los cuerpos de habitantes y simpatizantes del Gobierno de Salvador Allende que habrían sido detenidos en las comunas de Parral y Linares y en las localidades de Las Toscas y el Fundo el Palomar entre otros.

El Conscripto, participante fue llevado a Santiago en tren desde Linares a Santiago para prestar declaraciones ante el Ministro Solis la mañana del lunes 8 de abril.

Casos emblemáticos

El caso de Sergio Rojas Vásquez, hijo y hermano de detenido desaparecido es uno de los más reconocidos en la zona.

Los antecedentes históricos señalan que el día 13 de octubre de 1973, aproximadamente a las 5 de la madrugada, llegaron al domicilio del Fundo El Palomar en Parral una patrulla de Carabineros de la dotación del Retén Catillo, dependiente de la Comisaría de Parral. Entre los integrantes de la patrulla, el Carabinero Diógenes Toledo Pérez. La policía ingresó al interior de la casa y comunicó que se llevaba detenido a su padre Miguel Rojas. Lo anterior de acuerdo al relato de cónyuge –hoy ya fallecida- sin dar razones o exhibir orden competente. Inmediatamente se dirigieron a la casa de Juan Llanos, y procedieron a detener a Gilberto Rojas Vásquez, hijo de Miguel y hermano de Sergio. En ambos casos los testigos señalan que existió violencia y que luego de tomarles algunas declaraciones serían puestos en libertad.

Sin embargo, luego de ese día no les ha vuelto a ver.

Otros casos de reconocida trascendencia en la zona lo marcan el del actual alcalde de yerbas buenas Luis Cadegan, el Gobernador de Linares Rodrigo Hermosilla Gatica, el edil de Colbún Manuel Lara y el alcalde Suplente de Linares Carlos Villalobos detenidos y torturados estos últimos en Rancagua.

Sergio Rojas ha colaborado activamente en el trabajo que ha llevado el ministro Alejandro Solis, de hecho, ahora reside en Alemania desde donde viajó a interiorizarse de los hechos y señala estar "muy esperanzado en que esta va a ser la oportunidad para saber del paradero de sus familiares".

Agrega que un error en su nombre por parte de efectivos del Ejército le salvó la vida, ya que incluso se le buscaba con dictación de bando por ser un activo militante del Partido Socialista de la zona.

Al momento del Golpe Militar, era Secretario General de la federación Campesina e Indígena Ranquil, Consejero Provincial de la Central Unica de Trabajadores CUT, Dirigente Provincial del Partido Socialista de Chile y miembro de la Junta de Conciliación y Arbitraje de Linares. A raíz de estos cargos, le correspondió una activa participación en el proceso de analización de la Reforma Agraria y en la solución de los conflictos laborales.

En su relato a La Tercera, indicó que fue detenido el 4 de octubre de 1973 y quedó en libertad el 5 de octubre de 1976, fue golpeado y debió permanecer por dos día arrodillado y con las manos en la nuca mirando una muralla, mientras era sometido a una serie de torturas psicológicas y físicas.

El puntapié de un funcionario de Investigaciones le destrozó el costado izquierdo de la cara, cuyos efectos aún permanecen a la vista.

Tuvo que salir del país en 1977 ayudado por sus compañeros de partido junto a su familia, rumbo a Alemania donde reside actualmente.

La opinión del Ejército.

En un desayuno ofrecido a la Prensa el pasado 9 de abril por el Coronel de la Escuela de Artillería de Linares Luis Hernán Torres, quien mantiene desde siempre una estrecha relación con la Prensa, manifestó la disposición de la institución de continuar una política de puertas abiertas con la comunidad y los medios de comunicación.

Agregó que él responde por lo que ocurre al interior del Regimiento y que prefería que cualquier comentario y consulta se le hiciese a él personalmente. Las palabras del oficial podrían interpretarse como aseveraciones premonitorias ante lo que debía ocurrir.

En tanto se debe recordar que el pasado 29 de abril del año 2002 el actual Comandante en Jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre señaló en la ciudad de Coyhaique "Si soy requerido, tengo que colaborar con la justicia', ello cuando hacía sólo unos días se reanudaba el proceso por la muerte de dos menores supuestamente ejecutados la navidad de 1973 en la ciudad de Coquimbo.

Los menores Christie Bossy, de ocho años, y Rodrigo Javier Palma Moraga, de siete habrían sido asesinados el 24 de diciembre de 1973 mientras jugaban en las proximidades de un gasoducto que era custodiado por una patrulla del regimiento "Arica", cerca del domicilio de ambos, en el sector de "La Herradura".

Entre esas diligencias figuraba la toma de declaraciones al entonces Comandante del Regimiento "Arica", Ariosto Lapostol , y a quien era entonces su oficial ayudante, el Teniente Juan Emilio Cheyre.

======================

El Mostrador 17 de Julio 2002 

Suprema ordena tomar declaración a Mery por desaparecido

El sumario del proceso, en el que se investiga el paradero de un simpatizante del PC secuestrado en 1974, fue reabierto el jueves pasado por el máximo tribunal. El actual director de Investigaciones en esa época estaba adscrito -como detective- a la Escuela de Artillería de Linares. El Ejército también deberá entregar informe

La diligencia forma parte de las acciones ordenadas por la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema, luego que resolvió reabrir la causa por la desaparición de Luis Rolando Tapia Concha, detenido el 20 de abril de 1974 por personal dependiente del Servicio de Inteligencia Militar (SIM). La resolución del máximo tribunal revocó la decisión de cerrar el sumario dictada por la Corte Marcial el 15 de junio de 1998.

En esa época, el actual director de Investigaciones, Nelson Mery, se desempeñaba en la Comisaría de Linares, y se encontraba adscrito a la Escuela de Artillería de esa ciudad.

En ese marco, la resolución de la Segunda Sala dispone que declare por oficio como testigo en torno a las personas que fueron detenidas durante sus actividades en ese recinto militar, específicamente las que él mismo aprehendió en el marco de dichas funciones, a quienes deberá "individualizar y citar" para que declaren en el Tribunal acerca de los hechos de la causa.

Otra de las diligencias dispuestas por el máximo tribunal consiste en interrogar al director de la Escuela de Artillería, a fin de determinar los oficiales y suboficiales a cargo del Servicio de Inteligencia Militar destinados a esa unidad en abril de 1974.

La determinación también ordena pedir un informe al Jefe de Estado Mayor del Ejército (el general Roberto Arancibia Clavel) para establecer el nombre y calidad de los oficiales superiores y de cualquier rango, de planta o en comisión de servicio en la Escuela de Artillería en el mes de abril de 1974, a quienes interrogará sobre las circunstancias de la detención de Tapia Concha y su posterior destino.

Mery ya ha declarado y prestado plena colaboración como testigo en este caso y otros sobre violaciones a los derechos humanos, como el de la desaparición de María Isabel Beltrán, detenida en 1973 en Santiago. De acuerdo a otros antecedentes, el jefe policial dejó su destinación temporal en la Escuela de Artillería el 28 de diciembre de 1973, y se reincorporó a sus labores policiales en la misma ciudad, como jefe de Extranjería y Policía Internacional.

Convención de Viena

En su decisión de reabrir el sumario, la Sala Penal desestimó la posibilidad de sobreseer definitivamente la investigación tras reafirmar el criterio de que la ley de amnistía se aplica a personas determinadas y no a hechos punibles. Votó en contra de la resolución el Auditor General del Ejército, Juan Romero.

"La literalidad de la norma evidencia que la amnistía exige la pena, es decir, la sanción que debe aplicarse al responsable de un delito, para lo cual se hace necesaria la individualización completa del sujeto responsable del hecho punible y su participación", señala uno de los considerandos del fallo que acogió el recurso de casación presentado en la causa.

El fallo también incluye la aplicación de la Convención de Viena y otros tratados internacionales, como el Convenio de Ginebra. "De conformidad a lo dispuesto en los artículos 2 y 3, que son comunes a los cuatro convenios incorporados a nuestra legislación, resulta de manifiesto que su aplicación (de la amnistía) incide y se limita específicamente a casos de guerra declarada".

Torturas en regimiento

Luis Tapia Concha era contratista de la Corporación de Reforma Agraria (CORA), profesor de inglés y simpatizante del Partido Comunista cuando fue secuestrado a las 19 horas en la salida de Linares a Palmilla, el 20 de abril de 1974, por personas de civil pertenecientes al SIM que se movilizaban en una citroneta de color blanco.

El prisionero fue visto en la Escuela de Artillería mientras era torturado por un efectivo militar identificado como Antonio Aguilar. Desde entonces está desaparecido: ante las consultas de sus familiares, las autoridades del regimiento respondieron con la versión -falsa- de que se había fugado

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 2000 - 2013