Quienes somos ] Boletin ] Busqueda ] Pinochet en Londres ] Centros Detencion ] Complices ] Empresas ] Fallos ] Criminales ] Tortura ] Exilio ] ecomemoria ] Desaparecidos ] Ejecutados ] Testimonios ] English ]

Testimonio recibido

Esta foto es del Estadio Nacional donde hay un joven apoyándose en la reja detrás de un soldado, a mi lado está el señor calvo que era el subdirector del diario Clarín y más atrás está don Patricio Hurtado, (con barba) era diputado de la Democracia Cristiana que fundaron la Izquierda Cristiana.

"Era el mes de noviembre no recuerdo el día exacto, tal vez a fines de octubre, no sabíamos con mucha certeza los días, ya que solo estábamos preocupados de vivir un día más, sin embargo ese día quedó fijado en mi memoria porque después de sesenta largos días pude ver a mi padre y el supo que yo estaba vivo. Dejaron entrar a un familiar por prisionero de guerra para que nos llevaran ropa y útiles de aseo con algo de comida ya que íbamos a ser traslados a un lugar fuera de Santiago, la prensa ingresó por orden del Coronel Espinoza para que constataran el estado en que permanecían los terroristas detenidos en Chile. Dos días después fuimos formados en la pista de ceniza del estadio a las cuatro de la mañana y separados por orden de abecedario de nuestros apellidos, fui separado de mis compañeros, nos trasladaron en buses hasta Valparaíso y embarcados en un barco salitrero llamado ANDALIEN con 500 detenidos hacinados en las bodegas a cargo de la Armada ya que hasta ahí se hacía responsable el Coronel Espinoza del Ejército de Chile quién nos aseguró llegaríamos vivos al lugar de destino.
El destino era la Oficina salitrera de CHACABUCO en el desierto de Antofagasta.

Parte de mi historia está en esa fotografía, parte de mi vida queda registrada, podría contarles más cosas pero con el tiempo he aprendido a olvidar las indignidades vividas y a recordar que si estuve prisionero de guerra, preso político y finalmente terrorista fue solamente por pensar distinto y querer un mundo mejor, sin embargo en nombre de esos nobles ideales también se han cometido barbaridades, no quiero perdonar, porque el perdón no existe, solo queda mantener la memoria viva y atenta para que esto no vuelva a ocurrir, porque ustedes mantienen una memoria viva les doy mis agradecimientos y tal vez el de otros miles de compatriotas que vivimos estos dolorosos momentos y peores que hoy se tratan de acallar y nuestros propios compañeros de olvidar.


Ricardo Venegas Díaz
SUBDERE

(Memoriaviva agradece el testimonio de Ricardo Venegas)

 

  Estas paginas han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015